OPINIÓN

La Unión Cívica Radical de Catamarca en terapia intensiva

lunes, 4 de enero de 2021 00:56

Con este título escribí un artículo en este mismo diario digital diciendo que era un partido vaciado, con una Comisión Directiva Provincial de la cual fui secretario, ausente y manejada por los intendentes y el  inmortal Senador Nacional. Por supuesto, mis propuestas no se escuchaban, porque eran autoridades que solo recibían órdenes, y que culminó con la lista impresentable de candidatos, que así les fue, y por eso presenté mi renuncia indeclinable, ante una situación inconmensurablemente decadente.
El pueblo de Catamarca habló con su voto, más castigando al Radicalismo y la alianza con el PRO y ARI que premiando al Peronismo.


Y ahora que termina su mandato, apareció en escena el Senador Castillo, ausente tantos años pero usando el escaso liderazgo que le queda en el partido, porque la ciudadanía pide a gritos su jubilación. Y lo hace como líder dueño del partido, diciendo “hicimos todos los esfuerzos para la unidad y que se presente una sola lista”, salvo los díscolos de la CPR línea interna de muchos años, que hoy vamos sumando dirigentes honestos, de familia radical de siempre, como mi caso; y entendemos, quienes vamos apoyando el cambio en el partido, que la esperanza  está en quienes quieren un Radicalismo vivo, con dirigentes que lleguen a la gente, con ideales y convicciones  de radicales por convencimiento y no por conveniencias.


No voy hablar de mi persona, porque tenemos los mismos años de afiliación que el más antiguo de la UCR. Mi afiliación fue en noviembre de 1972. Provengo de una familia radical desde la Presidencia de Yrigoyen. Mi abuelo, el Dr. Luis Alberto Ahumada, abogado con 24 años, era convencional nacional y se encargaba de traer las noticias de Bs. As. a Catamarca en aquellos años. Mi padre, Arnaldo José “EL GAUCHO del Pino”, luchó políticamente junto al Dr. Ricardo Balbín contra el Presidente Perón y su esposa Sra. Eva Perón, con persecuciones que son ya historia, pero las sufrimos. Y nunca claudicamos. Luego de la muerte del Dr. Balbín, el líder indiscutido, natural y su mejor alumno fue el Presidente Dr. Raúl Ricardo Alfonsín, político que honró como los anteriores al partido y lo llevó a la consideración del pueblo por su honestidad  decencia y honradez al gobernar y respetar la República, funcionando a pleno una Poder Legislativo adverso a su gobierno y un Poder Judicial independiente. Por eso pudieron juzgar a la Junta Militar y a los altos mandos de la dictadura y nunca más golpes militares. Siguen golpes de gobierno, entre políticos, como le hicieron a Alfonsín; Duhalde y el sindicalismo, encabezado por Ubaldini, con el Presidente De la Rúa. Y llegó a ser presidente y mágicamente desaparecieron la convulsión social y los robos a los hipermercados.


Solo quería hacer un brevísimo racconto del pasado y de cómo el Peronismo nunca dejó gobernar a otro Presidente que no fuera de su signo político.


Mi homenaje y recuerdo al Dr. Raúl Alfonsín, pero el radicalismo no comenzó allí y los que somos radicales convencidos sabemos que comienza en la Revolución del Parque.


Hoy la UCR Catamarca se convirtió en el partido provincial con  mayor cantidad de líneas internas que existe en el mundo: 11 líneas internas que se suponen 11 pensamientos, diferentes respecto a lo que queremos, sino no entiendo esta atomización. Y luego las famosas alianzas, porque ninguno -salvo la CPR- en otras elecciones va solo, para ver si siguen siendo líneas mayoritarias. Quedaron como que en la historia pasada eran mayoritarias. Habría que revalidar esa hegemonía yendo solos, sin socios que ayuden a las elecciones internas.


Regreso a la entrevista al Senador Castillo en diario El Ancasti, donde habla de su famosa lista de Unidad.
Esta lista de Unidad, como siempre, se caratula de línea mayoritaria, y hacen lo que decía el Presidente John Kennedy: “No podemos negociar con aquellos que dicen lo mío es mío y lo que es tuyo es negociable”.


El Dr. Ricardo Balbín decía: “El término ‘ayuda’ hay que borrarlo en el leguaje de los Poderosos, porque conociendo su costo, podríamos decir que estamos cansados de ayudarlos”. Y es una verdad absoluta: todo el radicalismo y el pueblo, entre ellos nosotros los díscolos, hicimos a dirigentes nuestros con nuestro voto, Diputados Nacionales, Gobernadores y Senadores Nacionales.


De modo que ya conocemos estos llamados a la Unidad, a la quietud dirigencial, y cómo se negocia ganando todo para  ellos, quienes van hacer alianza tienen plena libertad con el líder convocante.


Nosotros no queremos líderes, y menos líderes desprestigiados, que juegan la personal y les importa muy poco el partido, conocemos el Pacto de Ipizca, la orden de no bajar al recinto a sesionar, salvo tres diputados, entre ellos Chichí Sosa, para que se apruebe rápidamente la derogación del Consejo de la Magistratura y el incremento de dos camaristas a la Corte de Justicia.
En menos de un mes juraban los nuevos jueces de la Cámara. Qué rápido y fácil todo, llama la atención.


Por eso nosotros y quienes quieran acompañarnos vamos hacer internas. Queremos un partido horizontal, donde no tengamos líderes que negocien para ellos y sus amigos. Queremos un partido con dirigentes honestos y respetados por la sociedad, un partido activo, con opiniones y propuestas o críticas al Gobierno Provincial, un Radicalismo, que vuelva a ser la reserva moral de esta Provincia y de la Nación. Una dirigencia con corazón radical, que luche por los ideales de Yrigoyen, Balbín, Illia, Alfonsín y tantos dirigentes que prestigiaron al partido.


Lo antiguo y seguir jugando de la misma manera porque les va bien, son 37 años con cargos políticos, elites dentro del partido, que postergaron dos o tres generaciones de dirigentes, que hubieran aportado algo mejor, que el mantenerse por el poder mismo. Muchos años y muy  pocas leyes que hayan favorecido a la Provincia.


Esto buscamos, con la ayuda de todos, aun los favorecidos estos 37 años, fortalecer al partido, con proyectos, con opiniones públicas, que la población conozca nuestra posición sobre determinados temas. No buscamos obstruir, sino contribuir a que se gobierne con más honestidad, defendiendo los tres poderes de la República y de Catamarca. No somos el pasado, que tuvo 20 años de buen gobierno pero se olvidó de la UCR de Catamarca por sus aspiraciones personales. Crecieron ellos y empobrecieron políticamente al partido.


Somos el presente y el futuro, con la experiencia de aciertos y errores. Queremos otras caras, dirigencia nueva de todas las edades, con una Juventud que nos empuje y obligue a  que resurja la UCR.


Quienes quieran lo de siempre y se arrodillen por un cargo, serán quienes den continuidad a un verticalismo hipócrita, de amigos, del que la dirigencia, los afiliados y el pueblo están  cansados.


Tenemos la oportunidad de cambiar y engrandecer la UCR, sentirnos orgullosos de ser Radicales y no tener patrones que hagan su negocio.


Por eso me sumo a la CPR y todas las líneas y dirigentes que pensemos que se puede cambiar no podemos estar destinados a la decadencia del partido.


Los radicales que queremos primero al partido estaremos juntos, esta es la diferencia y propuesta de cambios, horizontalidad, sin liderazgos, honestidad en la dirigencia, y demostrar a la Sociedad de Catamarca que nos organizamos y proyectamos una Catamarca mejor, para estar en la consideración del pueblo.

Dr. Ricardo Guillermo del Pino
Radical desde la cuna 
Diputado provincial  (M.C.)

0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias