33 de mano

  Primera entrega de este espacio que dimos en llamar “33 de mano”, circunstancia que en el juego de naipes conocido como Truco pone al jugador que tiene ese puntaje en situación de ventaja sobre el resto de los competidores, sin que ello signifique convertirlo en ganador, pues una “pesca” en la partida lo expone a perder la ocasión de ganar: corre el riesgo de  no poder cantarlas. Sirva esta nueva propuesta para sentirse algo más que un posible ganador: sea un verdadero protagonista para exponer temas de interés general, para opinar con la más absoluta libertad y confrontar ideas en el marco del respeto y el disenso. Estamos convencidos de que la tristemente célebre “grieta” instalada en el país y de manera particular en Buenos Aires, es un menú en estado de descomposición  capaz de hacer daño al cuerpo humano. Porque profundiza la división y saca a relucir en su máximo potencial la intolerancia y la intransigencia. El titular de un diario local del pasado domingo llamó la atención y movió a preocupación: “Se denuncia penalmente chismes y problemas entre vecinos”, además de un agregado: “Estos expedientes abarrotan el sistema penal. Las causas pasan a archivo y los problemas continúan”. El mal uso de las redes sociales es otra herramienta para que, desde el fanatismo, se pretendan dirimir preferencias políticas y caen irremediablemente en la agresión personal y en una violencia verbal jamás pensada. Los exaltados fanáticos se hunden en el más profundo de los precipicios. Y no tienen retorno en la consideración popular: han dejado de ser apasionados por algún ideal político para convertirse en un agresivo ciudadano al que  ni siquiera le importa perder alguna amistad o la relación con un pariente. Más que grieta se cayó en el abismo. Los  que defienden al macrismo están en todo su derecho, al igual que los que profesan el culto kirchnerista. Ambos creen ser dueños de la verdad. Y no lo son. Claramente: no lo son. A los seguidores de Macri habría que pedirles que su jefe deje de prometernos el “segundo semestre” de buenas nuevas que nunca llega. Que los argentinos no somos tontos. “Demasiado yo les prometo”, dice de manera inequívoca Víctor Heredia. A los fanas de la señora Cristina les asiste también el derecho de pedir que la ahora senadora nacional tiene que volver al poder. Pero que no se olviden: sería bueno que antes piense en Devolver. 

*****

  Catamarca no está para perder tiempo de ahondar en grietas. Insistiremos cuantas veces sea posible: ALGO nos tiene que unir a los catamarqueños. Ya tenemos dos hechos fundamentales como lo son las festividades en honor de la Virgen del Valle y la Fiesta Nacional del Poncho. Motivos más que valederos para hermanarnos en la fe, en la solidaridad y la armonía. “Los pueblos de gesto antiguo se dan la mano” (de Itacún-Lazarte-Hamlet Lima Quinta), cantan con belleza singular Los Trovadores. Sin embargo, creemos que está haciendo falta una convocatoria amplia a todos los sectores de la vida provinciana por parte del gobierno de turno. Un gesto generoso, sin mezquindades, en torno a una mesa con una agenda que mueva a un fin común: HAGAMOS ALGO POR CATAMARCA. Y que cada sector aporte sus ideas nobles. Sin caer en la arrogancia de sentirse superior al otro. Sin patinar en la soberbia de creerse el mejor. Con humildad y sensatez. Sin tontos fanatismos. Con prudencia a la hora de dirigirse al opositor (que no es un enemigo). La grieta no nos va a llevar a ningún lado. Es tiempo de asumir compromisos de buenas acciones con la gente. Con decisión y coraje. Los cobardes no escriben la historia. Renovemos día a día el carnet de BUENA GENTE que, orgullosamente, escuchamos decir de los catamarqueños en cualquier parte del país y el mundo. Pero no nos quedemos solamente en presumir con el halago. Lo hagamos realidad con más fuerzas a través de los hechos. En otras palabras: manos a la obra.

*****

  “Che, ya es hora de que hagamos algo”. Ese fue el pedido de un radical a otro. Confirmando un anticipo dado por El Esquiú.com, el próximo sábado 24 se concretará un encuentro en Andalgalá, motorizado, entre otros, por el jefe municipal chacarero Gustavo Jalile. La cita fue confirmada por el propio Jalile, quien informó además que participarán de la misma referentes de la coalición Frente Cívico y Social-Cambiemos: intendentes, legisladores nacionales y provinciales, dirigentes de la UCR y el PRO locales y concejales, entre otros. Un reconocido dirigente radical, que por estos tiempos habita los despachos del municipio de Valle Viejo, con su celular pegado al oído y poniendo cara de enojado, dijo: “Yo voy a la Perla del Oeste, pero ojo: no voy a aplaudir lo que digan (Castillo) Oscar ni (Brizuela del Moral) Eduardo. Quiero escuchar por qué estamos tan calladitos los radicales y por qué cuesta tanto encontrar a alguien en la sede partidaria. Me cansé de recibir órdenes de Buenos Aires; los radicales no vamos a permitir que los del PRO pretendan elegirnos quién será el candidato a gobernador”. La idea del encuentro en Andalgalá es reclamarle al Gobierno provincial el Pacto Fiscal que debe bajar para todas las intendencias, pedir explicaciones sobre la merma del 20% en la coparticipación municipal y analizar el tema del financiamiento de los sistemas educativos municipales. Un vocero que prefirió poner a resguardo su identidad, señaló sobre la reunión en Andalgalá: “Los radicales vamos a proponer un diálogo sincero con los amigos del PRO, pero les queremos señalar que tenemos pantalones largos y los hombres capaces de generar alguna expectativa de gobierno para 2019. Que somos socios y no subalternos, que quede bien en claro”. Hasta el martes.

0%
Satisfacción
66%
Esperanza
16%
Bronca
0%
Tristeza
16%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias