El Secretario

Cerca de mil mujeres catamarqueñas, muchas de ellas jóvenes, salieron ayer a las calles para manifestarse en su día. Muy lejos quedaron las celebraciones frívolas del Día de la Mujer, donde la expresión de la sociedad se limitaba a regalar flores y bombones a parejas y compañeras de trabajo. El cambio es drástico: ayer se levantaron consignas de una profundidad incuestionable, incluyendo auténticos dramas sociales como la violencia de género, la desigualdad de oportunidades, la trata de personas y una serie de derechos naturales por los cuales las mujeres siguen luchando; del mismo modo que a mediados del siglo pasado luchaban por su derecho a emitir el sufragio. Porque se da en estos tiempos un extraño fenómeno, en virtud del cual la mayoría de esos derechos efectivamente se les reconocen en cada discurso, pero no se reflejan ni se ejercen en la realidad.
*****
Con la misma fuerza, se instaló también el tema de la legalización del aborto, en este caso para dividir las aguas entre las propias mujeres, ya que unas asumen una postura a favor y otras en contra. Fue visible y expresiva la diferencia entre ambos grupos que, aun unidos en una misma convocatoria, evitaron mezclarse y hasta cruzarse con quienes opinan distinto. Es una característica muy argentina, de un país donde el debate y el diálogo prácticamente no existen: se asumen posiciones irrenunciables, innegociables y definitivas sobre cualquier tema.
*****
Las mujeres protagonizaron de este modo una jornada especial, que tuvo movilizaciones similares en todo el país, algunas de enorme magnitud. Y es apenas un comienzo, porque muchas de las consignas que se escucharon ayer se extenderán en el tiempo, con intereses y argumentos en los que conviven desde ideales sociales hasta convicciones religiosas. Existe también, para qué negarlo, un fuerte componente político y es allí donde muchos observan el don de la oportunidad del Gobierno nacional al instalar un debate tan sensible a la sociedad. Con el aborto en el centro de la escena, quedarán por un buen rato postergados en la opinión pública otras realidades y problemas cotidianos, mucho más incómodos para el status quo del funcionarato.
 

Valorar esta noticia

42% Satisfacción
0% Esperanza
14% Bronca
14% Tristeza
14% Incertidumbre
14% Indiferencia
Comentarios Libres

Copyright © 2018 El Esquiú.com - Todos los derechos reservado