28° |  25° ⤋ |  32° ⤊
Miércoles 29 de Marzo
Catamarca  

Cáncer infantil: entre el dolor y la esperanza

El servicio de Hemato-Oncología del hospital interzonal de niños Eva Perón cumplirá en 2017 12 años de vida. Nació en agosto de 2005 para brindar asistencia a los chicos con cáncer de Catamarca, quienes antes eran derivados a otras provincias para su tratamiento.
María Soledad Vides Herrera está al frente de la sala oncológica desde entonces. Trabaja en forma conjunta con Mariana Onassis, jefa de residentes de Pediatría, y un equipo multidisciplinario.
En la visita que realizamos al nosocomio local, dialogamos con Vides Herrera para introducirnos en la temática: "El cáncer es una enfermedad maligna, que puede ser tanto de tumores sólidos como enfermedades hematológicas malignas, que si no se hace un tratamiento está en riesgo la vida del paciente. Las causas del cáncer no son conocidas del todo, es una confluencia de factores: constitucionales, hereditarios, ambientales, infecciosos”.
Se considera cáncer infantil hasta los 16 años, pero en Catamarca, si se tiene al paciente diagnosticado, se lo puede seguir atendiendo hasta los 18 años.
Asimismo, explicó que a diferencia de los adultos, "el cáncer infantil es poco frecuente, pero  es un problema de salud pública, porque es la segunda causa de muerte en los niños mayores de 5 años. En primer lugar están los accidentes y después el cáncer infantil. Estas estadísticas son a nivel mundial, nacional y local”.

La leucemia, el más común 

"El cáncer más común en los niños es la leucemia aguda, que constituye el 37 % de los casos, tanto en Catamarca como en el país y en el mundo”, afirmó Vides Herrera, especificando que "las leucemias presentan síntomas como moretones, palidez, sangrado, fiebre, dolores en los huesos”. "Hoy tienen un tratamiento y sobrevida mejor que 20 años atrás. Existe un 70 a 75 % de sobrevida de acuerdo a la leucemia. En Argentina, el tratamiento está basado en protocolos de Alemania”.
Las leucemias se presentan después del año hasta los 6, pero puede haber tumores desde los primeros meses de vida.
"El segundo más frecuente es el cáncer del sistema nervioso central, que se manifiesta por cefaleas, vómitos; y en tercer lugar están los linfomas, que se van a manifestar por tumores en el cuello”, afirmó la especialista, apuntando que "el pronóstico ha mejorado en los últimos años gracias a la quimioterapia, a los protocolos de tratamiento y al soporte clínico adecuado”. 
En el plano de las estadísticas, actualmente hay unos 150 chicos con cáncer en Catamarca. La oncóloga afirmó que desde el 2000 existe un registro nacional del que participan todos los hospitales y sanatorios del país, con una cobertura de casi el 93 %. "Nosotros denunciamos en ese registro. De ahí podemos conocer las estadísticas. La incidencia del cáncer de acuerdo con la cantidad de niños sería, aproximadamente, para nuestra provincia de 13 a 15 casos nuevos por año. Nosotros tenemos de 13 a 12 nuevos casos por año, o sea que los casos por año son los esperados por la población”, manifestó.
"Hay muchos pacientes del interior, sin embargo, las estadísticas son según la densidad poblacional, más casos se registran en Capital. No hay un lugar específico de Catamarca que tenga más cantidad de pacientes con cáncer”, describió la profesional.
Respecto de la prevención, Vides Herrera destacó que "una medida es la detección precoz, a través de los síntomas a los cuales uno debe estar atento para consultar al pediatra, porque tiene mejor pronóstico de vida”.

Escuela hospitalaria
Un aspecto importante en la vida del niño es la educación. Para no interrumpir el proceso enseñanza-aprendizaje, el hospital tiene una escuela hospitalaria y la maestra domiciliaria. "Es importante, porque el paciente no puede ir a la escuela. Entonces tiene que continuar con la actividad para que tenga una vida lo más parecida a la que tenía. Por eso está la escuela hospitalaria para los internados, y la maestra que va a los domicilios particulares”. 
También resaltó la importancia de la contención familiar, "para que el niño esté contento, esté bien. Por eso uno de los fines de la Sala es que el paciente se pueda tratar íntegramente en Catamarca, y no sea derivado. Porque el desarraigo es un factor que influye no sólo en el paciente sino en toda la familia. Por eso es importante que sea tratado en su lugar de origen”.
El niño con cáncer es un paciente complejo, que debe recibir una asistencia multidisciplinaria: oncólogos, enfermeros, clínicos, infectólogos, cardiólogos, neumonólogos, dermatólogos, nefrólogos, neurólogos, técnicos de laboratorio, entre otros especialistas, son fundamentales para su recuperación.

Desde 2003, el equipo de profesionales espera con ansiedad el espacio propio, que está en construcción y estiman se terminará con la ampliación del hospital.

"Un instrumento de Dios”

María Soledad Vides Herrera compartió su experiencia: "Desde el momento en que elegí ser pediatra, médica, ya sabía que iba a ser difícil. Los padres y los niños me dan muchas satisfacciones, me muestran que vale la pena luchar. Son pacientes complejos que demandan mucho tiempo, pero estoy contenta con esta profesión. Soy católica, rezo mucho. Sé que uno es sólo un instrumento, todo depende de Dios”.

Hablar de cáncer infantil es aproximarnos a una dura realidad, que roza con el sufrimiento, con situaciones límite que sólo pueden ser afrontadas confiando en la eficacia de la ciencia, pero, sobre todo, con disposiciones del alma, traducidas en abrazo que acoge y da fuerzas, en amor, fe, servicio y solidaridad. A través de este espacio compartimos con nuestros lectores parte de este universo singular, a través del testimonio de dos grupos comprometidos con los pequeños que padecen esta enfermedad: los profesionales de la sala de Oncología del Hospital de Niños; y los voluntarios de la Fundación Soles. Ambos son gladiadores que presentan batalla a esta patología, apoyando a los niños y a sus familias. Abrimos la puerta a esta problemática, que se convierte en esperanza gracias a la invalorable labor de cada uno de ellos.

Satisfacción

Guillermo Gómez es el enfermero de la Sala desde hace 11 años. Se capacitó el hospital Garrahan y sus compañeros reconocen su tarea silenciosa e idónea. Es el encargado de aplicar la quimioterapia a los pequeños.

"Es un servicio duro, porque tenemos que acompañar al paciente hasta el final, pero gracias a Dios en el 80 % de los casos, o más, los tratamientos son exitosos. Eso nos satisface, nos llena de orgullo y nos permite seguir con esta labor”.
"Tengo la satisfacción de que a muchos de nuestros niños, que estuvieron sufriendo el tratamiento en condiciones de alto riesgo de vida, hoy los puedo ver deambulando en la calle, jugando al fútbol, paseando, teniendo una vida social activa. Algunas ya son madres, casadas. Eso nos complace y nos hace ver que nuestra tarea sirve”.
"Disminuyó el número de derivaciones y eso es bueno”.

Aliviar el dolor

Marta Rosa Rueda es la enfermera carismática del servicio. Se "enamoró” de los pacientes y vive su profesión con total entrega. Está allí desde hace 5 años. 

"Cuando llegué aquí me enamoré de los niños oncológicos. Fue algo que superó todo, dejé de lado mi vida personal por estos niños, y me dediqué a cumplirles los sueños”.
"Cuando los niñitos están en la etapa terminal estoy más cerca de ellos. Me gusta contenerlos, abrazarlos con mucho amor. El dolor del alma es muy intenso en esos momentos, es más intenso que el dolor físico. Entonces tratamos de aliviarles el dolor, hacerlo más llevadero. Sacarles las heridas, resentimientos, el dolor de ‘¿por qué me pasa esto a mí?’. El niño viaja en ese momento, un viaje de felicidad, en que se olvida del dolor, de todo, ese momento es muy especial. Ojalá que siempre esté predispuesta, que nunca me falte este amor”.

 


 

Valorar esta noticia

83% Satisfacción
8% Esperanza
8% Bronca
0% Tristeza
0% Incertidumbre
0% Indiferencia
Comentarios Libres
  1. grafico
    CARLOS ROLANDO ROLDAN | 20/03/2017 | 15:55
    Responder (0)
    Pos. (1) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. QUE DURO DEBE SER TENER UN HIJO ENFERMO DE CANCER , YO ACOMPAÑE A MIS SERES QUERIDOS ADULTOS EN ESOS MOMENTO QUE SON TAN DIFICILES, PERO MAS TRISTE DEBE SER EN UN NIÑO QUE NO ENTIENDE NADA LO QUE LEPASA, Y ELLOS TIENEN ESPERANZAS EN LOS ADULTOS DE QUE LO SAQUEN DE ESA SITUACION, Y AVECES NI LOS ADULTOS PUEDEN HACER NADA

Copyright © 2017 El Esquiú.com - Todos los derechos reservado