Actor, director y escritor teatral

Último adiós a José Horacio Monayar

lunes, 23 de diciembre de 2013 00:00
lunes, 23 de diciembre de 2013 00:00

En la madrugada de ayer falleció, a los 89 años, un destacado referente de la Cultura de Catamarca, el profesor José Horacio Monayar. Había nacido en esta ciudad Capital el 1° de julio de 1924. Estaba casado y tenía un hijo. Durante toda la jornada se multiplicaron las expresiones de condolencias, especialmente a través del Facebook, por parte de exalumnos y amigos del escritor.
El 27 de marzo del año pasado se inauguró la sala del Teatro del Sur, en calle Florida 680, a la que se le impuso su nombre en un emotivo acto que lo tuvo como protagonista. En la oportunidad volvió a despertar la admiración de cuantos lo escuchaban, por el contenido de su mensaje y la amenidad al expresarse.
Educador de vasta y destacada trayectoria, ejerció la docencia en los distintos niveles de enseñanza hasta consagrarse a la educación universitaria de la que se apartó en abril del 2002, habiendo llegado a Profesor Extraordinario Consulto e Investigador, para acogerse a la jubilación.
En el libro “Historia de las Letras de Catamarca” de María Rosa Calás de Clark, confiesa que a los ocho años se reunía con un primo de su misma edad y realizaban representaciones: «con un cajón armábamos el escenario y empezábamos a improvisar lo que en ese momento creíamos que era el teatro». A los trece años -según sus recuerdos- escribió por lo general diálogos en los que aparecían dos o tres personajes y así nació su sentimiento por lo que sería el teatro. En la adolescencia y juventud participó en representaciones estudiantiles en la Escuela Normal de Varones Fray Mamerto Esquiú. Luego de rendir libre el último curso del bachillerato, ingresó en el Instituto Nacional del Profesorado de Catamarca en 1943, donde cursó la carrera de Letras de la que egresó en 1948”.
En el tomo 4 de la mencionada Historia de las Letras, se consigna que obtuvo por concurso las cátedras de Literatura Españolas I, II y III en la Universidad Nacional de Catamarca.

Labor docente

Actor, director y escritor teatral, la vida cultural de Catamarca lo tuvo como uno de sus más distinguidos protagonistas y referentes. En su formación intelectual influyeron destacados docentes que fueron eminentes estudiosos e investigadores de literatura española y argentina, entre ellos Emilio Carilla y Juan Carlos Ghiano.
Su carrera docente se inició en 1948 en distintos colegios secundarios. En 1951 asumió en el Instituto Nacional del Profesorado Secundario las cátedras de Literatura Castellana, que llevaría por más de cincuenta años. También se desempeñó en la cátedra de Literatura Meridional. En 1977, ya creada la Universidad Nacional de Catamarca continuó con las mismas asignaturas en el entonces llamado Departamento de Educación.
A partir de 1983 se incorporó al Proyecto de Investigación “Historia de las Letras en Catamarca” y dirigió el proyecto “Antología de las Letras Catamarqueñas 1890-1990”, que constituyó un subproyecto del anterior. En esta etapa profundizó su tarea de investigación especializándose fundamentalmente en la vida y obra de Juan Alfonso Carrizo y sus Cancioneros Populares, proyección y alcances de la Literatura Regional en la Literatura Nacional. También trabajó en la divulgación de autores y obras de dramaturgos catamarqueños sobresalientes como Juan Oscar Ponferrada (un gran amigo suyo), Ezequiel Soria y Julio Sánchez Gardel o aspectos de la obra de Luis Franco. Estas investigaciones fueron tema de sus presentaciones en jornadas y congresos regionales y nacionales, como también fueron publicadas en los primeros volúmenes de la “Historia de las Letras en Catamarca”, obra dirigida por María Rosa Calás de Clark (1991, 1993, 1999). Alrededor de trescientos jóvenes participaron de estos estudios en muchos de los cuales despertó y alentó la vocación por el teatro.

Dramaturgia

A fines de los ‘70, Monayar inició su labor de autor dramático. Se destacan en su producción: El Arisco, drama rural polifónico (Leyenda catamarqueña); Primer Premio a la Producción Intelectual y Artística de Catamarca, 1976; María Patrón La Ollera, drama rural. Prólogo, cuatro estampas y un epílogo sin tiempo, de 1977; Cantata a la Tierra de 1980; Sara Ledesma la primera suicida, leyenda tradicional, comedia dramática costumbrista, 1981; Telésfora Castillo destino de hacha y monte, drama rural en tres actos; Primer Premio a la Producción Intelectual y Artística, 1983; Lucas Vega, hombre de soledad, de 1985.
Entre sus obras inéditas estrenadas merecen destacarse Ángulo para un solo amor, comedia dramática y Rechiflados de Verano y Chau Siglo XX. Cuenta además con más de treinta ejercicios de teatro, entre pasos de comedia, farsas, entremeses y ejercicios de formación teatral.

Distinciones

Entre las distinciones que recibió José Horacio Monayar a lo largo de su vida pueden mencionarse el Primer Premio de Teatro Nacional Independiente que consistió en un contrato por dos años como actor en el Teatro Nacional Cervantes de la Capital Federal 1946 y 1947, por el que recibió además Medalla de Oro y el premio Personaje del Año, Catamarca 1993 por su trayectoria cultural; Medalla de Oro otorgada por la Dirección de Cultura de la Provincia en mérito a sus veinticinco años en pro del quehacer teatral. Su permanente vocación de servicio y el respeto que despertó en la comunidad lo llevaron a integrar una buena cantidad de jurados para Concursos Docentes y para distintos concursos vinculados con la actividad literaria en Catamarca. Dictó asimismo numerosas conferencias cuyos temas específicos refieren a la literatura regional. Además colaboró con notas, ensayos y artículos en revistas como Visión, Aportes, Logos, Aruman, Ariadna, Meridiano 66 y Revista de Humanidades, y en diarios locales.

Comentarios

Otras Noticias