33 de mano

37 años después: ¡todavía cantamos!

martes, 27 de octubre de 2020 01:05
martes, 27 de octubre de 2020 01:05

El próximo viernes 30 de octubre no es una fecha más en el calendario de los argentinos: se cumplirán 37 años ininterrumpidos de democracia en nuestro país. Argentina ha logrado transitar el período más largo de estabilidad político-institucional de su historia. El 30 de octubre de 1983 será recordado por siempre como el Día de la Democracia. El abundante material periodístico de aquellos tiempos nos cuenta que después de más de siete años de dictadura militar había llegado la jornada en que la mayoría de los diarios argentinos coincidían con un mismo titular: “El día que la voluntad popular volvió a gobernar la Argentina”. Las fotografías muestran de manera elocuente rostros felices, miles y miles de caras sonrientes; de radicales en mayor medida, pero también de peronistas, socialistas y otras expresiones políticas. Una multitud había ganado  la calle para gritar su alegría. Raúl Ricardo Alfonsín había ganado la presidencia el 30 de octubre con el 51, 8% de los votos y esperaba el 10 de diciembre para jurar como la máxima autoridad nacional. Cuenta el archivo que un gran reloj de pared, a sus espaldas, marcaba las 8.07 del minuto más trascendente de su vida “y uno de los más destacados de la historia del país”. Fue cuando en el Congreso de la Nación dijo “Juro por Dios, nuestro Señor, y estos Santos Evangelios, desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de presidente de la Nación y hacer observar fielmente la Constitución de la Nación Argentina. Si así no lo hiciere, Dios y la Nación me lo demanden”. Luego, su discurso duró poco menos de una hora. Arremetió con un “el fin no justifica los medios”, en referencia al pasado imediato.Volviò a hacer gala de su discurso claro y enérgico  y sus llamados a la paz y la esperanza, “erradicando para siempre la violencia” , y su firmeza para reiterar la convocatoria “a la unidad nacional”.

//////////

La crónica de aquellos momentos inolvidables describe a un Alfonsín sonriente, “pero que no por eso deja de verse algo circunspecto, tal vez adivinando las horas por venir, que no serán nada sencillas”. Alfonsín conocerá “la furia militar de los carapintadas, el malestar de los mercados financiero, las pujas y presiones de los sindicalistas, y la impertinente y destructiva hiperinflación”. El histórico juicio a las Juntas había puesto fin a la tradición de la impunidad, mientras la irrepetible Mercedes Sosa decía: “La democracia es lo mejor que pudo pasarnos a los argentinos”.


Con un país en estado de conmoción (particularmente por una terrible inflación), en 1989, Alfonsín decretó el estado de sitio el 30 de mayo y tras una negociación con Carlos Menem renuncia a su cargo y anticipa la entrega del gobierno para el 8 de julio. Las que siguen, son algunas anécdotas que aparecieron en un extraordinario suplemento del diario Clarín un 5 de abril de 2009.
  -Alfonsín y el dinero: nunca llevó plata en el bolsillo mientras fue presidente. Ya en el llano, lo recuerdan generoso con sus amigos. Tenía cierto desdén por lo material.


  -Tanguero. Aparece en una foto escuchando cantar tangos a Edmundo Rivero, a quien admiraba.
  -Respetado. Los jefes de gobiernos de todas las latitudes y presidentes de los países vecinos, le tenían un gran reconocimiento a su estatura de estadista.


  -La gran noche. Cuando el histórico triunfo del 30 de octubre empezaba a afirmarse con nitidez, en la quinta de Don Torcuato comenzó a escucharse con más fuerza. “Siga, siga, siga el baile, al compás del tamboril, democracia para siempre de la mano de Alfonsín”.


  -El arquero. La quinta de Olivos no tenía todavía cancha de fútbol. Igual, funcionarios y periodistas improvisaron un picado. Alfonsín decidió jugar de arquero. Y le cobraron un penal en contra. Lo pateó Mario Brodersohn y Alfonsín lo atajó, al grito de “soy un arquerazo”.


37 años de democracia. De la mano de un gran demócrata. Fueron años difíciles, pero hoy podemos gritar que, pese a todo y contra todo, ¡todavía cantamos! Y decirle al chango de Polcos que mucha razón tiene cuando mientras escucha a Heredia (su músico de cabecera) sostiene que “cada día soy menos radical y más alfonsinista”.

80%
Satisfacción
5%
Esperanza
0%
Bronca
10%
Tristeza
0%
Incertidumbre
5%
Indiferencia

Comentarios

28/10/2020 | 15:49
#4
POR LEJOS EL MEJOR PRESIDENTE ARGENTINO DESDE EL REGRESO DE LA DEMOCRACIA.
27/10/2020 | 20:43
#3
Cómo se lo extraña Don Raúl, no habrá otro igual, Usted nos enseñó a defender la DEMOCRACIA!
27/10/2020 | 20:43
#2
Cómo se lo extraña Don Raúl, no habrá otro igual, Usted nos enseñó a defender la DEMOCRACIA!
27/10/2020 | 16:48
#1
Don Raúl Ricardo Alfonsín, un GRANDE dirigente del mejor partido que tiene y tuvo la Argentina
27/10/2020 | 10:02
#0
en el circo del caso morales vos cantaste en el congreso para ayudar al procesista arnoldo castillo, anda a hacerte el democrata a otro lado ganapan

Otras Noticias