Correo&Opinin

El Congreso, una deuda pendiente

Por Agustina De Luca (*)

 

Por tercera vez consecutiva, nuestro pas se ubica en uno de los ltimos lugares en materia de transparencia legislativa en América Latina.
 
As surge de los resultados del ndice Latinoamericano de Transparencia Legislativa, medido por la Red Latinoamericana por la Transparencia Legislativa en 13 pases de la regin, donde Argentina obtuvo tan slo un 39 por ciento de apertura, slo por encima de Repblica Dominicana y Venezuela. Y lamentablemente, esto no es una sorpresa.

El Congreso, una de las instituciones ms desprestigiadas por la opinin pblica (junto a los partidos polticos y las fuerzas de seguridad), es el que ms debiera estar interesado en abrirse a la ciudadana, transparentar su administracin y el proceso de toma de decisiones pblicas y buscar, de este modo, elevar su imagen y acercarse a la ciudadana, que en definitiva es la que vota sus integrantes.

Daniel Scioli, cuando fue presidente del Senado (entre 2003 y 2007), moderniz esa cmara mejorando los sistemas administrativos e implementando el sistema de voto nominal.
 
Alberto Balestrini, quien fuera presidente de la cmara de Diputados entre 2005 y 2007, también instrument la votacin nominal, adems de ser el primer presidente que dispuso la publicidad de las declaraciones juradas (de acuerdo a la ley 25.188 de Ética Pblica).
 
Julin Domnguez mejor la situacin edilicia de Diputados que se encontraba en grave estado, reformando despachos, pasillos y espacios comunes del Palacio y Anexo A.
 
Sin embargo, ninguna de las administraciones de ambas cmaras ha tomado la transparencia legislativa como el eje principal de su gestin.
 
Por fuera de estos ejemplos y avances aislados, no existe una conviccin de quienes circunstancialmente administran el Congreso de la nacin, como tampoco de los legisladores salvo contadas excepciones- de reformar procedimientos, transparentar ciertos aspectos de su mandato o demandar mejores polticas por parte de los funcionarios administrativos.

Tal es as que mientras que las dos primeras dimensiones del ndice sobre "Normatividad y "Labor del Congreso son las que mejor ubican a nuestro Parlamento (con un 57 y 53 por ciento respectivamente), las que peor se encuentran son las de Presupuesto y Gestin Administrativa (27 por ciento) y Participacin y Atencin Ciudadana (32 por ciento).

En este sentido, cabe destacar la reciente sancin de la ley de Acceso a la Informacin Pblica en septiembre de este ao, luego de ms de 16 aos de lucha, campaas, insistencias, reuniones y documentos por parte de activistas, académicos y organizaciones de la sociedad civil que nunca bajaron los brazos para contar con esta ley. Y es precisamente esta normativa la que se espera que pueda saldar las falencias actuales -o al menos gran parte de ellas-, dado que obliga al Congreso a transparentar su gestin administrativa, mediante un captulo ejemplar de transparencia activa, as como también al regular los pedidos de acceso a la informacin pblica, que muchas veces quedan sin respuesta y deben terminar luego en la Justicia.

El 29 de diciembre se cumplieron los 90 das reglamentarios para que el Poder Ejecutivo Nacional reglamente la ley. Sin un proceso participativo para la redaccin del Decreto Reglamentario como solicitamos varias organizaciones, esperamos que el texto respete el espritu de la ley, establezca reglas claras para garantizar el libre acceso a la informacin pblica y no deje vacos o lugar a malas interpretaciones.

La apertura legislativa es an una deuda pendiente en nuestro pas. Con la ley de acceso a la informacin ya sancionada, comienza el desafo de su implementacin, a través de la homologacin y reforma de procesos que garanticen un correcto funcionamiento de esta institucin, as como también del camino para acceder a informacin legislativa.
 
El Congreso es el rgano donde se encuentran los representantes del pueblo, electos directamente por él, por lo que con ms razn debiera rendir cuentas y ser lo ms transparente y abierto posible en torno a la toma de decisiones y manejo de los recursos.
 
Esperamos que Emilio Monz y Gabriela Michetti tomen la transparencia como bandera de su gestin y transformen lo discursivo en realidad, para que 2017 sea, finalmente, el ao en que el Poder Legislativo dé el gran salto hacia la apertura parlamentaria.

(*) Directora de Transparencia Legislativa y Construccin de Consensos de Directorio Legislativo.

¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios Libres

Copyright 2018 El Esqui.com - Todos los derechos reservado