Opinión

¿Ustedes saben con quiénes juegan sus hijos e hijas?

lunes, 13 de mayo de 2019 03:43
lunes, 13 de mayo de 2019 03:43

Por Rodrigo Morabito (*)

El Fortnite es un juego que hace ya un tiempo se encuentra de plena moda entre niños y adultos que fue lanzado en julio de 2017. 

En un principio, se trataba de un juego de zombies en el que los supervivientes tenían que cooperar online para mantenerse a salvo de los muertos vivientes, que intentaban conquistar la tierra. Sin embargo, no alcanzó la fama hasta que no se lanzó el modo Battle Royale, en el que pueden participar hasta 100 jugadores y cuyo objetivo es ser el último que quede en pie.
El Fortnite, es un juego que se puede jugar en línea con distintas personas del mundo, sin embargo, la locura por participar merece algunas advertencias y reparos.

En primer lugar, puede verse como positivo que al jugar en equipo se aprende a trabajar en equipo, mientras que lo negativo es que se trata de que consiste en matar zombies para lo cual se utilizan armas y, por ende, violencia. 

Ahora bien, para seguir teniendo en cuenta por parte de los padres, en el juego se puede participar de tres modalidades: 1) en forma individual, 2) con otro amigo o compañero y, 3)  formar un equipo hasta de cuatro personas que pueden ser amigos o gente al azar.

En este último supuesto (más allá de otras advertencias y cuidados que deben asumir los papás respecto de un juego viral en el mundo y con un alto contenido de violencia), es donde las precauciones deben extremarse.

Claro que deben extremarse, en primer lugar porque a través de la modalidad del juego en línea, los niños aprenden o pueden aprender un lenguaje inadecuado y ofensivo a la par de imitar conductas violentas, en segundo lugar, porque al interactuar con desconocidos (los jugadores se esconden tras un avatar), estos pueden ser adultos que a su vez aprovechan la ocasión para contactarse con los niños o niñas, obtener información de ellos por ser amigable, simpático y confiable y, a partir de allí, continuar con el contacto por otros medios, obtener imágenes sexuales del niño o niña y luego extorsionarlo para concretar un encuentro y abusar sexualmente de él. Una clara situación de grooming (delito del código Penal previsto en el art. 131) o también de pornografía infantil (previsto en el art. 128 del Código Penal) o, finalmente de abuso sexual (art. 119 del Código Penal).
Observen los papás lectores hasta donde pueden llegar las consecuencias de un juego en línea.

Los expertos recomiendan jugar al Fortnite a partir de los trece (13) años pero es común verlos desde antes de esa edad (debo confesar que lo he observado personalmente) y en ocasiones sin ningún tipo de control o preocupación por los adultos de la familia, total (suele decirse) “está en casa y en su dormitorio con el celu o la compu. Me quedo tranquilo”. Discurso este último que debe ser superado, pues que los niños o las niñas estén en casa y solos en su dormitorio con un celular o una computadora en línea y, a la merced de desconocidos, debo aclararles que se encuentran en un “POTENCIAL PELIGRO O RIESGO” de ser víctimas de un delito por parte de extraños o también hasta de conocidos ¿por qué no? y si no están preparados o aconsejados previamente por los papás acerca de los peligros virtuales, pueden convertirse fácilmente en víctimas.

En Fortnite, es importante tener muy en claro (enfatizo con insistencia en ello) que se puede chatear y conversar con otros jugadores en tiempo real, sin embargo, señalan expertos que el chat de texto no se puede bloquear lo que genera riesgos extras, en tanto el niño puede tener una conversación con un desconocido sin que sus padres se enteren.

Los niños, niñas y adolescentes (como también los adultos) dejaron de hacer muchas cosas debido al avance de la tecnología sobre sus vidas; por jugar al Fortnite o Free Fire u otros juegos virtuales (lo cual no está mal que lo hagan si están aconsejados y controlados, en otras palabras, si se han tomado por parte de los adultos las debidas precauciones) se pierden muchas actividades saludables y aconsejables en la infancia, pues, no tengo dudas que haciendo un deporte o jugando en tiempo real se crece sano y fuerte, se aprende a interactuar y trabajar en equipo, incluso, a ser solidario y enfrentarse a las adversidades buscando la forma de superarlas por sí mismos, que es en definitiva lo que deberán hacer en sus vidas como adultos.
 

72%
Satisfacción
0%
Esperanza
18%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
9%
Indiferencia

Comentarios

13/05/2019 | 07:41
#0
sr morabito y usted por q no investiga bien a los violadores de niños q les da la libertad hacer un socio ambiental al menos por q esa libertad q firmo era mentira

Otras Noticias