Correo & opinión

¡Políticos, a la política!

viernes, 28 de marzo de 2014 00:00
viernes, 28 de marzo de 2014 00:00

Todavía circula en el ámbito catamarqueño la idea de que la política es algo sucio, corrupto y malo. Todavía muchos de los que lucran con ello son reproductores de este discurso que tiene profundas raíces en el autoritarismo. Es este discurso una afrenta directa a la Democracia y a quienes creemos en ella, no tan sólo como una forma de gobierno sino como una elección de vida. Pretendemos así con esta introducción dar nuestro parecer sobre el accionar de los dirigentes políticos con responsabilidades gubernamentales. Sean estos oficialistas u opositores. Como muchos de ustedes saben, somos víctimas directas del alud del 23 de enero que ocurriera simultáneamente en nuestros pueblos de Siján y El Rodeo. Perdimos allí familiares, amigos. Perdió ese día mucha gente sus casas, pertenencias, recuerdos, historias de vida, tranquilidad. Perdió la sociedad en su conjunto, aunque no haya sido víctima directa del alud. Durante este tiempo hemos guardado prudencial silencio elaborando individualmente y como familia nuestro duelo. Durante este período hemos sido respetuosos de los tiempos de la burocracia. Durante este tiempo hemos vuelto a ser víctimas, ya no del alud sino de la violencia y el maltrato de algunos que tienen representación popular y sus colaboradores. Durante este tiempo hemos sido testigos- al igual que ustedes- que aquello que la dirigencia entiende por “política” se reduce a un formal griterío, a la diatriba permanente, al negociado de cargos y prebendas, al lanzamiento ilimitado de líneas internas, convenciones, congresos, etc. Para los radicales se reduce a una cuestión meramente cromática y para los justicialistas a una invención de fechas.
En definitiva la falta de ideas de políticas de Estado es una constante en nuestra provincia. Quedamos los ciudadanos de a pie a merced de los agentes naturales y del sentido común, que como sabemos es limitado a la hora de gobernar.
Creemos que quienes tienen el alto honor de representar al Pueblo deben honrar ese compromiso y ponerse a trabajar en conjunto y articuladamente para paliar, no el dolor sino las consecuencias de tan trágico hecho natural. Fenómeno éste que no es ajeno a nuestra geografía y que se repetirá -lamentablemente- de no mediar las acciones que se puedan planificar y ejecutar. Es este un momento especial para que ustedes se pongan a trabajar por el interés común no dejando de lado sus ideas políticas, sino por el contrario reafirmarlas en la pluralidad.
No es la tragedia patrimonio de nadie. Tampoco lo es para que algunos avivados pretendan poner el pie en el estribo para medrar con nuestro dolor y el de muchos. Como víctimas queremos también ser escuchadas, pues no es del dolor de donde hablamos tan sólo, sino del conocimiento directo de nuestros pueblos. Queremos ser partícipes directos de las gestiones, del trabajo, de la ejecución inmediata de las acciones que nos permitan a todos recuperar nuestros lugares como lugares de paz, de tranquilidad... Como nuestros lugares en el mundo.
Reivindicamos para el pueblo el valor del gobierno de la política como medio para mejorar la vida de las sociedades. Reivindicamos que sea el empuje y el control popular el que mejore sustancialmente la calidad de la política local. En ustedes está esa posibilidad, serán pues ustedes los que realicen las convocatorias y acciones conjuntas para ponernos a trabajar en aras del bien común.
Las obras de infraestructura que necesitamos no pueden estar sujetas a los humores de sus conveniencias. Se deben hacer y se deben hacer bien. Ya vimos las consecuencias de obras públicas basadas en el capricho. No es tiempo de repetir viejos dogmas conservadores.
El pasado es inmodificable; pero ustedes podrían demostrar que tienen voluntad política, don de gente, compromiso con el Pueblo catamarqueño, quienes depositamos nuestra confianza para que nos gobiernen y bien (oficialismo y oposición), para después poder decir que no están en política para cobrar a fin de mes.
Queremos un Estado y un gobierno (oficialismo y oposición) presentes, no un ESTADO TONTO.

Roberto Díaz
DNI 18.583.672
Carolina Verónica Graieb
18.042.861
Ramiro Catriel Díaz
Lautaro Díaz

Comentarios

Otras Noticias