Testimonios

Malvinas. Nuestra historia, nuestros héroes

Sábado, 02 de Abril de 2011

Aquel mes de abril dio comienzo a la última aventura de la dictadura militar instalada en 1976, aquella mañana el pueblo argentino se despertó con otro comunicado, el que daba a conocer que una fuerza de tareas conformada en conjunto por el ejército y la armada nacional, desembarcaron en la madrugada en las Islas Malvinas, recuperando su soberanía. Esta noticia impactó en la ciudadanía y el mundo, esta acción revirtió el antagonismo dominante en el país. En esta fecha alusiva, declarada como el Día de los Veteranos y de los Caídos en la Guerra de Malvinas, describiré parte de su historia y nuestro reclamo basado en ella. El reclamo de soberanía sobre las islas es un pedido que se realiza desde la colonia, hecho heredado por nuestra independencia de España. Nuestras islas se encuentran ubicadas en el Mar Argentino, con una superficie de 11.410 Km2, sobre la plataforma submarina, aproximadamente a 600 Km del continente; su nombre proviene del francés “meluines”, por unos pescadores instalados en las islas en 1764, venidos de Saint Malo (Francia). Para 1520 se cree que las Malvinas fueron vistas por Esteban Gómez, perteneciente a la tripulación de uno de los barcos de la expedición Magallanes, y según las bulas papales las islas pertenecían a la Corona de España. En 1765, los ingleses llegaron a las islas bautizándolas Falkland Island*, luego de unos años fueron desalojados por los españoles, ante su reclamo de soberanía sobre el archipiélago por la vía diplomática. Creado el Virreinato del Río de La Plata (1776), las Malvinas pasaron a depender de la Gobernación de Buenos Aires; para 1820 “La Heroína”, nave argentina, fue enviada por el gobierno para tomar posesión de ellas. En 1825 Inglaterra reconoce la Independencia Argentina, pero cuatro años después exige su soberanía sobre las islas, afirmando que fue su descubrimiento. Un 10 de junio de 1829 desde el gobierno central se designa como gobernador de las Islas Malvinas a Luis Vernet; él era un comerciante francés, el cual trabajaba en la colonización de !a Isla Soledad. En 1833, definitivamente Inglaterra toma bajo su dominio las islas; para entonces se encontraban allí un grupo de peones argentinos, los que se revelaron a las nuevas autoridades, levantamiento que terminó con la toma de la isla y los rebeldes argentinos adentrándose en su geografía, practicando la ¿guerra? de guerrillas. Recién en 1834 fueron apresados; el “gaucho Antonio Rivera”, entrerriano, fue devuelto de Londres en 1838. Este hecho fue tomado como hazaña patriótica, reivindicado en la década del sesenta por el “Operativo Cóndor”, que consistió en desviar un avión a Port Stanley, donde bautizaron una pista ecuestre como aeropuerto “Antonio Rivera” y la localidad “Puerto Rivero”. A partir del dominio inglés, Argentina reclamó los derechos sobre el archipiélago sur; la base de tal reclamo se asentaba en cuatro argumentos: histórico, geográfico, administrativo y jurídico.
En 1982 el gobierno de facto se encontraba debilitado, por lo que era necesidad fundamental la conquista y apoyo del pueblo, para continuar con su reorganización nacional. Pero Inglaterra también poseía sus divisiones internas, por lo que el futuro conflicto armado en el extremo sur del Atlántico le convenía a ambos gobiernos. El 22 de diciembre de 1981 asumen los nuevos comandantes de las FF.AA; por el ejército, Leopoldo Galtieri; Armada Isaac Anaya y Fuerza Aérea, Lamidozo. Para entonces el clima social era tenso, ya que la situación económica era adversa, la inflación era imparable, la multipartidaria presionaba para una apertura democrática, seguían las denuncias en los fueros internacionales de las organizaciones de Derechos Humanos contra el terrorismo de estado y sus actos aberrantes de torturas y desapariciones. Se logró organizar con el lema “Pan Y Trabajo” una movilización masiva encabezada por la CGT y la mayoría de los partidos políticos que continuaban en la obligada veda electoral, a la espera de la ansiada apertura electoral. Respuesta de la dictadura: la represión indiscriminada. En este contexto se informó al pueblo argentino la noticia de la recuperación de las MALVINAS, lo que ocasionó en parte de la sociedad un ferviente entusiasmo en la Plaza de Mayo. Esta decisión se había planeado en los ámbitos navales en diciembre de 1981 y para el 26 de marzo de 1982, estuvo la orden para la intervención militar, y el 29 se informó a los oficiales superiores; para el 30 la fuerza de desembarco estaba lista para zarpar, llevando cientos de jóvenes almas, cargadas de sueños, de vida, de fortaleza para la defensa de su patria, los conscriptos. El conflicto armado había comenzado en las islas Georgias, ya que desde el 19 de marzo se encontraban fuerzas argentinas y civiles en las tareas de desguace de la factoría ballenera. Las fuerzas inglesas desplazadas solicitaron papeles de migración a los argentinos, quienes se negaron a mostrar porque esta isla era parte del reclamo argentino de soberanía. La noticia de la recuperación generó el reclamo de Justicia por una causa sin resolver, lo que originó la unidad del pueblo y el Estado, un consenso general, contando con un enemigo común, el colonialismo inglés, la causa dejaba de ser pendiente para ser realidad.
El dictador Galtieri ubicó este acontecimiento dentro de las grandes gestas patrióticas, la soberanía insular. Por setenta y cuatro días estuvieron presente las fuerzas argentinas en las Malvinas, donde también afrontaron sus conflictos internos por la estrategia a seguir, sin ponerse de acuerdo. La Task Forcé de la dama de hierro (Margaret Thacher), con el apoyo de Estado Unidos (Ronald Reagan) partió al archipiélago austral para recuperar las islas. Allí apostadas las fuerzas argentinas integradas por jóvenes con un gran espíritu de patriotismo, pero mal entrenados y mal pertrechados ante condiciones climáticas extremas, y frente a ellos una de la principales fuerzas de la OTAN, su heroísmo no alcanzó para mantener la posición y soberanía de Malvinas. Consecuencia, más de seiscientas bajas y centenares de heridos del lado argentino y más de la mitad del lado inglés; en medio del conflicto un submarino inglés (Conqueror) bombardeó al crucero argentino Gral. Belgrano, donde perecieron trescientos marinos. La guerra fue corta pero cruenta para ambos bandos, la información que se brindaba de los hechos a la ciudadanía era falseada, manipulada, la precomposición del proyecto autoritario había caído, como lo sería en pocos meses la dictadura. La capitulación de las fuerzas argentinas se produjo el 14 de junio; los sobrevivientes fueron traídos al continente en la noche a los cuarteles, por la puerta de atrás, aquellos jóvenes convertidos en hombres por la fuerza tras la traumática experiencia vivida en carne propia.
A veintinueve años de la guerra, los ex combatientes siguen luchando junto a sus familias para sobrevivir a los horrores, además de su reconocimiento por parte del Estado y la sociedad. Aceptada la renuncia de Galtieri, es reemplazado por el Gral. Bignone. A este cambio no se adhirieron las otras fuerzas, la fractura estaba a la vista. Luego de desempolvar las urnas, los partidos políticos redactaron un nuevo estatuto para su reorganización y elecciones internas. De este modo se originó un clima de libertad y participación popular que culminó con la ansiada democracia, plasmada en las elecciones presidenciales de 1983, ganando el candidato por la UCR, Raúl Ricardo Alfonsín, principalmente triunfando la democracia. La historia nos cuenta que desde nuestra patria chica muchos fueron sus hijos que participaron y dieron sus vidas por la patria. El conflicto de Malvinas no fue la excepción, quedaron en las islas para custodiarlas eternamente el Sargento Mario Antonio Cisneros, el cabo Mario Adolfo Castro (Tinogasta), Cabo Marcial (Santa María) y otros más, así como también los que volvieron, nuestros veteranos de guerra, con las secuelas físicas y psicológicas propias de la contienda, quienes cumplieron en defender nuestra soberanía junto a la celeste y blanca.
Tengamos presente en nuestra memoria colectiva a los Héroes de Malvinas, reconociendo su entrega por la patria, a los que pudieron volver y no olvidando a los que quedaron dormidos en Soledad y Gran Malvina. En nuestra ciudad todos los 2 de abril se conmemora esta fecha por la Comisión Permanente de Homenaje al Sargento Mario Cisneros, donde se entona la marcha patriótica creada por esta comisión para el héroe catamarqueño, interpretada por la banda Escuela de Música Municipal. Nuestro respeto y reconocimiento a los que participaron de aquella guerra, digno ejemplo para los jóvenes de hoy, para que día a día participen y se comprometan en esta democracia, con valores y unidos para construir una argentina mejor para todos.

Roberto Sayes
 

Elesquiu.com (1) | Facebook ()
comentarios
  1. PauCFK2011Enviale un mensaje privado
    #1 | 02/04/2011 | 13:18 hs
    6 0
    0Ver respuestas
    Mario Rodolfo Castro tinogasteño, héroe caído en Malvinas. MALVINAS POR SIEMPRE ARGENTINAS!!!