Columna de opinión del CPN Germán Vittore

Jauretche tenía razón

¡Fieles defensores de un modelo; que no les pertenece!
domingo, 10 de marzo de 2019 02:03
domingo, 10 de marzo de 2019 02:03

En la columna anterior les decía que: “en las próximas elecciones (presidenciales); si no nos une el amor; que lo haga el espanto (de todo lo realizado y del desastre ocasionado)” y que, “por el bien de todos, debía prevalecer el instinto de supervivencia (ante cualquier otro)”. Además manifestaba que este Gobierno, de la 2da. Alianza Cambiemos, es un éxito rotundo para los sectores económicos, poderosos y amigos que representa y un monumental fracaso para el resto del pueblo argentino.

Para seguir profundizando el análisis, y en sintonía a todo lo dicho, voy a rescatar un decir del pensador, escritor y político argentino “Arturo Jauretche”; que con un marcado sentido de igualdad y justicia social primero fue radical (Yrigoyenista y FORJA) y luego peronista (pura cepa) y que acuñó (o hizo populares) términos como “Cipayo”, “Vendepatria” y “Oligarca”.

“Los hombres que aprenden de la vida diaria y de sus necesidades insatisfechas, se vuelven sabios por el estómago vacío y distinguen bien lo que es bueno de lo que es malo para ellos, que suele ser coincidente con lo que es bueno para el país. El problema está en esas amplias capas medias, que están educadas y son lectoras de diarios como La Prensa, La Nación o Crítica. Esos están educados, pero mal educados. Sus cabezas han sido conquistadas por un falso sentido común, repleto de zonceras. De esas falsedades que, de tanto repetirse, se instalan como premisas. Entonces los más educados son también los peor educados. El medio pelo es, en nuestra sociedad, el hombre que se mira en un espejo equivocado, que no es el propio. La oligarquía es una minoría ínfima en nuestra sociedad; son dueños de la tierra, sí, pero su mayor poder es el de ser dueños de la cabeza de miles de argentinos de clase media, que, sin tener más tierra que la de los canteros del patio, se comportan como fieles defensores de un modelo que no les pertenece.” (extracto de una charla entre Jauretche y Perón, en 1944)

Ante la nefasta realidad actual; las palabras de este gran pensador tienen una vigencia inusitada y nos deberían hacer reflexionar, no? 

Cruenta realidad, donde pocos pueden hoy desconocer que es fruto de las políticas que implementó este Gobierno “oligarca y cipayo” (como seguramente lo definiría Jauretche). Gobierno que logró ser electo gracias al voto de millones de compatriotas de clases medias y bajas de todo tipo (pequeños y medianos empresarios, jubilados, pensionados, desocupados, trabajadores, docentes, profesionales independientes, comerciantes, pobres, indigentes, etc.); que la sufren, con pérdida de calidad de vida y derechos universales, con desempleo, con carencias elementales y hambre. 

¿Cómo logró este “Gobierno Pro” hacer que lo voten millones de personas “sabias por el estómago vacío”? 
Razonemos; ¿habrá sido la promesa de “Pobreza Cero”? (fue demasiado tentadora, no?). 
Don Arturo seguramente nunca imaginó que un Candidato, surgido de la “Patria Contratista” y de la mano de un asesor ecuatoriano, embaucaría con dicha ilusión; a vastas esferas marginales de la población.   

¿Y cómo logró el voto de las “amplias capas medias”?
Razonemos; ¿habrá sido la promesa de bajar la inflación a un dígito, porque era lo más fácil de realizar? o ¿habrá sido la promesa de que ningún trabajador iba a pagar el impuesto a las ganancias? o ¿habrá sido la promesa de que no iba a realizar ajustes, ni iba a devaluar? o ¿qué iba a crear más de 2 millones de puestos de trabajo, cuidando los que teníamos? o ¿qué iba a cuidar a las Pymes y a pequeños productores? o ¿qué iba apoyar, reivindicar, darles el prestigio social que se merecen y pagarles bien a los docentes? o ¿qué iba a desarrollar y expandir la economía? o ¿la “lluvia de inversiones”? o ¿el “Plan Belgrano”? o ¿qué iba a unir a los argentinos? o ¿qué “Fútbol para todos” iba a seguir (pero sin política)? o ¿el millón de créditos hipotecarios a 30 años? o ¿qué iba a garantizar la libertad de expresión? o ¿qué iba a cuidar de nuestros abuelos?, etc., etc., etc.
 
Todos conocemos sobradamente los resultados de estas promesas; y, seguramente Don Arturo, nunca imaginó tamaña y descarada estafa electoral, no?

Pero más allá de todas las falsas promesas, es relevante (percátense que no digo: fue) como los grandes medios “conquistan la cabeza” de millones de compatriotas (los “mal educados lectores de diarios como La Prensa, La Nación o Crítica”; hoy serían principalmente La Nación -que sigue vigente- y Clarín -con todos sus satélites- a los que se referiría Jauretche); que adoptan un falso sentido común y que, de tanto repetirse, lo transforman en premisas indiscutidas. Veamos sólo 4 ejemplos, de las muchas que hay:  

1.    “Se robaron todo; ¡hasta un P.B.I.!” (la pesada herencia)
Más allá de la corrupción estructural de nuestro País, que lejos estoy de pretender defender, la falsa premisa del “se robaron todo” se desmorona ante los hechos fácticos de haber desendeudado fuertemente al País, de haber subsidiado los servicios públicos (que ¡no eran gratis! sino que parte lo pagaba el Estado; otra falsa premisa), de los innumerables y beneficiosos planes implementados, de las millones de jubilaciones creadas, de la creciente inversión en ciencia, educación, salud, infraestructura, etc., etc., etc. Nos preguntemos: ¡¿Cómo fue posible realizar todo eso, no sólo sin tomar deuda externa sino hasta pagándola, si se robaron todo?!
Además; cada vez que se buscó la ruta del dinero “K”, siempre se encontró la del dinero “M”. 
¡Se robaron un P.B.I.!, se repite como loro sin tener la mínima noción siquiera del monto que representa; es un sinsentido absoluto. Pero excavar media Patagonia, sin encontrar más que tierra, es de alto impacto mediático, no? 

2.    “El Populismo” (el culpable de todo y al que no hay que volver).
La premisa del “malevo Populismo” nació cuando se implementó la AUH, un plan magistral para recomponer el tejido social y devolverle algo de dignidad a millones de compatriotas expulsados del sistema luego de la gran crisis del 2001; un plan exitoso, reconocido y aplaudido a nivel mundial (que este Gobierno sigue manteniendo y profundizando pero por espurios y electorales objetivos). Si eso es populismo (intentar un mejor vivir e igualdad de oportunidades para los que menos tienen), deberíamos ser todos populistas, no?

3.    “Ahora somos más libres” (de un Estado opresor)
¡Nos liberaron del Cepo! (¿recuerdan?), lo que significó la desregulación del mercado cambiario y de capitales. Se dejó de administrar nuestro Tipo de Cambio, devaluando estrepitosamente nuestra moneda (hoy tiene un nuevo record, superó los $ 43), haciendo escalar sin freno la inflación; se promovió la obscena timba financiera (las tasas siguen en la estratósfera) y se permitió la desfalcadora fuga de divisas (¡ya se fugaron más dólares de los que nos prestó el F.M.I.!). 
¿Qué les parece? Una libertad muy selecta; que beneficia a unos pocos, no?. Una hermosa “premisa” que entusiasma, pero es “mirarse en un espejo equivocado, que no es el propio”.

4.    “Volvimos al mundo” (del que supuestamente estábamos excluidos)
Esta premisa fue sinónimo de pago desmesurado y rápido a los Fondos Buitres, del regreso al F.M.I. y de un endeudamiento condenatorio, monumental e improductivo y de la apertura indiscriminada de importaciones de bienes terminados que destruyó nuestro comercio e industria nacional. Una hermosa, pero efectiva, “zoncera”, no?

Espabilemos; todos, en mayor o menor medida, estamos “educados/conquistados por un falso sentido común, repleto de falsedades -que de tanto repetirse- se instalan como premisas”. A la luz de los hechos y de la realidad sufrida; ¿“no nos estaremos mirando en el espejo equivocado”?; ¿no estaremos haciendo como propios intereses de “la oligarquía, que a pesar de ser una minoría ínfima en nuestra sociedad, ha logrado ser dueños de la cabeza de miles (millones) de argentinos”?

Me despido anhelando que esos “miles (millones) de argentinos de clase media, que, sin tener más tierra que la de los canteros del patio, se dejen de comportar como fieles defensores de un modelo que no les pertenece” y que en estas próximas elecciones presidenciales no convaliden la profundización de este ajeno modelo neoliberal, que lleva adelante este Gobierno “oligarca y cipayo”, que sólo traerá más sufrimiento y exclusión para los “sabios por estómagos vacíos y los medio pelo” de nuestro País. 
A reflexionar sin prisa; hasta la próxima.
 

66%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
16%
Incertidumbre
16%
Indiferencia

Comentarios

12/03/2019 | 03:56
#2
El “populismo” gobernó el pais desde 1989 hasta 2015 (excepción de solo 2 años del inepto de la Rua) esto es 24 años!!! Que país entrego ? Con corruptos ricos, con pobreza estructural severa, con sociedad con países donde la gente se muere de hambre. NO QUEREMOS REGRESAR A ESO, VOTEMOS A MACRI O CUALQUIER OTRO PERO...NO VOLVAMOS A LOS MISMOS DE SIEMPRE!!!!
10/03/2019 | 12:00
#1
Jauretche murió en 1974

Otras Noticias