Entre el culto a un “ritual” y su marketing, la estupidez

lunes, 22 de febrero de 2021 02:13
lunes, 22 de febrero de 2021 02:13

La “vuelta a clase” parece ser un hecho. Se recuperará así un “ritual” con apariencia de interés guberna­mental por la “educación pública del soberano” sin que nadie sepa la finalidad de tal determinación en tiempos de pandemia.

Se “recita” desde el ofi cialismo tener como prioridad cuidar la salud de la población. La realidad indica que se terminó jugando con las reglas que fija una ignorante y perversa oposición política a quién casualmente poco le impor­tó cuando fue gobierno y poco le importa en la actualidad la salud de esa población y menos su edu­cación; por el contrario, desprecia ambas cuestiones; pero eso si, se vende como “interesada y preocu­pada” por las mismas y las utiliza politiqueramente.

El modelo PRO-CABA

Una peligrosa pandemia en pleno apogeo desnuda la hipo­cresía de algunos funcionarios, particularmente del ofi cialismo, al poner en evidencia la fl agrante contradicción entre el dicho y los hechos. Estos últimos muestran un simple y vergonzoso acopla­miento politiquero de funciona­rios del área educativa tanto del gobierno nacional como de sus símiles provinciales del “palo” político oficialista al modelo “PRO-C.A.B.A.” de gestionar; un gestionar “Unitario” del cen­tralismo porteño que hasta es difundido mediáticamente a lo largo y ancho del país con valor superlativo, garantizando así su plena vigencia.

La decisión se vuelve más te­meraria conociendo los angus­tiantes antecedentes que casual-mente en salud y en términos comparativos a nivel mundial, tiene la irresponsable “gestión Larreta”. Con solo mirar y reco­rrer los números estadísticos de su deplorable gestión sanitaria en esta pandemia, uno se puede encontrar con que estamos fren­te a la ciudad con la tasa más alta de contagios y muertes por covid 19 del mundo (en relación a su número de habitantes. Datos de consultoras internacionales).

Algunos gobiernos provinciales

que fueron elegidos por el  “palo opuesto”… ¿Están tratando de se­guir el mismo y estúpido modo de gestionar?

Lo evidente muestra que fun­cionarios del área educativa del FdT terminaron colgándose paté­ticamente de la estrategia marke­tinera “PRO”. La misma es fi jada por ese poder mediático nacional del mafioso grupo Clarín. Esta vez instalaron socialmente, y como “supuesta prioridad” para la “gen­te”, la cuestión educativa.

¿URGENCIAS

PEDAGÓGICAS? ¿CUALES?

¿Qué aspecto esencial del proce­so educativo recuperará la socie­dad para sí con la presencialidad áulica de niños, auxiliares y do­centes -en plena pandemia y espe­rando la segunda ola del psunami Covid 19-que esté por encima de la salud pública…? Ninguno.

Es sabido que los niños son po­tenciales vectores de contagios que podrían producir estragos no solo sobre la salud de los demás sino hasta en su propia salud. La ciencia hoy, más allá de haber encontrado soluciones preven­tivas en y con vacunas, todavía no descubrió el origen del virus, todas sus peligrosas y constantes mutaciones y mucho menos las potenciales consecuencias y se­cuelas que a futuro podría dejar en pacientes infectados. Solo se limita a prevenirlas. Y ESTÁ BIEN 

QUE ASI SEA. Es un paliativo; es algo frente a la NADA propuesto por ese psicótico y estrafalario neoliberalismo vernáculo.

Solo alcanzó con el merecido respeto que el funcionariado del área siempre le tuvo al cumpli­miento estricto del ritual escolás­tico para que “la vuelta a clases” sea un hecho. Poco importó que por arcaico el actual sistema edu­cativo solo sirva para eternizar las injusticias sociales que establece el status quo vigente. A ojos vis­ta, la realidad así lo demuestra.

La educación ni siquiera  fue dis­cutida en su valor sustancial (con­tenidos) durante el receso asisten­cial del 2020 dispuesto obligada y criteriosamente al conjunto de la sociedad por el gobierno nacional a raíz de la inesperada aparición de la pandemia.

“Vacunar contra

el populismo”

 Que la educación fue, es y será una herramienta política, ¿Quién puede dudarlo? ¿Qué es también ideológica? Lo acaba de confi r-mar el propio Alfredo Cornejo del PRO-UCR-CAMBIEMOS: “Hay que volver a las escuelas para vacunar a los niños contra el po­pulismo”. Los “principios” de la derecha también son ideológicos, nunca asépticos. El liberalismo mitro-sarmientino y el hoy “neo­liberalismo académico-mediáti­co-judicial” siguen controlando y

manejando la educación argenti­na; y su manejo es ideológico.

Las cuestiones sociales tienen muchísimas arista que el “ritual” educativo no viene resolviendo desde hace largas décadas. El ló­gico  grado de complejidad de las problemáticas creció junto al au­mento de la densidad demográfi ca y con ello el deterioro ambiental que esto trajo aparejado,  jamás tenidos en cuentas por las erradas políticas educativas que se vinie­ron aplicando en la materia tanto a nivel mundial, como regional, nacional y provincial; más allá de enunciaciones y expresiones de deseos. Hasta el sentido utilitario del sistema educativo se incentivó e incentiva utilizando premisas instaladas con valor superlativo tales como la meritocracia, dejan­do de lado el valor social del co­nocimiento para el mejoramiento de la calidad de vida del conjunto comunitario.

La “presencialidad” escolar ¿ga­rantiza más y mejor educación en épocas de pandemia? ¿Garantiza igualdad de oportunidades a ni­ños y adolescente dentro de una sociedad claramente injusta cu­yas autoridades educativas, al no saber cómo resolver y garantizar seguridad sanitaria en estable­cimiento educativo alguno se la pasan improvisando medidas y resoluciones? ¿Por qué se percibe como muy  llamativo el silencio político de las autoridades sani­tarias nacionales y provinciales justo en este momento frente a potenciales focos de contagios que representarán esta alocada aventura “presencialista”?

Si algún funcionario de gobier­no o alguien en gestión guber­namental tiene las respuestas a estos interrogantes sería intere­sante que las dé a conocer. Mien­tras tanto se nos sigue fl agelando con el triste espectáculo de ver a la estupidez humana pavonear su marcada mediocridad y su supina ignorancia por la senda “derecha” de una sociedad que viene siendo idiotizada desde el 11 de diciem­bre del 2015 y sigue sin capacidad de reacción.

Víctor Leopoldo Martínez

66%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
33%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias