Opinión

“El Dr. Cáceres no entendió…”

jueves, 24 de septiembre de 2020 01:10
jueves, 24 de septiembre de 2020 01:10

El Dr. José Ricardo Cáceres, juez de la Corte de Justicia de Catamarca, no entendió…; ni la exigencia de condiciones que el senador nacional Oscar Castillo reclamaba para los ya designados nuevos cortesanos, ni mi comentario sobre la inevitable comparación con similares circunstancias que él mismo debió atravesar, antes de ser ungido en la misma, como tan alta magistratura.


Por aquello de que “ley pareja no es rigurosa...”, nada más. Para ser más didáctico y esclarecer al “Pepe” debo decir que, su amigo y correligionario Castillo, demandaba para los ya designados Fabiana Gómez y Hernán Martel, que “además de tener 35 años, saber leer y escribir, tener comprensión de texto y contar con un título”, pudieran exhibir “una trayectoria mínima no solo en la actividad judicial sino catedrática, haber escrito un par de libros, tener opiniones sobre cuestiones jurídicas”, de las “que carecen”, enfatizaba Castillo.


Pero era sobre LOS ANTECEDENTES, no acerca de la producción de sentencias, la “colaboración” y la “coautoría” en apenas dos publicaciones, de ignoto valor como jurisprudencia, o un repertorio de fallos al cabo de casi 30 años de -más que dilatada- trayectoria en el máximo estrado de la Justicia de Catamarca.


Sin mitigar mi rebuznada ignorancia, en su esmerada reacción como pretendido descargo a mis sencillas inquietudes, me “tiró” con el improbable dato de “múltiples conferencias”, sin mencionar los eventos, cátedras o ilustrados claustros y auditorios de tan “aquilata” sapiencia.


Y una de las “2” publicaciones de las que Cáceres se declaró “coautor”, sobre “Los Recursos Extraordinarios en las Provincias Argentinas y CABA”, seguramente, debió ser escrita después de 1996, ya que hasta entonces la Capital Federal era simplemente Buenos Aires, cuya denominación oficial cambió (a la CABA) por imperio de la Reforma Constitucional de 1994, que la declaró Territorio Autónomo. Mucho después, que Cáceres fuera propuesto y designado para integrar la Corte de Justicia, por parte del gobernador Arnoldo Castillo, el papá de Oscar, en 1992.


La síntesis es que Castillo (h) se refería a LOS ANTECEDENTES; los que Cáceres no pudo acreditar en su –por otra parte, para mí- más que “descriptivo y elocuente” alegato.


Igualmente, no acepto la calificación de “depredador” que me endilga, por configurar los delitos de “saquear” o “desvalijar”, que no he cometido y por los que –de ser ciertos-, obligatoriamente, debieron ser perseguidos policial y judicialmente.
Sin abusar de polemista, hasta el presente había entendido que la altura del contrincante eleva a la de su oponente, que no es – precisamente- el caso que me ocupa. Es más, muchas cosas me diferencian de Cáceres.


Una, por ejemplo, es que el 9 de septiembre de 2017 cumplí 65 años de edad y desde noviembre de ese mismo año estoy jubilado, como ordena la ley. No como el Dr. Cáceres, que por esos vericuetos leguleyos, se permitió desobedecer el Art. 195 de la Constitución de la Provincia, pese a haber cumplido “la edad de sesenta y cinco años”, fijados como límite para mantenerse en el cargo de magistrado del Ministerio Público, en deliberada y grosera demostración de angurria por el poder y los dineros públicos. Antes había violado la Constitución que juró respetar por cuanto reasumió siendo jubilado (artículo168).

“Paco” Uriarte (*)
*Como prefiere el Dr. José Ricardo Cáceres, Juez de la Corte de Justicia de Catamarca.
 

75%
Satisfacción
0%
Esperanza
25%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias