33 de mano

Mejor una digna ONG que una grotesca UCR

martes, 9 de febrero de 2021 01:21
martes, 9 de febrero de 2021 01:21

Está escrito: se cosecha lo que se siembra. Y durante las últimas tres décadas en los otrora campos fértiles de la Unión Cívica Radical de Catamarca se han venido sembrando trampas, sospechas, diputaciones y senadurías inservibles, reelecciones inmerecidas, traiciones, cinismo, amiguismo por conveniencia y otras semillas contaminadas que a cara descubierta y sin vergüenza alguna fue esparciendo el usurpador devenido en dueño de los campos radicales, con la complicidad indecorosa de muchos que llegaron a legisladores, intendentes, concejales y otros cargos obtenidos en el juego político de “ganamos o perdemos, nosotros siempre estamos prendidos”. El partido que Alem, Yrigoyen, Illia, Alfonsín y Balbín imaginaron por siempre como una cabal expresión democrática en la vida política argentina, en Catamarca se fue convirtiendo en el mundo del revés de aquellos ideales: demasiada autocracia y agresiva dictadura interna en favor de unos pocos…insistimos: con la complicidad de muchos, casi todos, o todos. Por estas horas va a asumir una nueva conducción de la UCR (bah, en realidad: más de la misma obediencia debida de los últimos años). Cuentan que desde una radio riojana le hicieron un reportaje a la jefa que designó el dedo mayor (una cosa que empieza con C) al frente de la casa radical. Obviamente, el periodista le preguntó a Doña “eterna reelecta” Marita cuál había sido el porcentaje de votantes por los cuales fue elegida. Silencio de radio. Se escuchó un ¡glup! Y se cortó la comunicación. Seguramente, por pudor, no pudo responder: “No me votó nadie, gané porque el amo quería que yo ganara”. Y vaya que se escucharon disparates en las últimas semanas en el marco de las elecciones internas que no fueron en la UCR. Pero hubo una “guerra” mediática muy particular: la que protagonizaron las mujeres radicales. Suenen la banda dominguera, bombos, platillos y escobazos en el portón de lata.

*****

Las mujeres radicales se enfrentaron de manera mediática sin guardarse nada. Los sectores quedan bien identificados: las que estaban en favor de la candidatura del Dr. Roberto Gómez y las que estaban en contra. Era cuestión de ¡apunten y fuego! Pero en uno de los comunicados nos llamó la atención un par de frases: “La UCR es un partido de las libertades y del respeto irrestricto basado en valores republicanos”. Les faltó decir una verdad irrefutable: “Esas virtudes, en Catamarca, lamentablemente están ausentes desde hace mucho tiempo”. También dijo un grupo de mujeres radicales: “La UCR no es una ONG ni mucho menos un club de amigos”. Lo de “club de amigos” (por conveniencia, agregamos) es una realidad chocante y perjudicial imposible de desmentir. Amigos del dueño, claro está. En cuando a que “la UCR no es una ONG”, compartimos el concepto por una razón muy sencilla: en las actuales condiciones, JAMÁS la UCR podría ser una ONG. Porque las Organizaciones No Gubernamentales son entidades sin fines de lucro y hoy en la UCR todo y todos tienen precio: entran al partido y preguntan ¿cuánto hay?; las ONG están vinculadas a proyectos sociales, culturales y de desarrollo y crecimiento, mientras que en la UCR actual lo único que crecen son las billeteras de sus legisladores, intendentes y funcionarios, a la caja la controla el patrón; las ONG están atadas a valores como la cooperación, la solidaridad, el altruismo y la ayuda desinteresada, virtudes que en la UCR brillan por su ausencia y hoy se destacan las trampas, las traiciones y los egoísmos; en las ONG se manifiesta un claro sentimiento de empatía, esto es de ponerse en el lugar del otro sirviendo a la comunidad mediante fines humanitarios y en la UCR se practica la antipatía, la intolerancia y el desprecio por el otro, con el único fin de algunos de obtener beneficios propios. De algo estamos seguros: si la UCR fuera una ONG, sería algo digno y no tan grotesco con la definición actual: “Unión Castillista Repelente”. Es tiempo de prender las luces del partido. Hay demasiada oscuridad. Adentro y afuera.

Kelo Molas  
 

44%
Satisfacción
11%
Esperanza
22%
Bronca
11%
Tristeza
11%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias