Opinión

¿Riesgo de aluviones en la localidad de Los Ángeles?

miércoles, 29 de enero de 2014 00:00
miércoles, 29 de enero de 2014 00:00

Los aludes producidos en las localidades de Siján y El Rodeo, en nuestra provincia de Catamarca, con las consiguientes pérdidas humanas y materiales, traen aparejados una deficiencia en la prevención de estos riesgos geológicos en la provincia. No es la primera vez que ocurren estos fenómenos naturales y que, luego de los lamentos, pasan al olvido. La provincia tiene que tener un área que anticipe y prevenga estos fenómenos, que no son tan espontáneos sino que se vienen anunciando.
Para localizar las posibles áreas con riesgos geológicos hoy se cuenta con modernas técnicas, como las de las imágenes satelitales, con las cuales se puede ir monitoreando, principalmente en aquellas localidades situadas en zonas con antecedentes.
Vivimos en una región árida y con serranías; todos los veranos en época de precipitaciones, principalmente en los meses de enero y febrero, se producen tormentas intensas y de corta duración. Por la fuerte pendiente topográfica, las aguas bajan con una fuerte energía arrastrando todo a su paso.
La fotografía satelital de Siján del 5 de marzo del 2013, nos muestra una importante área con grandes posibilidades de deslizamiento aguas abajo en la cuenca del Río Siján, a groso modo de más de 50.000 metros cúbicos listos para ser arrastrados. Lamentablemente, esto ya sucedió.
De idéntica fecha es la foto de la localidad de El Rodeo: los volúmenes a deslizarse son muy superiores a los de Siján. El Río Ambato tiene una gran cuenca, que en todo su lecho tiene una inmensa cantidad de rodados, producto del desgate de las rocas. Ante las intensas precipitaciones, el volumen de agua acumulado y la pendiente adquirieron una gran energía, llevándose consigo todo.
En la localidad de Los Ángeles, situada en una angosta quebrada, tenemos una zona de alto riesgo geológico, con una gran masa de roca y suelo con posibilidad de deslizarse ante la presencia de tormentas con gran acumulación de agua: sería un volumen superior a 50.000 metros cúbicos.
Entonces, es preciso anticiparse a los hechos y no lamentarse luego de las pérdidas cuando éstas se pueden evitar con medidas de prevención y de obras necesarias para mitigar los efectos de los deslizamientos.

Atilio del C. Fabián
Geólogo

Comentarios

Otras Noticias