Brizuela del Moral: las falacias del gran hacedor

miércoles, 21 de mayo de 2014 00:00
miércoles, 21 de mayo de 2014 00:00

La gestión del exgobernador Eduardo Brizuela del Moral siempre se preocupó por destacar sus realizaciones en materia de obra pública, haciendo de ello un emblema para sostener lo exitoso que había resultado su mandato al frente de la provincia y considerando que lo colocaba en los umbrales para que la historia siempre lo recuerde como el gran hacedor de una “Nueva Catamarca”, distinta, moderna y progresista, donde los catamarqueños podían disfrutar de los beneficios que brindaba este importante número de obras que incluían hospitales, escuelas, acueductos, redes eléctricas, hosterías, aerogeneradores, usinas hidroeléctricas, diques, estadios de fútbol, puentes, museos, etc.
Lo que nunca se dijo es que fue el gobernante que dispuso de la mayor cantidad de recursos, como consecuencia de haber tenido la suerte de que su mandato coincidió con los años de la recuperación y del crecimiento de nuestro país, etapa en la cual crecieron significativamente los ingresos que percibían las provincias en concepto de coparticipación federal, como también los que llegaban a través de los programas nacionales que financiaban políticas ejecutadas por los gobiernos provinciales.
Es decir, Brizuela del Moral dispuso, como nadie, de los recursos necesarios para resolver los históricos problemas estructurales que tiene la provincia y de esa manera, poder hacer posible que Catamarca tenga un nivel de crecimiento y desarrollo, como sí lo alcanzaron otras provincias que aprovecharon esa oportunidad única.
Tampoco se dijo que la obra pública que se realizaba no respondía a una planificación que indicara cuáles eran las prioridades en cuanto a las obras que debían ejecutarse. El afán desmesurado por gastar en obra pública para exhibir realizaciones determinó que se construyeran con un criterio caprichoso en cuanto a su importancia, dejando de lado la inversión en obras de infraestructura imprescindibles para el desarrollo, como son los servicios públicos de energía, agua potable, desagües cloacales y redes de gas natural para brindar un mejor servicio a los usuarios y fundamentales para incrementar la actividad productiva.
Pero al respecto debe señalarse que la gran mayoría de las obras iniciadas y ejecutadas por el Frente Cívico y Social se destacan porque, con el paso del tiempo, van surgiendo evidencias concretas de que los procesos de contratación y de ejecución de las mismas fueron irregulares, algunas con claros hechos de corrupción, a lo que hay que sumar las deficiencias y fallas verificadas en las construcciones, situaciones que significan serios perjuicios al erario público.

La construcción de escuelas

Brizuela del Moral dejó como legado 23 obras de escuelas paralizadas, ubicadas en los distintos departamentos de nuestra provincia. Esta situación –paralización de trabajos– es en todos los casos anterior a la entrega del gobierno por parte del exgobernador, en diciembre de 2011.
Este hecho generó no menores consecuencias que debe afrontar la gestión de Lucía Corpacci, por lo complejo que resulta el reinicio y la continuidad de las mismas, ya que los incumplimientos en que ha incurrido el Estado provincial coloca a las empresas encargadas de la construcción de esas obras en una situación privilegiada para efectuar reclamos para la redeterminación de precios y de otros conceptos; lo cual deja a Catamarca en condiciones vulnerables para negociar la continuidad o la rescisión de las obras, con el agravante de que los destinatarios de las mismas, los estudiantes catamarqueños, no pueden ocupar estos edificios educativos para instruirse en mejores condiciones y acceder a una mejor calidad de formación.

El caso de la Escuela Nueva Especial N° 2 “Un Nuevo Día de Andalgalá”

La construcción del edificio de la Escuela Nueva Especial N° 2 “Un Nuevo Día en Andalgalá” fue autorizada mediante el llamado a licitación pública N° 04/2007 a través del Decreto N° 418/2008, que establecía un presupuesto de $3.204.109,35. Posteriormente, por decreto N° 2.230/2008, se adjudica la construcción de la citada escuela a la empresa “Nocla Construcciones” de Blanca Nora Claverie -quien es la esposa del arquitecto Juan Hernández, cuñado del exgobernador Eduardo Brizuela del Moral y hermano del exfiscal de Estado, Simón Hernández-, estipulando un costo de $2.988.188.58 y un plazo de ejecución de 360 días. Cabe mencionar que en ese proceso licitatorio participaron, además, las empresas Fuente de Energía y Telefonía S.R.L, Huasi Construcciones, Constructora Daser y Ecovial SRL, cuyas ofertas fueron desestimadas, por resultar la propuesta de Nocla Construcciones como la más conveniente.
Una cuestión que merece un comentario adicional es la vinculada al financiamiento de la obra, ya que, al no contar con éste, la Provincia buscaba obtenerlo a través de la Nación. Con referencia a ello, la edición del diario El Ancasti, de fecha 10 de mayo de 2010, en oportunidad de la visita a la provincia del ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, da cuenta de que el funcionario nacional, conjuntamente con quien era el ministro de Educación de la provincia, Mario Perna, firmaron el llamado a licitación para la refacción de cinco escuelas financiadas con fondos del Instituto Nacional de Tecnología (INET) y además se anunciaba la construcción del edificio de la Escuela Nueva Especial N° 2 de Andalgalá, que contaba con el apto técnico para ser incluida en el programa Plan de Obras. Luego, en el mes de junio, vino a Catamarca la directora de Infraestructura del ministerio de Educación de la Nación, Patricia Morales, a los fines de hacer el anuncio del llamado a licitación para la construcción de la Escuela Nueva Especial N° 2 de Andalgalá, ocasión en que el ministro Perna le comunicó a la funcionaria nacional que, por decisión del gobernador Brizuela Del Moral, no se utilizaría el financiamiento de la Nación, porque iba ejecutarse la obra con recursos provinciales. Este hecho revela la soberbia irresponsable de un gobernante que se da el lujo de rechazar los fondos nacionales, cuya consecuencia gravosa para Catamarca fue que los recursos provinciales no alcanzaron y la obra tuvo que ser paralizada.
El contrato para la construcción de la escuela se firmó con la empresa Nocla Construcciones el 13 de septiembre de 2010 y el inicio de obra se produjo el 12 de octubre de 2010, cuyo ritmo fue reduciéndose hasta su paralización en el mes de marzo de 2011, con un avance del 23 por ciento. Hasta la entrega por parte del gobierno, en diciembre del 2011, no se tomaron determinaciones sancionatorias con la empresa ni se dejó constancia de los incumplimientos, dejando expuesta a la Provincia en una situación de indefensión ante los reclamos por parte de la empresa contratista, quien ha percibido, hasta la paralización de la obra, la suma de $1.331.150,75 en concepto de anticipo y pago parcial del saldo; es decir el 44,55 por ciento del monto estipulado contractualmente. En tanto, aún se continúa con las actuaciones administrativas que posibiliten la rescisión del contrato, para poder dar prosecución a la ejecución de la obra.


Lic. Edgardo Macedo

Secretario general de la
Gobernación
 

Comentarios

Otras Noticias