27° |  25° ⤋ |  35° ⤊
Viernes 24 de Febrero
Catamarca  

Conmoción social por la muerte de la esposa de Angelina

Las noticias que comenzaron a llegar hoy desde Brasil, reportando el fallecimiento de la joven Luciana Farías, generaron un fuerte impacto en la comunidad catamarqueña, ya que a la naturaleza trágica del suceso se suma un factor determinante para la repercusión del hecho, y es el vínculo de la víctima con Pablo Angelina.
Si bien no existe hasta aquí elemento alguno que permita relacionar a Angelina con la muerte de Luciana, y aún cuando no le quepa responsabilidad alguna en el hecho -autoridades policiales de Brasil recién transitan la etapa investigativa-, los antecedentes penales de Angelina multiplican la conmoción natural por el desgraciado suceso.
Se espera por estas horas que se informe si Luciana falleció por causas naturales o en circunstancias violentas, pero de uno u otro modo es inusual que un hombre atraviese una situación tan extrema en su vida por segunda vez.
"La madrugada del lunes 9 de febrero de 1998, el entonces empresario Pablo Fernando Angelina, miembro de una de las familias tradicionales de Catamarca, torció el rumbo de una historia próspera y se hundió en lo que él ahora define como un infierno. En un arranque de celos y luego de seguir a quien era su esposa, María Belén Galetto –de la que estaba separado de hecho- durante toda la noche, la esperó en la puerta de su casa, frente a la plaza de la Alameda y le descerrajó varios disparos con un revólver calibre 22 largo para terminar con su vida. Angelina fue condenado dos años después y luego de una batalla judicial en la que trató de ser declarado inimputable, a 18 años de prisión", recordaba El Esquiú.com cuando el propio Angelina decidió narrar su versión de los hechos en un libro.
"22” es el nombre que eligió para el libro, que en la jerga quinielera significa "el loco", y allí habla de Dios, del Maestro Amor y de una serie de vivencias siempre complejas de analizar, donde resulta un ejercicio titánico despojarse para la lectura del concepto que cada uno se haya formado sobre el accionar del autor.
Lo cierto es que desde la noche en que ejecutó a María Belén Galetto, Angelina nunca terminó de desvincularse de las crónicas policiales.
Angelina, dueño de una respetable fortuna en sus años de empresario, cayó en una maraña de entuertos legales y policiales en los que se lo vinculó en toda clase de ilícitos, resultando un dilema determinar dónde termina la realidad y empieza la ficción.
Angelina fue detenido en 2013 en Jesús María, Córdoba, cuando llevaba en un auto dos Vírgenes y un Cristo que habían sido robados en la Capilla del Rosario de San José, en Fray Mamerto Esquiú. Las imágenes eran la Virgen de las Mercedes, la Virgen Dolorosa y el Señor de los Milagros. También le encontraron candelabros de la capilla construída en el siglo XVIII.
Respondió entonces que fue todo una jugada de la policía cordobesa, y hasta acusó a los efectivos de haberle robado una importante suma de dinero. Más tarde volvieron a detenerlo por llevar un mueble de algarrobo que había sido declarado robado por su dueña. Otro arresto fue por el supuesto robo de una computadora, una lupa especial y piedras semipreciosas, que él mismo lució por facebook.
Desde robo de un auto hasta tráfico de rodocrosita, desde amenazas a su propia madre hasta cruces con policías, las apariciones públicas de Angelina fueron tantas que ni él mismo podría recitar hoy la nómina de denuncias y contra denuncias en las que aparece su nombre. 
"Este hombre, este ser que -si todos se tomaran unos minutos en conocerlo- simple y sencillamente incita a una filosofía de vida de paz y amor incondicional y sin límites...”, escribió sobre sí mismo, pero la descripción angelical no es exactamente igual a la imagen que construyó para la comunidad catamarqueña.
En ese duro contexto, donde entre tropelías y avivadas se mezcla el dolor profundo e irreparable de tantas familias, la noticia de la muerte de Luciana Farías, su joven y última esposa, no puede pasar desapercibida.
Sea cual fuere su responsabilidad, e incluso si se tratara de una fatídica casualidad del destino.

8
64
Comentarios Libres
  1. grafico
    Nombre | 06/01/2017 | 10:13
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. Yo quiero saber con tantas causas quien protege a esta mal pario

Copyright © 2016 El Esquiú.com - Todos los derechos reservado