Columna de Opinión

“El trabajo como eficaz política de reinserción y dignidad”

lunes, 2 de agosto de 2021 02:36

(*) Rodrigo Morabito
Habré de partir de la concepción de que en un Estado democrático de derecho la garantía efectiva de cumplimiento de los derechos humanos básicos y fundamentales conlleva a la dignidad de las personas, especialmente si se trata de derechos humanos tan elementales como lo son la educación y el trabajo.


Sobre este último punto deseo detenerme, no sin antes aclarar que el delito o mejor dicho las causas que originan al delito, no son jurídicas sino sociales. 


En efecto, el delito tiene como fuente cuestiones tales como la pobreza o pobreza extrema, el consumo abusivo de drogas, la falta de oportunidades para ganarse la vida dignamente, la imposibilidad de acceder a la educación, la violencia, la discriminación, etc.


Ahora bien, una vez que se originó el delito y como consecuencia directa se suscitó un conflicto entre quienes lo cometieron y quienes lo padecieron; el poder punitivo del Estado se pone en marca y luego de un debido proceso (art. 18 de la CN) se aplica (si corresponde en razón de las pruebas recolectadas) una sanción que puede implicar en los sucesos más graves una pena privativa de libertad. 


A partir de aquí, el Estado (ya no en su faz sancionatoria debido a que ya la ejerció para castigar) debe comenzar a trabar en la recuperación de esa persona (ya desde su faz resocializadora), y para ello deberá valerse de todos los mecanismos necesarios para que la persona que fue privada de libertad transite esa sanción, pena o condena a través de un proceso que le permita avanzar de manera positiva y progresiva con el paso del tiempo.  


Evidentemente, la posibilidad de acceder a estudios (de los que carecen en la mayoría de los casos) y de poder trabajar, es trascendental para una real, posible y futura reinserción social que le evite recaer nuevamente en el delito.
Al respecto, debo destacar que el Estado provincial a través del Poder Ejecutivo, acaba de enviar a la legislatura un proyecto de ley titulado: “inclusión laboral de las personas privadas de libertad”. 


No pretendo aquí efectuar un análisis minucioso del mencionado proyecto que sin dudas excedería este espació concedido, sino tan solo mencionar algunas de las bondades (pues a mi modo de ver son varias) que presenta; las cuales pueden verse reflejadas en su propio objetivo que no es otro que la posibilidad de garantizar un trabajo digno para quienes cometieron delitos y así generarles el hábito de ganarse la vida con su propio esfuerzo y sacrificio. 


Evidentemente, el ofrecimiento de un incentivo económico (mediante el reintegro de cargas sociales) para los ciudadanos y empresas, comercios o instituciones privadas que contraten a personas que han sido procesadas, es una importante política de Estado que se ocupa de un tema crucial para la ciudadanía que no es otro que su propia seguridad. 


En definitiva, si uno de los factores que da origen al delito es la falta de oportunidades para acceder a derechos humanos fundamentales (alimentación, vestimenta, servicios esenciales como luz, agua potable, conectividad, educación para hijos e hijas, etc.) debido a la imposibilidad de contar con un trabajo digno que les permita desarrollarse de acuerdo a un plan de vida; esta política adoptada por el Estado provincial es realmente importante y garantizadora no solo, insisto, de seguridad para la sociedad, sino también, de una efectiva reinserción social de las personas sancionadas por el Estado.


En razón de ello y a modo de conclusión, vaya también (del mismo modo que lo hace el proyecto) mi homenaje a quien en vida luchara por una sociedad más pacífica e igualitaria; mi querido y recordado amigo, Mario Alberto Juliano. 


(*) Juez de Responsabilidad Penal Juvenil. Profesor de Derecho Penal II (UNCA). Vocal Titular de la Mesa Nacional de Asociación pensamiento Penal. Miembro de Ajunaf. Miembro de la Red de Jueces de Unicef. Miembro del capítulo argentino de Magistradas y Magistrados por los derechos sociales y la doctrina franciscana.

0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias