“Que los enfrentamientos entre los partidos cesen”

martes, 30 de noviembre de 2010 00:00
martes, 30 de noviembre de 2010 00:00

La situación política argentina se encuentra en un período de estancamiento, total y general. Existe entre la considerada oposición, una enorme cantidad de personajes, que ofrecen nada más que su palabra, sin tener siquiera la certeza de que llegarán a ser precandidatos por su partido.
Los partidarios oficialistas se encuentran en las mismas condiciones, pues salvo la idea de reelección de la Presidente, no muestran ninguna actividad que corrija los males actuales, asimismo se encuentran diversificados en otras pre-candidaturas. Desapareció el líder que hasta hace un mes los regía y comienzan las luchas internas, donde el poder sindical, por un lado es temido y por otro es amado.
Los conflictos internos provocan luchas incluso armadas para mantener su estructura.
Esta situación nos muestra que el espectro posible de gobernar sin un acuerdo general, es utópico, pues salvo la fortaleza del aparato creado por el oficialismo, que puede sobrevivir con graves lesiones a la enorme lucha interna, los demás se manejarán con un esquema sin solidez para afrontar una elección nacional al cambio presidencial.
La gran mayoría de los argentinos trabajadores y responsables, creen llegado el momento para que los enfrentamientos entre los partidos cesen, y que con hidalguía se convoque entre todos a una forma de unión donde los técnicos, especializados en ciencias sociales y políticas, planeamiento general de obras públicas y energía, economistas, especialistas en salud, seguridad nacional, y diplomacia, elaboren un plan general, aceptado por todos aquellos que se postulen, y que mediante su aplicación permita llegar a planificar un largo plazo de tregua donde la República y sus habitantes serán los beneficiados, obteniéndose el rédito para bienestar de todos los ciudadanos, y no para acrecentar el poder y riqueza de los gobernantes. El pueblo elegiría no a una persona carismática, sino a aquel que conforme y demuestre cómo y con qué pondría en marcha un plan y llegaría a buen fin su aplicación.
Creemos que ha llegado el momento de demostrar que las semillas de nuestros próceres ha germinado, y que nuestra Argentina se mantiene en pie y con todas las posibilidades de crecimiento que nos brinda su riqueza, demostrando asimismo que la raza sin discriminaciones que hemos tenido, puede renacer sin odios ni rencores, y con la fe necesaria para tolerar los defectos que pueda tener la puesta en marcha de ese plan general acordado, entre y por todas las instituciones políticas y empresariales.
Estamos a tiempo de rehacernos y gozar de los grandes beneficios de esta tierra. No lo desperdiciemos.

Ricardo Valenzuela

De El Esquiú.com
Una expresión de anhelo un tanto difícil de alcanzar.

Comentarios

Otras Noticias