33 de mano

Canillita: ese grito que no morirá jamás

martes, 3 de noviembre de 2020 01:32
martes, 3 de noviembre de 2020 01:32

  El próximo sábado se recordará un nuevo Día del Canillita. Nada para celebrar: la maldita pandemia ha castigado con dureza a los vendedores callejeros de los diarios que, lamentablemente, de muchos años a esta parte  vienen padeciendo la notable caída de venta de ejemplares -aquí, en el país todo y en el mundo entero- por el avance de otros formatos en materia de comunicación, entre ellos internet y las redes sociales. Vale tener en cuenta que el 7 de noviembre se decretó la recordación, en honor al fallecimiento de  Florencio Sánchez. Aunque nació en  Montevideo, Sánchez vivió en Buenos Aires, donde en su calidad de autor teatral hizo la obra, un sainete, a la que le puso el nombre de “Canillita” al chico que vendía el diario. Pero hay una inspiración tanguera que lleva por título “Para vos, canilla”, cuya letra es de Julio Martín y música de Horacio Quintana. Una pintura inequívoca cuando dice: “Manos laburantes moldearon tu arcilla/ mezcla milagrera de obrero y gorrión/ quien nace diarero morirá canilla/ cumpliendo en la vida la ley del pregón/ Por vos, Buenos Aires (disculpen, nos permitimos cambiar “Por vos, Catamarca”) se despierta al alba/ colgando en el aire sus trapos al sol/ sos el estribillo de un tango que arranca/ allá entre las teclas de una redacción/ Pegao a tu silbo anda siempre un tango/ hijo de la noche que se arrima a vos/ porque sabe en fija que tiene un amigo/en todos los sitios donde hay un pregón/ Canilla…quien peina canas diarieras habrá soñao cien quimeras que el tiempo hizo mil astillas/ canilla…peleando la vida a gritos ganaste un kilo de amigos que tu parada acaudilla/ Hermano… la noche me dio un barato pa’ estar en tu esquina un rato/ y evocar con tu pregón una leyenda sencilla/ que cuenta como a un canilla la vida lo hizo gorrión”.

*****

Los que peinamos canas y tuvimos la suerte de habitar la redacción de un diario por largos años, sabemos quiénes son los  canillitas, amigos integrantes de  aquella otrora gran familia. ¿Recuerdan aquel grito madrugador de “¡niooonnn!” que nos avisaba que se acercaba el changuito que vendía La Unión? Hojeando el álbum de la memoria, nos entrega postales valiosas: el “Cepillo” Valdez o Antonio Monetti, “canillas” y destacados deportistas: uno en ciclismo, el otro en boxeo. El querido “Tití” Verón con su bastón blanco (gran dirigente comunitario); el grandote Carrasco y su motocicleta; el Cordobés y su inconfundible tonada; el “Gatica” nuestro de cada día (así conocido por su increíble parecido con uno de los grandes ídolos del boxeo argentino José María Gatica), que tenía su parada en la esquina de la Minerva, donde hoy se reconocen dominios de Elba Cativa, o “Carmela”, como cariñosamente la identifican todos; la señora de asistencia perfecta que solía estar sentada en la esquina de República y 9 de Julio, frente a la farmacia del mismo nombre. ¡Y tantos otros! Los que de generación en generación le pelearon a la vida con sol, con viento, con calor o frío, con lluvias y temporales. Los que después criaron a sus hijos y les posibilitaron estudiar hasta alcanzar un título profesional. Los que tenían como único despertador el sentido de la responsabilidad y el sacrificio cotidiano. Los que compartían el jarro de mate cocido y el pan en el pasillo cuando el diario La Unión abría el portón bien tempranito, de madrugada. ¡La pucha que eran dignos laburantes de un más digno oficio todavía! Ya quedan pocos de lo que fuera la “gran familia de los canillitas”. Uno de ellos, Ramón “Cacho” Iturre, el “Rafa” de la parada de República y Rivadavia recuerda que hace ¡47 años! está en el lugar vendiendo diarios. Y dice estar dolido porque los canillitas son los eternos olvidados. “No lo digo por mí -aclara-, pero son muchos los que quedaron sin llevar un peso a la casa. Da mucha pena lo que está pasando”. Se viven otros tiempos. Cuentan que hace muchos años había un canillita que voceaba La Unión todas las mañanas. Y que, hombre ya,  murió sin poder ver a su hijo director de ese diario. ¡Salud, canillitas! El grito eterno que no morirá jamás.

Kelo Molas 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

3/11/2020 | 19:11
#149006
Ya cerró la union kelo, actualizate cansan las notas de autocelebracion tuyas y del piji, comprense un espejo cada uno y amense en su casa
3/11/2020 | 14:10
#149005
Muy buen comentario. Es un merecido reconocimiento a esos esforzados trabajadores. Felicitaciones
3/11/2020 | 12:18
#149004
En las décadas del 60 y 70 había un canillita parecido a Cafrune que nos dejaba el Diario La Unión y revistas.

Otras Noticias