Opinión

Octubre y la frontera de la República

martes, 10 de noviembre de 2020 00:55
martes, 10 de noviembre de 2020 00:55

El mes de octubre contiene, entre otras, dos de las fechas más caras al sentimiento peronista.  En esta temporada de pandemia ambas jornadas nos movilizaron especialmente: el 17 y el 27.  


 Trascendiendo su primer significado, el ejercicio popular de celebración del Día de la Lealtad y de la recordación de la partida del Compañero Néstor Kirchner excedió el límite simbólico del partido, del movimiento y aun el del campo nacional y popular. Se inscribió, sin lugar a dudas, en la hechura misma de nuestra actualidad como nación.


Sobre el final del recorrido de octubre hay una estación que, asimismo, es de todos los argentinos: el 30.   En ese domingo de 1983 se realizaron las últimas elecciones generales en dictadura y se reabrió la puerta de un tiempo democrático que, desde entonces, transcurrimos sin interrupciones.


Aquellos comicios consagraron un vencedor, el Dr. Raúl Alfonsín, con lo que ese día del calendario ha sido atesorado en particular por radicales.  Sin embargo, tal como ocurre con las fechas que referimos al inicio, su indicador es celeste y blanco, sin distinciones, porque a partir de aquel momento fue irreversible el juramento patriótico del pueblo argentino por la sujeción a la ley fundamental.


Es oportuno rememorar algunas de las circunstancias que empujaron al colectivo hacia la frontera de la convivencia democrática pero que, por dañinas y trágicas que fueran y a pesar de sus nefastas consecuencias aún no saldadas, no llegaron a fracturar aquel juramento ni traspasaron el límite de la república.


Para enumerar algunas de las agresiones que soportó el conjunto, anotamos que desde 1983 sufrimos intentonas golpistas, quebrantos económicos y sociales -uno, el de 2001, con sangre derramada y un presidente renunciado-, endeudamientos gigantescos sin contrapartida, atentados terroristas…


En el trazo grueso, de todo aquello hemos procurado salir enteros como colectivo y, aunque quedan sin responder algunos interrogantes, pudimos hacerlo.   Lo logramos porque no abjuramos de la promesa de dar continuidad a la soberanía de la voluntad popular.  


Una república aguanta y resiste cualquier hecho derivado de conductas primitivas y cobardes, de fraudes y de crímenes contra el cuerpo social, en tanto las autoridades legítimas empleen instrumentos legales para superarlos. A la larga, el devenir democrático resuelve todo dilema.


Solo hay una frontera que no se atraviesa sin herir de muerte el ideal republicano. Una nítida frontera, señalada e iluminada por la Constitución Nacional y reconocida por la ciudadanía. Es la que prohíbe al gobernante el uso del aparato del estado para meter presos a los adversarios a voluntad.  Un sistema en el que el mandatario utiliza esa práctica infame deja de ser una democracia y pasa a ser una tiranía, por más que conserve la fachada de institucionalidad. Nada ha caracterizado a los despotismos a lo largo de la historia contemporánea como los calabozos ocupados por inocentes.


Por eso es que asistimos con estupor al progreso de denuncias e investigaciones en las que están involucrados agentes de inteligencia orgánicos y externos, fiscales, ex funcionarios, periodistas, jueces y demás personajes.  Todos vinculados a presuntas operaciones dispuestas durante el mandato de Mauricio Macri con el fin de perseguir, extorsionar y encarcelar opositores políticos y empresarios no condescendientes.


Honrar el 30 de octubre nos lleva a advertir que, si en la Argentina hubiera existido una colusión de esa naturaleza, efectivamente se habría cruzado la frontera de la república y, en concreto, habríamos estado sometidos al arbitrario capricho de tiranos.
También, nos obliga a comprometernos para exigir sanción a los responsables y a militar para que, definitivamente, ¡nunca más! vuelvan a regir el destino común.

Dr. David Selser
Ingeniero y abogado
Ex ministro Producción 
de Catamarca 
y directivo de la CGE
 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias