Correo y opinión

¡Paz y bien!

domingo, 12 de enero de 2014 00:00
domingo, 12 de enero de 2014 00:00

Hoy, siete de enero de 2014, el diario de flamante conducción periodística nos informa del cambio de autoridades y asunción de funciones, al frente de la empresa El Esquiú.com, sociedad anónima de Catamarca. Una demostración de vigor, fuerza y convicción digna de resaltar y aplaudir, cosa que hago con todo gusto con estas humildes letras de saludo y petición.
En tanto petición, ruégoles quieran hacer suyo y hacer caminar y correr “la idea”, con fuerza de convicción, de levantar un templo propio a San Juan Bautista, en el mismo predio donde ahora funciona el hospital público de su nombre, diríamos sector Sudoeste.
Tema y necesidad que El Esquiú.com vehiculizó en sus páginas con el título “Nada más que dos palabras y una petición del corazón”, de su edición año 4, N° 1094, fecha jueves 15 de agosto de 2013, escrito en el que aludo al señor obispo diocesano monseñor Luis Urbanc, quien tuvo la gentileza e inteligencia de hacer eco, por nota de fecha 28 agosto de 2013, según copia fiel con la que acompaño la presente.
En concreto, se trata de una idea-fuerza que necesita mayor aliento y respaldo, y que lo puede dar El Esquiú.com, justamente por responder, con su nombre y quehacer periodístico, al pensamiento y figura cumbre del siervo de Dios; ahora venerable de la iglesia católica y apostólica romana.
Un padre Esquiú, que como su historia de vida lo demuestra y documenta, está en el discurso que pronunciara cuando se colocó la piedra fundamental de la capilla de nuestra señora del Huerto, en la ciudad de Salta, en el año 1880 (libro de 10 páginas digitalizadas, imprenta “La Opinión”, Biblioteca Nacional Argentina). Otro tanto sucedió en Tucumán, cuando se inauguró la catedral. El padre Esquiú fue llamado a decir su palabra autorizada, que la historia y los tucumanos guardan como un tesoro.
Esto constituye un emprendimiento y quehacer del diario “El Esquiú.com”, que demanda la articulación de un plan de acción, para crear conciencia pública y el óbolo público, con el fin de afrontar los gastos que la construcción del templo demandaría y, antes que nada, dialogar e interesar a las autoridades del hospital y al gobierno provincial. Logrado dicho consenso, crear una comisión “pro templo”, con autoridad plena para realizar los contactos que fueran necesarios.
Creo no estar desencaminado si digo y sostengo que el director de la revista Mariana “Stella”, presbítero José Antonio Díaz, puede asesorar y dar una mano fuerte de ayuda al respecto, para mayor gloria de la Virgen del Valle, nuestra patrona y madre celestial.
Muy agradecido por su atención, saludo a la empresa y diario El Esquiú.com, con todo respeto y cordialidad.

 

Luis Alberto Cárdenas
Ciudadano

Comentarios

Otras Noticias