Columna de opinión del CPN Germán Vittore

¡La revolución “de la alegría”!

El neocolonialismo “PRO”.
domingo, 26 de mayo de 2019 00:00
domingo, 26 de mayo de 2019 00:00

Ayer festejamos el 209° aniversario de la “Revolución de Mayo”, donde nuestros patriotas dieron inicio al proceso de surgimiento de un Estado Argentino independiente y autónomo; y pensar que hoy, con la “Revolución de la alegría cambiemita”, hemos vuelto a ser colonia de los poderes centrales. 
En aquella época dimos los primeros pasos para independizarnos de la hegemonía española; y hoy, estamos (de nuevo) bajo el yugo del dominante País de América del Norte (la contemporánea potencia mundial).

El actual Gobierno con su cruento proyecto neoliberal, que sólo se sostiene y depende del endeudamiento externo descontrolado e improductivo, ha puesto a nuestro País a merced de las garras del implacable F.M.I. (brazo ejecutor del País de las 51 estrellas). Que actualmente no sólo dicta de manera evidente y descarada nuestra política monetaria y cambiaria, sino que implementa fortísimos ajustes sobre nuestras cuentas públicas menoscabando todos nuestros derechos elementales y condenándonos a la postergación económica; con el único objetivo de, no sólo lograr cobrar el capital y los intereses del mayor préstamo que haya otorgado en toda su historia sino administrar en su provecho nuestros recursos naturales y garantizarse su externo abastecimiento de materias primas alimenticias.

Esta cipayez cambiemita que hipoteca el presente y el futuro de próximas generaciones y que menoscaba la soberanía política y económica de nuestro País, poniendo en serio riesgo a nuestra República, seguramente haría retorcer en sus tumbas e indignaría inconmensurablemente a los próceres que fundaron nuestra Patria.

¿Qué País queremos?
Hoy, ante esta nefasta realidad y obsceno neocolonialismo Pro, más que nunca nos tenemos que preguntar: ¿Qué País queremos?

¿Queremos un País soberano e independiente, que defina su propio destino como Nación?; ¿queremos un País inclusivo, donde viva dignamente toda su población?; ¿Un País con derechos universales y elementales garantidos, donde la exclusión social, la marginalidad, el hambre y la pobreza se reduzcan a su mínima expresión?; ¿Queremos un País próspero, desarrollado, equitativo, etc.?; etc., etc., etc. 
Descartando que la respuesta de todos Uds. será afirmativa; entonces es crucial, elemental, definitorio y necesario definir qué Estado queremos.

¿Qué Estado queremos?
¿Queremos un Estado presente, activo, que intervenga nuestra economía en su justa medida y aplique políticas con el único objetivo de beneficiar al interés general; y en especial, a los más vulnerables de nuestra sociedad? o ¿un Estado ausente, marginal, pasivo, reducido, que desregule y libere, al antojo de unos cuantos locales y foráneos poderosos, nuestra economía y se implementen medidas que representen sus mezquinos intereses sectoriales; y que una vez desbordados de utilidades, derramen sus sobras sobre el resto de la población argentina?   

Modelos “A” y “B”
Para avanzar y profundizar el análisis; veamos dos modelos políticos y económicos (también ideológicos) totalmente contrapuestos, nos vayamos a los extremos. Por el momento sólo los llamaré “Modelo A” y “Modelo B” y expondré una docena de características de cada uno de ellos en el Cuadro adjunto que invito observen.


¿Qué modelo prefieren?
Para bajar, lo expuesto en el Cuadro, a la agrietada actualidad; ¿prefieren el modelo “A” que podríamos tildar de “Populista” o el “B” categorizado de “Neoliberal”? 
En base no sólo a sus sentires, convicciones e ideales; sino también, a sus vivencias, preferencias e intereses individuales y colectivos: ¿qué modelo prefieren?

No debería ser difícil su elección ya que hemos vivido (o sufrido) ambos modelos en nuestra reciente historia, en los últimos 42 años se han intercalado de diferentes maneras y bajo diferentes exponentes. Hagamos una cronología:

1. 24/03/1976 - 12/12/1983 (5 años y 9 meses): Gobierno Cívico-Militar (Videla, Viola, Galtieri y Bignone) modelo a ultranza neoliberal (un calco del actual).
2. 10/12/1983 - 09/07/1989 (5 años y 7 meses): Radical (Alfonsín) coaptado por el “neoliberalismo” terminó siendo un intento totalmente fallido de “populismo” (los poderes concentrados lo boicotearon, generaron la hiperinflación y entregó antes de tiempo su mandato al “Menemato”).
3. 09/07/1989 - 12/12/1999 (10 años y 5 meses): “Peronista” (-bien entre comillas- Menem) alejado de la justicia social, de marcado tinte neoliberal y privatizador (estafa ideológica y electoral, esta última tal vez no tan obscena como la actual).
4. 10/12/1999 - 20/12/2001 (2 años): 1era. Alianza (UCR - De La Rúa) continuó y agudizó el modelo neoliberal anterior (el F.M.I. gobernaba descaradamente, endeudada exponencialmente y ajustaba cruentamente; al igual que con el actual).
5. 20/12/2001 - 25/03/2003 (1 año y 6 meses): “Legislativo” (Puerta, Rodriguez Saa, Camaño, Duhalde), podríamos incluirlo como peronista y tildarlo de “populista” (etapa de transición pos crisis 2001, luego del corolario de 25 años de neoliberalismo, que provocó la monumental e histórica debacle social, económica, financiera y política de la argentina).
6. 25/03/2003 - 10/12/2015 (12 años y 6 meses): Peronista/Kirchnerista (Néstor y Cristina Kirchner), netamente peronista y los calificados pura cepa de “Populista” (época de crecimiento económico sostenido y de fuerte recomposición del dañado entramado social).
7. 10/12/2015 - ¿10/12/2019? (4 años): 2da. Alianza (Pro/UCR/ARI - Macri), de renovado y fortalecido tinte neoliberal (que en sólo poco más de 3 años implosionó nuestra economía real, deterioró todas las variables sociales y nos endeudó hasta la coronilla y a 100 años).  

Es decir que de los últimos 42 años; bajo el yugo “neoliberal” vivimos 22 (un 52 %) y bajo el yugo “populista”, incluyendo al gobierno de Alfonsín, vivimos 20 (un 48 %), casi un “fifty/fifty”. Pero si sacamos el Gobierno de Alfonsín del “populismo” que más allá de sus loables intenciones fue dominado por el “neoliberalismo”, la relación se transforma en un 67 a 33 %; es decir que dos tercios de los últimos 42 años (situación que tranquilamente podríamos extenderla a los famosos “últimos 70 años”) hemos vivido bajo el suplicio del “neoliberalismo”. 

Pero más allá de estos porcentajes y categorizaciones; lo importante acá es que todos los argentinos de a pie reconozcamos cuando logramos vivir dignamente y se tomaron medidas en pos del interés y del bienestar general, cuando se garantizaban y reconocían derechos y se disminuía la postergación y la exclusión social; y cuando, se defendieron intereses sectoriales y la sociedad se endeudó, hipotecó y sufrió ajustes, desocupación, hambre y pobreza.
No es para nada difícil reconocerlo, no?

La clave: “gobernar en pos del interés general”
Ante la cercanía de las próximas elecciones presidenciales, el Gran Pueblo Argentino necesita tener en claro qué País y qué Estado quiere (el “A” o el “B”); y votar a conciencia, en pos de esa preferencia (en casi la única oportunidad que la democracia lo escuchará, pensando en los próceres de la Revolución de Mayo y en sus ideales de independencia y libertad).
Mi humilde, sano y desinteresado consejo es que votemos por una propuesta electoral que demuestre claras y definidas convicciones e ideales en gobernar en pos del interés general (y no del sectorial y cipayo). Esa es la clave.

Fuerte abrazo y hasta la próxima.


 

81%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
6%
Tristeza
0%
Incertidumbre
12%
Indiferencia

Comentarios

26/05/2019 | 08:24
#0
Te faltó mencionar en el modelo A Estado ladrón. Es mi humilde y desinteresada opinión. Cambiemos no es un gobierno neoliberal, al contrario, ojalá lo hubiera sido porque no estaríamos en la situación que estamos actualmente.
26/05/2019 | 08:23
#-1
Te faltó mencionar en el modelo A Estado ladrón. Es mi humilde y desinteresada opinión. Cambiemos no es un gobierno neoliberal, al contrario, ojalá lo hubiera sido porque no estaríamos en la situación que estamos actualmente.

Otras Noticias