Retenciones: el campo no solo exporta granos

martes, 24 de diciembre de 2019 00:10
martes, 24 de diciembre de 2019 00:10

Por Juan Pablo Acosta (*)

No se puede poner en la misma balanza al pequeño y al gran productor. En apariencia, el Presidente Fernández tomó el guante y habría segmentado las retenciones. Anunció la devolución del 100 por ciento de las retenciones a los pequeños productores (de granos), lo cual fue aprobado este viernes en diputados. No obstante, hay muchas producciones regionales afectadas por las retenciones.

Por caso, vale un ejemplo. Un pequeño productor, una familia campesina que habita en la zona más seca y fría de la Patagonia, principalmente cría ovejas y cabras. Aquí, el agua escasea y se disputa su uso con varios proyectos de megaminería contaminante, prohibida por ley en Chubut. Este pequeño productor familiar de la Patagonia casi nunca tiene más de 1000 cabezas entre ovinos y caprinos, sumando alguna que otra vaca.

De esta manera, podría esquilar anualmente cerca de 4000 kilos de lana sucia que, con suerte, vende mejor en forma conjunta a través de una pequeña cooperativa rural o asociación de productores. Así, le genera un ingreso bruto aproximado de 23.000 dólares.- anual, equivalente a 27 hectáreas de soja, por el cual tributa 2.000 dólares por retención a las exportaciones, ya que el 95 por ciento de la lana y el mohair se exporta. Sí, leyó bien.

Cada familia campesina tributa por producir lana el mismo porcentaje que Luciano Benetton, que tiene cerca de 900.000 hectáreas, alrededor de 260.000 lanares y 1.300.000 kilos de lana exportada, desde los campos más húmedos y productivos de la zona.

El 90 por ciento de las explotaciones familiares de la Patagonia crían mucho, pero mucho menos que 1000 ovejas. Es por esto y por las grandes dificultades para vender los corderos y chivitos para abastecer a la industria de la carne, que muchas organizaciones han adherido a la UTT, Unión de Trabajadores de la Tierra, organización gremial de Productores Familiares que este domingo 22 realizó un “Corderazo” de protesta en El Hoyo, cerca del límite entre las provincias de Río Negro y Chubut, vendiendo los corderos y los chivitos a precios populares.

Es muy difícil visibilizar las grandes dificultades de transporte, logística, comunicación, salud y educación que se tienen viviendo en las zonas más inhóspitas del centro de la Patagonia. En el mismo lugar donde los trabajadores asalariados cobran un “plus” por zona desfavorable, los pequeños productores familiares pagan las mismas retenciones que los grandes estancieros. Saludamos que la AFIP devuelva las retenciones, según el texto que Alberto Fernández agregó a la ley de emergencia económica.

Sin embargo, la medida solo abarca la producción de trigo, maíz, soja y girasol. El “otro campo” produce y exporta mucho más que granos. Alberto Fernández podría devolver las retenciones incluyendo al 100 por ciento de los pequeños productores, especialmente aquellos que se asocian a cooperativas. Esto es indispensable. Pueden encontrarse mecanismos muy simples para evitar que Luciano Benetton y la cooperativa Chacay Mamil de Gdor. Costa paguen el mismo impuesto por producir lana.

(*) Ingeniero agrónomo, referente de la UTT - Unión de Trabajadores de la Tierra - Regional Comarca Patagonia.
 

50%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias