Correo de lectores

Carta abierta al gobernador de Formosa

miércoles, 15 de septiembre de 2010 00:00
miércoles, 15 de septiembre de 2010 00:00

Esta nota fue enviada al gobernador de la provincia de Formosa, Gildo Insfrán y solicitaron su publicación en El Esquiú.com.

Más de 40 días llevan nuestros hermanos Tobas Qom en la ruta 86 reclamando un derecho humano indiscutido: la tierra. Un derecho amparado en la preexistencia y por la Ley Nacional Nº26.160 de Emergencia Territorial de la Propiedad Indígena, que por su importancia ha sido prorrogada en todo el ámbito nacional, hasta 2013.
Esta comunidad, que pertenece a la jurisdicción de Naik Nek, Siete Palmas y Laguna Blanca, su pueblo, está siendo despreciada y mal tratada. No sólo sufre la apropiación indebida de parte de su territorio, sino la humillación de tener que cortar una ruta para que su clamor sea escuchado. 40 días han pasado de frío, llovizna, calor, insultos e intemperie, niños, mujeres, ancianos y sin voluntad política de su gobierno para querer solucionar este problema. Por el contrario, cada vez manda más policías que intimidan y crean una permanente situación de miedo en estos humildes hermanos nuestros, originarios y formoseños.
Ante la proximidad del festival del Pomelo, nosotros queremos advertir sobre la posibilidad de represión policial, militar y legal contra ellos. Tenemos miedo de que sucedan hechos insoportables y violatorios de los derechos humanos e indígenas –en nombre de la Ley- de los cuales usted será el responsable.
Nos preguntamos, habiendo tanta tierra pública en esta Provincia, ¿por qué mezquinar y quitarle tierra a los Tobas? Sabemos que las tierras de los pobres tienen una legalidad construida sobre el engaño, la corrupción y la violencia, aprovechando el desconocimiento y la bondad de los humildes.
En el año del Bicentenario, nos unimos a lo que han dicho los Obispos en su documento “Por un Bicentenario en justicia y solidaridad” cuando expresan “creemos que existe la capacidad para proyectar, como prioridad nacional, la erradicación de la pobreza y el desarrollo integral de todos. Anhelamos poder celebrar un Bicentenario con justicia e inclusión social… Pero sólo habrá logros estables por el camino del diálogo y del consenso a favor del bien común, si tenemos particularmente en cuenta a nuestros hermanos más pobres y excluidos.” (CEA-96 Asamblea)
Le pedimos, le exigimos, en el nombre de Dios, tenga Ud. entrañas de misericordia y baje a escuchar el clamor de este Pueblo Indígena. No tenga miedo. Porque no habrá verdadera paz social, con nuestros hermanos despreciados y humillados en sus derechos.
Con la esperanza de que escuche nuestras palabras, lo saludamos con atención.
P. Hilario Rege P. Antonio Caballero
P. Miguel Pessuto P. Francisco Nazar
P. Ponciano Acosta
Equipo Misionero de Pastoral Aborigen

Comentarios

Otras Noticias