Correo & opinión

Nuevos corredores

viernes, 4 de abril de 2014 00:00
viernes, 4 de abril de 2014 00:00

La calle Sarmiento, viniendo por el Sur, se topa con la Catedral y no pueden avanzar los vehículos, ya que corta su circulación recta. La calle Rivadavia, viniendo del Norte, se topa con la Peatonal y no se puede avanzar. Estas son las razones por las que deben existir corredores para los vehículos, los cuales se propone que sean las calles Tucumán y Junín; y que en esas arterias no esté permitido el estacionamiento medido de autos desde la avenida Belgrano hasta avenida Güemes.
No existe una vía de circulación moderada por el centro de la ciudad. Lo que existe, para los vehículos, son topamientos, embotellamientos y lentitud.
La avenida Hipólito Yrigoyen es la autopista Sur de la ciudad. Al Norte, son Maipú y avenida Virgen del Valle. Los corredores vehiculares deberían estar lo más cerca posible a estas vías.
Si se toma como opción que la calle Sarmiento sea un corredor, nos encontramos con dificultades: dar la vuelta a la plaza 25 de Mayo y el hecho de que dicha arteria es angosta en la cuadra comprendida entre Esquiú y Prado.
Es un laberinto para salir de él y uno debe alejarse de la salida para encontrar la salida. La ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca es un laberinto. Con un vehículo, nunca te acercas a destino, sino que siempre te alejas. Entonces, ¿para qué sirven los semáforos, las calles y los policías de tránsito? Sólo te entorpecen la circulación. La ciudad no funciona. Las consecuencias de la circulación vehicular consisten en gastar nafta y tiempo.

Rodolfo Flores
 

Comentarios

Otras Noticias