En la cumbre del volcán más alto del mundo

Niños catamarqueños dejaron mensajes que serán leídos dentro de cien años

lunes, 27 de diciembre de 2010 00:00
lunes, 27 de diciembre de 2010 00:00

Chicos catamarqueños, junto con amigos de otros puntos del país y España, escribieron sus sueños en mensajes que serán leídos dentro de cien años, y que se conservan en la cima del Ojos del Salado, una experiencia singular que formó parte de los festejos por el Bicentenario de la Patria.
La expedición organizada por el Museo de Alta Montaña “Los Seismiles” cumplió con éxito su principal objetivo, depositar los sueños de los niños en la cumbre del volcán más alto del mundo: Ojos del Salado, de 6900msnm. En forma conjunta se dejaron también los sueños de niños de una localidad española, “Cáceres”, traídos por un docente de ese país que participó de la expedición Bicentenario.
Una vez realizada la excavación en la cumbre del Coloso se colocó la mezcla cementícea, con la que se cubrió el tubo y sobre el cual además se colocó una plaqueta de bronce, donada por el geólogo Alberto Angeleri al Museo de Alta Montaña Los Seismiles, y entregada por el intendente municipal el Sr. Amado David Quintar. La tarea requirió de 1 hora y 1/4 de permanencia a 6900m, lo que no es habitual dadas las implicancias que tiene para el organismo del hombre permanecer tiempo prolongados en áreas con poca presencia de oxígeno.
 

Las emociones vividas se potenciaron más aún por el esfuerzo que requiere esta empresa, asociado al objetivo de cumplir con los niños. Culminó con todos abrazados y en un sentido llanto y desplegando la bandera celeste y blanca, la bandera del Museo de Alta Montaña Los Seismiles y la Bandera de Fiambalá, donada por el intendente para dicho evento. El buen tiempo, en particular casi la ausencia de viento en el sector cumbral, ayudó mucho a hacer más llevadera esta difícil misión.
En su camino a la cumbre se observaron dos imponentes lagunas de gran belleza ubicadas a los 6400msnm, rodeadas por un cinturón de cráteres menores, en su mayoría del lado argentino. Éstas son las lagunas de mayor altura registradas en esta región.
La expedición estuvo integrada por 14 personas de las cuales 11 lograron hacer cumbre. Entre los integrantes se encontraba la primera mujer argentina en subir el monte Everest, Mercedes Sahores, y se trata de la primera expedición con tantos integrantes dirigida por una mujer, la Prof. María M. Acevedo, jefa de la expedición. De hecho se contó con la valiosa experiencia de Hans Siebenhaar, Pablo Lukach, Juan Eduardo Campos, Juan Manuel Aguilar y Cristian Mur, quienes ayudaron en la cohesión del grupo.
 

Acompañó en esta expedición la logística de mulas a cargo de los hermanos Arias, del Puesto Dpto. Tinogasta, a los cuales se agradeció infinitamente el gran aporte que realizaron y sobre todo por la seguridad, seriedad y responsabilidad puesta en su tarea.
El 17 de diciembre a las 17 retornó la expedición a Fiambalá, la cual fue recibida por el intendente de la Municipalidad de Fiambalá en la Hostería Municipal, ocasión en la que se brindó un agasajo a los expedicionarios en el complejo termal, contando con la presencia de un músico reconocido dentro del espectáculo folclórico, Néstor Pacheco, aporte que realizó la Secretaría de Cultura de la Provincia.

Comentarios

Otras Noticias