El Secretario

Como viene sucediendo en los últimos años en que se celebran elecciones, la inseguridad volvió a ser objeto de debate político. En esta oportunidad, sin embargo, y cuando faltan varios meses para que los catamarqueños concurran a las urnas, se han sucedido una serie de hechos que revisten gravedad inusitada. Dos de ellos en esta semana que transcurre y que culminaron con víctimas fatales. El primero fue el intento de arrebato de un celular y la muerte de su propietario luego de que los ladrones le dispararan por la espalda. Un día después, los catamarqueños se desayunaban con la noticia de un joven caco que, tras intentar sustraer un estéreo en una vivienda del Sur capitalino, fue virtualmente "cazado” por los moradores y ajusticiado a golpes y un balazo. Sin pérdida de tiempo, desde la oposición salieron a cuestionar a la secretaría que conduce Marcos Denett, a quien citarían para que brinde "explicaciones”. El retruco llegó de boca del ministro de Gobierno Gustavo Saadi, para quien, palabra más, palabra menos, los legisladores tienen tiempo para hablar por los medios porque están de vacaciones "hace cinco meses”. También hubo declaraciones de la Gobernadora -vinculó los episodios de inseguridad con la crisis social-, una respuesta de la Juventud Radical y de otros referentes que no quisieron perderse el debate.

******
En medio de este fárrago, la salida más desafortunada fue de quien está, justamente, en el ojo de la tormenta: Marcos Denett. En una entrevista radial hizo una aseveración muy polémica en el sentido de que "haría lo mismo que los Ponce”, los hermanos imputados por el homicidio de Gastón Castro. El funcionario buscó aclarar que "no quiero decir que estemos auspiciando la defensa propia”, pero después la remató con otra cuestionable afirmación: "La ciudadanía tiene derecho a la autodefensa”. Así, se sumó a los cientos de personas que, vía redes sociales, descargaron su odio contra el ladronzuelo asesinado en una desproporcionada venganza de "ojo por ojo” que algún medio también azuzó con sus coberturas sobre el caso. Una peligrosa forma de pensar de quien conduce el área que controla a la Policía  y que se supone "democrática” y respetuosa de las leyes vigentes. 

Valorar esta noticia

28% Satisfacción
0% Esperanza
15% Bronca
6% Tristeza
50% Incertidumbre
0% Indiferencia
Comentarios Libres

Copyright © 2017 El Esquiú.com - Todos los derechos reservado