El drama del arquero Wilson Díaz

Se lesionó hace más de un mes, le diagnosticaron fractura. Ahora tiene una infección y todo se complicó.
Martes, 28 de Junio de 2011

El arquero Wilson Díaz sufrió una lesión entrenando para Tesorieri el 21 de mayo. En el Hospital San Juan Bautista le diagnosticaron una fractura de tobillo y fue enyesado, pero en busca de una segunda opinión asistió a un sanatorio privado, donde un traumatólogo le hizo sacar el yeso porque él sólo veía un esguince a causa de una lesión que Wilson venía arrastrando. Una tomografía realizada una semana atrás por otro especialista arrojó como resultado que no sólo había fractura, sino también una grave infección. Por todo esto, la familia de Díaz tiene toda la documentación lista para denunciar lo que considera una “mala praxis”.
“Yo estaba quebrado y no me tendrían que haber sacado el yeso. Uno va al hospital y es lógico hacerles caso a los médicos, para algo han estudiado. A mí me dijeron que no tenía fractura, y hasta el presidente del club (José Montivero, presidente de Tesorieri) saltaba de alegría, ‘menos mal, una buena’, decía”, dijo Wilson Díaz, que por estas horas se prepara emocionalmente para afrontar una larga recuperación, ahora atendido por el kinesiólogo Luis Pinto y el traumatólogo Arnoldo “Chiquito” González.
“Hoy (ayer) empecé a ir a Pinto, y me dijo que conmigo va a tener un laburo para rato, porque es complicado. No me dijo el tiempo, pero sé que va a ser largo”, declaró Díaz. “Tengo que andar dos meses en muletas. Una vez que se cumplan los dos meses vamos a ver cómo está todo, si se selló la fractura, y si no, habrá que ver qué hacemos. Me dijeron que es algo nuevo para ellos (los médicos) esto, es una enfermedad que es riesgosa porque puede ser de por vida… imaginá como me puse yo cuando me dijeron esto”, le contó a El Esquiú.com.

“Mala pata”

No conformes con el primer diagnóstico, Wilson se trató en un sanatorio. Allí, aseguran, se complicó todo: “A mí me mató lo de este traumatólogo. Él me vio cuando estaba con el yeso. Yo fui porque ya no daba más de dolor, llegó el doctor y parece que estaba enojado porque lo llamaron un feriado. Me dijo ‘¿vos sos el que está adolorido?’, y le dije que estaba mejor porque me había calmado el suero. Me hizo una placa y después me dijo que en ningún lado él veía fractura, que era una lesión que venía arrastrando y que se había formado un esguince”. El primer diagnóstico efectuado en el Hospital San Juan era correcto. Díaz tuvo la mala suerte de no haber confiado en eso.
“El jueves me sacó el yeso y me hizo comprar una venda elástica, y me mandó a hacer kinesia. Hice 10 días y al ver que no había resultados y seguía la inflamación fui a ver a Arnoldo “Chiquito” González. Él me vio, me doblaba el pie y había dolor y para sacarse la duda hicimos una resonancia. La resonancia estuvo el viernes, y él tenía muchas dudas, así que de urgencias pidió que me hicieran una tomografía y ahí salio que estaba fracturado, y que a causa de una fractura se me hizo una infección”, declaró.
“Yo estaba quebrado y no me tendría que haber sacado el yeso. Uno va al hospital y es lógico hacerles caso a los médicos, para algo han estudiado. A mí me dijeron que no tenía fractura. Yo lo dejo en Dios y la Virgen en que salgan bien las cosas”.
Wilson ahora debe esperar, primero para caminar y recuperar su pie derecho, y luego para ver si podrá volver a jugar.
“Ahora tengo para dos meses. No puedo ni asentarlo al pie para nada hasta que me suelde el hueso. Enyesarme ya no puedo porque es tarde. En 3 o 4 meses no voy a poder caminar.”, afirma.
A Wilson no le queda otra que esperar, y tener fuerzas.
 

Elesquiu.com (0) | Facebook ()
comentarios
Encuesta
¿Estás de acuerdo con la aprobación del “salariazo” docente?