Emotivo homenaje a “Lalo” Herrera en Buenos Aires

El compositor catamarqueño recibió un merecido reconocimiento.
sábado, 9 de octubre de 2010 00:00
sábado, 9 de octubre de 2010 00:00

Un cálido homenaje recibió, durante esta semana, la figura del compositor catamarqueño Lalo Herrera en Buenos Aires, con la participación de Federico de La Vega , Facundo Saravia, Beto Fernández Valdez, Patricia y Roxana Bertolino, integrantes de Las Alondras, y Los Colorados, entre otros autores que interpretaron sus temas.
El homenaje se llevó a cabo en la Peña La Salamanca, el miércoles pasado, y se sumaron numerosas figuras del folclore, quienes rindieron tributo al artista catamarqueño que eligió la cuidad de La Plata por adopción y dejó su obra como testimonio de su aporte al Cancionero Popular.
Para muchos, Lalo Herrera es un compositor anónimo, porque en sus composiciones no buscó la publicidad, sino que fueran el espacio para plasmar el amor a su tierra natal y a su identidad. Como alfarero del canto, modeló en su abecedario joven, la greda antigua que perfiló su esencia y de ese cántaro fresco nutrió su silvestre idioma.
Lalo nació y creció en el este catamarqueño, y ya en la adolescencia dejó su natal pueblo de Esquiú, para partir a La Plata.
Herrera no dejaba jamás de sorprenderse frente a un nido con pichones o las dulces promesas de las abejas del campo. En el patio fresco de su casa elevó los más altos sueños. Y en La Plata, su tierra de adopción, encontró almas paralelas para regresar en el canto, en la figura de “Los Fogoneros”.
Grupos como Los Chalchaleros captaron su sensibilidad de poeta y lo incluyeron entre sus compositores, y Los Zorzales grabaron temas de él. Posteriormente, jóvenes como Federico de la Vega, que no llegaron a conocerlo, también grabaron y se enamoraron de su obra.
Dejó a manera de enseñanza, que el tenaz viento seguirá afinando su violín en los alambrados. Y su palabra, que abrió una brecha azul en las latitudes del canto, y que será por siempre un himno de la vida a la vida.
Sus composiciones, con palabra de tierra adentro, son dueñas de ese soplo de vivacidad y nostalgia, patrimonio de los buenos temas folclóricos. Entre las principales canciones que creó, se destacan Zamba del Retoño, Gatito para una Copla, El Agua pasa, las piedras no, Allá en La Puna , Para Quedarme en Vos, Misterios del Corazón, P`al Tiempo del Carnaval, Amaneciendo Ilusiones, De un Duende, Por qué Será, Cuando Me vuelva Tierra, entre otros.
Las peñas fueron su lugar de proyección y encuentro con la música. En el año 1969 formó parte del conjunto “Los Fogoneros”, grupo del cual el mismo Lalo contaría: “Tenía un neto corte Chalchalero, no se trataba de una imitación sino de seguir una de las líneas definidas dentro del folklore, como hay un estilo Fronterizo, uno Huancahua, hay uno Chalchalero”.
En el año 76, integró como violinista la orquesta estable del Teatro Argentino. Sus composiciones fueron tomadas por otros artistas que captaron el contenido bello y simbólico de sus letras y melodías.

Comentarios