“Negro Robledo”, Alias Miguel A. Robledo

martes, 29 de marzo de 2011 00:00
martes, 29 de marzo de 2011 00:00

Me dirijo al Sr. Director, a fin de solicitarle quiera tener a bien publicar la presente en “Cartas al Director”, desde ya muchas gracias.
Con la debida aclaración de que es correcto el encabezamiento de la presente, por cuanto, desde los años cincuenta, en la Escuela Nac. de Comercio, secundario, yo te conocí con este nombre y luego en el ex Banco de Catamarca, lo mismo.
Negro, te fuiste callado, en silencio, sin despedirte tanto de mí como de esa barra del bar “Los Rebeldes”, ex compañeros del Bco. de Catamarca y amigos, El Mote o apodo, nos pusieron porque pensábamos distinto, soñamos y seguimos teniendo esperanza, algo imposible en los “VIEJOS”.
Negro esta barra te recuerda, extraña y te sigue esperando con tus largos silencios, luego tu voz a veces calma, otras no tanto, pero siempre presente, como lo seguirás estando, juntos a tus ex compañeros y amigos de la barra del “Bar” los “Negros” Pizarro, Aguirre, Orquera, Marito Fuentes, Porotito, Romero, Pato, Pastoriza, Petiso López, O. Martínez y Pucho Vides, como tú me decías, y seguro que también estarás presente en los mozos “compinches” del bar (Raúl, El Tuco García, Juan y Daniel) porque te fuiste físicamente pero tus huellas quedarán marcadas a fuerza en la tierra, que ni la más fuerte zonda de tu Tinogasta podrá borrar.
Negro Robledo, ni la muerte podrá borrar nuestra hermandad y amistad.
Descansa en paz amigo mío.
Vale también el recuerdo para vos, Ramón Soria, “bebé” este fiel amigo de mi juventud, compañero de aventuras y alegrías en plena libertad, pero los viles y tristes déspotas que no son libres porque son esclavos de sus pasiones, te condenaron al exilio en los años setenta a México, justamente por ser libre. Alegre y gran “quemador” de noches.
Gracias a tu voluntad y ayuda del Señor, saliste a flote formando una familia en México, que hoy llora tu ausencia, pero aquí en Catamarca quedaron tus amigos, entre otros los hermanos Oyola, Mamerto Rodríguez, Quique Parra, Tata Orteli, Carlitos, Carmelo, Pedro Vides, quienes te tienen y tendrán siempre en sus corazones y mentes y allá en el cielo ya estarás junto a los hermanos Pérez, Tino, Negro y Julio y con el Bombo, Piriqui Pérez.
Con el canto de Tino, el Bombo de Piriqui Pérez y tus cuentos, seguro que son la alegría del Señor.
Bebe, querido amigo, descansa en Paz.
Tanto el Negro Robledo, como el Bebe Soria, fallecieron el 24 de febrero de 2011.


Pedro Antonio Vides
 

Comentarios

Otras Noticias