29° |  20° ⤋ |  31° ⤊
Martes 24 de Enero
Catamarca  
Correo&Opinión

El paradigma energético mundial está en transición

Por Sebastián Kind (*)

 La vuelta del país a los mercados internacionales y la estructuración de un programa de largo plazo permiten en Argentina el desarrollo de un mercado de energías renovables a gran escala.

A fines del 2015, la sanción de la Ley nacional N°27.191 de "Régimen de fomento nacional para el uso de fuentes renovables de energía destinada a la producción de energía eléctrica” ha sido la primer muestra de ello.
 
Los subsiguientes decretos (D531/2016 y D882/2016) han permitido comenzar a trabajar en su cumplimiento para alcanzar la meta del 20% de generación renovable de cara al 2025.

A partir de medidas concretas, la Subsecretaría de Energías Renovables trabaja para cumplimentar la ley y promover la diversificación de nuestra matriz: el Programa RenovAr es el primer paso para la contratación a largo plazo de energía eléctrica de fuente renovable.
 
La particular forma que tiene RenovAr para articular contratos y garantías a través del Fondo para el Desarrollo de Energías Renovables (Foder) -una herramienta de financiamiento y garantía- lo hacen atractivo para la inversión nacional e internacional.
 
A esto se suma un gran apoyo del Banco Mundial en la estructuración de un fondo específico de Garantía. El resultado, una recepción de ofertas que superó más de 6 veces lo ofertado y cuyos precios posicionan a la Argentina como uno de los mercados más atractivos del mundo para desarrollar las energías renovables.
 
En el caso de la Ronda 1 llevada a cabo en septiembre, la convocatoria propuesta para cubrir 1.000MW recibió 123 ofertas por un total de 6.3 GW de 5 tecnologías distribuidas en 20 provincias. El éxito de esta licitación llevo al Gobierno a lanzar inmediatamente la Ronda 1.5 para aquellos proyectos que no habían sido adjudicados.
 
En octubre se realizó la convocatoria y el proceso de adjudicación. Entre ambas rondas, se adjudicaron 59 proyectos por 2.423,5 MW consiguiendo un precio promedio ponderado de 57,44 US$/MWh.

Una vez operativos, los proyectos generarán un volumen de energía de 8,3 TWh/año (equivalente al 5,7% de la matriz eléctrica proyectada del 2018). Esta nueva energía se sumará a la generada por los proyectos renovables en operación comercial a la fecha y a la de otros proyectos en marcha, para en conjunto aportar el 9% de la matriz eléctrica nacional en los próximos años. 

La candidatura para el Consejo de la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena por sus siglas en inglés) y la reciente aprobación del préstamo más grande de la historia a un país individual por parte del Green Climate Fund (Fondo Verde para el Clima - Naciones Unidas), cristalizan el éxito a nivel global del Programa RenovAr.

Por otro lado, lanzamos la 2da etapa del Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales (Permer), con un presupuesto de 250 millones de dólares, con la finalidad de proveer energía renovable a comunidades vulnerables que hoy no tienen acceso a energía eléctrica, pretendiendo abastecer a 350 mil habitantes en los próximos 4 años.
 
Realizamos acciones a través del Programa Probiomasa (en conjunto con el ministerio de Agroindustria), para incentivar la generación eléctrica y térmica a partir del uso de la biomasa. Además, trabajamos en delinear un programa de fomento y en dar aportes y sugerencias a un Proyecto de Ley que permita enmarcar el desarrollo de la energía Solar Térmica.
 
Con el ministerio de Ciencia y Tecnología, gestamos el Centro Nacional de Energía Renovable y Eficiencia Energética (Ceneree) para desarrollar conocimiento tecnológico en la materia a nivel nacional. Trabajamos a lo largo de 2016 en el análisis de los diferentes aspectos necesarios para promover la Generación Distribuida, apuntando a poder brindar en poco tiempo, aportes a un Proyecto de Ley que incluya la normativa técnica y un programa de formación profesional de instaladores.
 
Junto al Instituto Nacional de Educación Tecnológica (Inet) del ministerio de Educación, se elaboró un plan para formar profesionales capacitados, mediante los primeros 24 centros de formación profesional en Energías Renovables en todo el país.

En el 2017 esperamos concretar estos objetivos y continuar estableciendo nuevos, prevemos una participación activa en el Consejo de Irena en representación de la Región, reafirmando nuestro compromiso frente al mundo y promoviendo el fortalecimiento del sector.
 
Tenemos prevista también la regulación del mercado privado como una forma de fomentar la contractualización de energía renovable entre grandes usuarios y generadores.
 
En lo que respecta al Programa RenovAr, gestionaremos la ejecución de los proyectos adjudicados y delinearemos nuevas Rondas. Para continuar trabajando por los objetivos previstos por la Ley, la Subsecretaría participará en la planificación de la expansión de la red de transmisión para incluir los futuros volúmenes de generación renovable.
 
En esta dirección hemos alcanzado grandes resultados. No esperamos más que seguir este camino. 

La energía renovable es confiable, segura, conlleva un mínimo impacto en el ambiente y se trata de generación económicamente más conveniente que aquella que desplaza en la generación de energía eléctrica convencional. 

Los argentinos debemos tomar conciencia del potencial de nuestros recursos naturales, que nos permiten desarrollar las energías limpias con múltiples beneficios. 

(*) Subsecretario de Energías Renovables.


3
0
Comentarios Libres

Copyright © 2016 El Esquiú.com - Todos los derechos reservado