Carne vacuna

martes, 14 de diciembre de 2010 00:00
martes, 14 de diciembre de 2010 00:00

El mundo va en forma acelerada a que cada vez haya menos carne vacuna. Una hectárea de agricultura produce mucho más alimento que una hectárea de ganadería. Lo que se ha producido en la Argentina -que la agricultura ha desplazado a la ganadería- sucede en todas partes. Rusia tenía 60 millones de cabezas, hoy tiene 17. Brasil, que era el único país que aumentaba su exportación de carne, ahora, a raíz de la mejora económica de la población de 190 millones de habitantes, no espera que aumente su exportación. La nuestra es una situación particular. Tenemos tierras marginales, que no se pueden dedicar a la agricultura, pero con nuevas pasturas para suelos pobres y con pequeño suplemento de zonas buenas pueden desarrollar una ganadería sustentable, partiendo de la base de que los precios van a ser altísimos. No obstante, estas perspectivas de que los valores actuales se van a multiplicar varias veces, nos seguimos comiendo vaquillonas que dentro de un año podrían dar un ternero que, en dos años más, se estaría vendiendo en fetas de 100 gr. Una vez más el responsable de que suceda esta barbaridad es el Gobierno. Lo único que tiene que hacer es dar la absoluta seguridad jurídica de que cuando esté repuesta la ganadería dentro de cuatro o cinco años no vaya aparecer otro Guillermo Moreno que, cumpliendo órdenes, cierre exportaciones y ponga precios máximos. Para ello entiendo que el Gobierno, como persona jurídica, debe firmar un convenio con las agrupaciones productoras con personería jurídica, como la Mesa de Enlace, que por un período de equis años no pueda intervenir en la cadena de comercialización de la carne. Con algo tan simple como este convenio legal los capitales privados, que hoy existen más que nunca, le estarían comprando al ganadero que por la mala política de tantos años no tiene la capacidad financiera de conservar sus vaquillonas tres años y reservarlas para vender sus terneros. Esto debería materializarse en forma urgente para no seguir perdiendo el capital de oro que es una vaquillona. Con esto haremos lo que ya viene haciendo Uruguay hace años. Hoy Uruguay exporta más que nosotros y su pueblo compra carne más barata que nosotros.

Carlos F. Espejo
Tucumán

De El Esquiú.com
Perspectiva de un productor pecuario de la vecina provincia.

Comentarios

Otras Noticias