El viernes llega “Arráncame la vida”

Protagonizado por Juan Darthés y Cecilia Milone.
sábado, 21 de agosto de 2010 00:00
sábado, 21 de agosto de 2010 00:00

El próximo viernes arribará a Catamarca una nueva versión de uno de los musicales más exitosos y famosos de la Argentina, “Arráncame la vida”, de Chico Novarro, protagonizado por Juan Darthés y Cecilia Milone.
Esta obra, con músicos en vivo, ganadora del premio Estrella De Mar 2009-2010 como mejor espectáculo musical, cuenta con la dirección general del mismísimo Chico Novarro, puesta en escena de Pablo Novak, arreglos, ejecución de piano y dirección musical de Daniel García y producción general de Marita Guercio.
“Arráncame la vida” trata una historia de amor con música y boleros. La pieza fue estrenada a fines de 1991 en la Sala de la Fundación Banco Patricios, y en su primera y exitosa etapa sus protagonistas fueron Andrea Tenuta y el propio Chico Novarro.
El musical cosechó aplausos y elogios por igual, convirtiéndose en un éxito sin precedentes durante varios años, a teatro lleno y en las distintas salas en las que se representó. Recientemente el suceso se repitió con récord de recaudaciones en Mar del Plata y Buenos Aires, mientras que continuará presentándose en varias localidades de la provincia de Buenos Aires, en otras provincias de nuestro país e incluso en el exterior.
Este romántico musical es un homenaje a todos aquellos que viven en estado de gracia y lo confiesan; a los que han elegido sentir en la plenitud del que se entrega sin pudor; a los que alguna vez soñaron, gozaron y sufrieron por una pasión; a los que sienten que de otro modo la vida no tendría razón de transcurrir… Pero también es un sincero homenaje a los compositores y poetas que supieron traducir ese sentimiento, cantándole al corazón con inspiradas palabras y bellas melodías que perduran en el alma y en la memoria de nuestros pueblos. En el espectáculo se destacan tres secuencias identificables: El desencanto y la inexplicable separación, luego el colorido del show caribeño que interpreta la pareja -y su compromiso con la escena con recordados ritmos de los años ‘50 emparentados con el bolero- y por último la soledad, el reencuentro, la lucha por el poder y la desgarradora entrega del final: “...Oblígame a vivir para tu amor, pero no me obligues a decir adiós”.

Comentarios