Columna de Opinión

Violencia de género y el prejuzgamiento social

lunes, 03 de diciembre de 2018 02:55
lunes, 03 de diciembre de 2018 02:55

(*) Rodrigo Morabito

En ocasiones, muchos miembros de la sociedad se convierten en juzgadores de determinadas conductas que asumen otras personas ante situaciones que le son nocivas y peligrosas sin saber o pensar un poco más allá el por qué esa persona asume tal decisión. Es fácil juzgar a otros cuando no se vive una determinada situación difícil, inaceptable y violenta y, por el contrario, nos resulta muy difícil ponernos por un momento en el cuerpo del otro o, como suele decirse comúnmente en los zapatos de esa persona, un MAL que padecemos cotidianamente.

Pasa algo similar en el caso de las mujeres víctimas de violencia que por determinadas razones (que me he propuesto sencillamente señalar en este espacio) deciden retirar la denuncia formulada en contra de su agresor. 
Estas inquietudes, me surgieron luego de intensos debates que tuvimos con el público que asistía a las distintas capacitaciones en el interior provincial llevadas a cabo con mis colegas y amigos Fabricio Gershani, Ezequiel Walther y Sebastián Lipari, coordinadas y organizadas por la Escuela de Capacitación Judicial.

Claro que las mujeres víctimas de violencia que deciden retirar la denuncia lo hacen por distintos factores que en reiteradas ocasiones no se conocen y que, sin embargo, muchos lo atribuyen a razones irracionales por parte de esa mujer a través de frases aún más violentas como ¡NO SABE LO QUE QUIERE!; ¡SEGURO LE GUSTA LA VIDA QUE LLEVA!, entre otras frases descalificadoras e inaceptables.
Una de las razones (quizás la más común) por la que muchas mujeres deciden retirar la denuncia, es fundamentalmente ECONÓMICA.

Claro, evidentemente una mujer que no tiene posibilidad alguna de brindarse así misma asistencia económica y a sus hijos (que muchas veces, incluso, no lo son del propio agresor) se enfrenta a la difícil y grave situación y martirio de tener que resistir con su salud mental y física (con su propio cuerpo) los efectos de la violencia para evitar que sus niños queden en la calle o pasen hambre u otras necesidades y si a ello le sumamos que el sistema penal se ocupa de otras cuestiones que de asistir a esa mujer y sus hijos y que poco puede hacer al respecto sino que son otros los organismos de asistencia más aptos; es obvio que las razones para retirar la denuncia sean lógicos y hasta razonables; situación que es distinta ante una mujer con independencia económica para mantener a sus hijos, posibilidades de adquirir trabajo y con un hogar para habitar.

Por otra parte, es posible que la mujer víctima de violencia esté siendo amenazada por el agresor, incluso, amenazándola respecto de sus propios hijos o de la madre en caso que no retire la denuncia y, también en otras ocasiones, si el agresor tiene recursos económicos, hasta puede coaccionar a la mujer de quedarse con los niños y no permitirle en un futuro el contacto con ellos.

En otros supuestos, la mujer se enfrenta a la desconfianza por parte de los actores del sistema que muchas veces y en forma injustificada e inaceptable existen respecto de sus manifestaciones y lo que la obliga a retirar la denuncia. 
Podría seguir enumerando muchas más situaciones por las que la mujer decide levantar la denuncia en casos de violencia, sin embargo, cada vez que una mujer es víctima de violencia y por contadas excepciones decide levantar la denuncia en contra del agresor, previo a juzgar con conclusiones erróneas esa conducta deberíamos pensar, reflexionar y en lo posible ayudar a esa mujer antes de juzgar.

42%
Satisfacción
7%
Esperanza
35%
Bronca
7%
Tristeza
0%
Incertidumbre
7%
Indiferencia

Comentarios

04/12/2018 | 00:04
#2
Por que señor Juez, ud., que ha estudiado tanto, no tiene en cuenta a la víctima y hace justicia sancionando al victimario, los fiscales y sus auxiliares son los que deben buscar la verdad y no llevarse de chusmerios de vecinas. Uds saben de la comisión de delitos de agresiones y extorsiones, pero parece que la pelota la tiene otro. Después se molestan cuando los chusmerios son contra de la justicia por inocua.
03/12/2018 | 12:36
#1
Es lógico que la mujer golpeada tenga miedo de denunciar, si sabe con certeza que la justicia no lo mantendrá preso. Entonces ¿De quién es la culpa? ¿Quienes son los que no se preocupan por la integridad de esa mujer?

Otras Noticias