Con el espíritu de Francisco

lunes, 3 de febrero de 2014 00:00
lunes, 3 de febrero de 2014 00:00

Convite estimulante del Papa Francisco, a vivir con alegría y esperanza, el amor generoso del Evangelio de Cristo.
Esta frase respira entera verdad, del comienzo al fin. Se fundamenta en el aporte de la Revista Siete Días del 22/12/13 que acompaña al diario El Esquiú.com.
Revista que ilustra en tapa con la pose de cuatro jóvenes animosos, estudiantes del Colegio Máximo de la Compañía de Jesús de la localidad de San Miguel, Buenos Aires. Con más de un título y un subtítulo, que dicen: “Herederos de Francisco”. “Cuatro veinteañeros que estudian en la misma orden donde se formó Bergoglio cuentan su elección de vida. Cómo los inspira el Papa”.
Ellos son: Oscar Freites, Francisco Bettinelli, Patricio Alemán y Emanuel Vega. En el orden antes señalado, veamos quiénes son y qué nos dicen. Oscar, 28 años, exestudiante de abogacía; Francisco, 25, exestudiante de ingeniería; Patricio, 28, exestudiante de comunicación institucional; Emanuel, 21, exestudiante de matemáticas.
En el orden antes señalado: 1) “Mi familia es católica, de trabajar en la parroquia, en comedores comunitarios, creo que ellos tuvieron mucho que ver con esto. Hoy mis papás son más jesuitas que yo”. 2) “Al ver y escuchar a Bergoglio me da mucha esperanza sobre lo que a mí me atrajo de la Compañía: el gobierno colegiado que nos propone, ir hacia los pobres, el sentir con la iglesia, el salir”. 3) “Esto no es estar con alguien necesitado a quien puedo ayudar, sino es hacerte uno con ellos, vivirlo, entregarte, no es mi carrera, es mi vida entera dedicada”. 4) “Los chicos de catequesis me preguntan si se te aparece un ángel o escuchás la vocecita de Dios, pero no, uno siente paulatinamente que esto va por acá”.
Todos los antes nombrados eran estudiantes universitarios, de las carreras respectivas de abogacía, ingeniería, comunicación institucional y matemáticas. Carreras profesionales a cuál más prometedora, que, sin embargo resolvieron dejar de lado para seguir la carrera sacerdotal de un servidor del altar, de un sembrador de las verdades del evangelio de Cristo Salvador. ¡Sencillamente admirable!

Luis Alberto Cárdenas

Comentarios

Otras Noticias