33 de mano

El filósofo griego Platón fue tan claro como categórico: “El mayor castigo para el hombre de bien, cuando se niega a gobernar a los demás, consiste en ser gobernado por otro hombre peor que él” (del Libro de Oro de la Sabiduría). En otras palabras: no renieguen los hombres idóneos cuando mandan los mediocres, por no haber aceptado el desafío de participar en política. En los últimos meses, en el espacio Cara a cara que todos los domingos propone este diario, se incluyó el pensamiento de cinco distinguidos ciudadanos que habitan Catamarca: Raúl Colombo (h), Walter D´Agostini, Antonio Prevedello (h), José “Pochi” Natilla y Enrique Ocampo (h), referentes indiscutidos de cada una de sus ocupaciones cotidianas y que, en todos los casos, tienen un denominador común: la eterna gratitud a los padres que supieron forjar caminos fértiles para sus hijos merced al trabajo y a la hombría de bien. Y los hijos nombrados no defraudaron. Se pusieron el digno legado sobre sus hombros y hoy son vecinos que pueden caminar por calle con la frente en alto, “de cara al sol aunque el día esté nublado”, al decir del abogado-indio del folclore argentino, Raúl Uribio. En cada una de las entrevistas, Colombo, D´Agostini, Prevedello, Natilla y Ocampo dejaron la puerta abierta en esto de analizar la posibilidad de entrar a la actividad política-partidaria, de participar desde adentro y dejar de mirarla por la ventana. Dice Serrat cantando: “De vez en cuando la vida afina con el pincel: se nos eriza la piel y faltan palabras para nombrar lo que ofrece a los que saben usarla”. No dudamos que el quinteto que nos ocupa, por lo vivido y visto, honrarían los cuadros políticos y usarían las herramientas que brinda la política para hacer el bien.

///////////

  Lo apuntado, en absoluto, quiere ir en desmedro de los cuadros tradicionales de la política, de los dirigentes que nacen para ser “hombres de la política”, también en muchos casos por herencia familiar. Los hay como en todos los órdenes de la vida: buenos, regulares y malos. Igualmente Idóneos, mediocres, honestos y corruptos. Para ser sinceros: creemos que todos aspiramos  a que en las filas de la política lugareña no abunden casos como ese tal Rodríguez, supuesto “líder” de la “Martín Fierro”. Aspiramos de igual modo a que se renueven las figuritas del álbum de la política y que “los de siempre”, también conocidos como eternos reelectos, dejen de ser “los de siempre”. Es tiempo de decirles basta a los que eligieron vivir de la política y no vivir para la política. A los que se sirven de ella para beneficio personal. A los que están lejos de ser ejemplos de los que luchan por el bien común. A esos que se hacen llamar renovadores y lo único que renuevan son las cuentas bancarias y los bienes materiales. Es tiempo de pensar en gente que tenga crédito ante la opinión pública, que sean dueños de una reputación que no les permita ser confundidos con los portadores de audacia e insolencia, personajes estos que abundan por estos lares. De algo estamos seguros: hay hombres y mujeres públicos honorables y respetables entre nosotros. Por ahora forman parte de un pequeño ejército que se ha hecho cargo de que gobernar es cumplir honradamente lo prometido y respetar escrupulosamente los derechos de las minerías. Estamos necesitando que ese ejército se agrande, con gente que piense más en los pobres y no en cómo hacerse rico a través de la política. Ojalá en las próximas elecciones, en todo el país y de manera especial en Catamarca, además de votar y practicar el saludable ejercicio de la democracia, sepamos elegir. Y si hay caras nuevas en la oferta electoral, mejor todavía.
 

Valorar esta noticia

0% Satisfacción
25% Esperanza
25% Bronca
12% Tristeza
0% Incertidumbre
37% Indiferencia
Comentarios Libres
  1. grafico
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. Lindo comentario pero..¿no se quejan todos del Gobierno PRO porque lo conducen CEOS? ¿Podrán los ·1 en empresas llevar un buen gobierno para la ciudadanía? Me parece que LA POLÍTICA ES PARA LOS QUE QUIEREN CONDUCIR UN MUNICIPIO O UNA PROVINCIA Y AUN LA NACIÓN pero sabiendo en que se meten. Algunos de los nombrados fueron hablados para participar y en cargos muy importantes...¡Y no quisieron hacerlo! Entonces...mientras LOS POLÍTICOS SEAN MANOS LIMPIAS, no hay problema en que gobiernen. Y en cuanto a renovadores de cuentas bancarias , abridores por primera vez de cuentas bancarias, compradores de edificios y fundadores de corralones...está llena la viña del señor.

Copyright © 2018 El Esquiú.com - Todos los derechos reservado