Ojeda lanzó una bomba

martes, 4 de junio de 2013 00:00
martes, 4 de junio de 2013 00:00

Anoche, Verónica Ojeda eligió el ciclo de Susana Giménez (Telefe) para hacer una confesión que tendrá repercusión internacional: “Yo estaba embarazada de mellizos. Nadie lo sabía. Un bebé siguió su proceso… Y el otro bebé, no; quedó chiquitito. Eran dos bolsas… Las únicas personas que lo sabían eran mi mamá, mi papá, Diego y yo”, reveló la ex pareja de Diego Maradona. La conductora quedó tan sorprendida como todos los que estábamos mirando el programa. “Por eso también tenía tremenda panza; no podía ni caminar —siguió Ojeda—.Mirá si eran dos, Susana… Doble quilombo”. “¡Hoy teníamos dos cautelares!”, saltó la conductora. El comentario vino a cuento de lo que Susana explicó al presentar a Ojeda: “La nota de hoy con Verónica era con su hijito, por supuesto. Pero hemos recibido una medida cautelar, firmada por la jueza Lidia Beatriz Testa". A continuación, leyó los términos de la orden judicial que prohíbe, durante quince días, exhibir, difundir o divulgar datos, informaciones o imágenes que permitan identificar directa o indirectamente al hijo de Ojeda y Diego Armando Maradona, por cualquier medio de reproducción, ya sean televisivos, gráficos o Internet.

Así las cosas, la charla empezó con mil vueltas de ambas para evitar nombrar al niño. Después de haber contado que su embarazo inicial había sido de mellizos, Verónica siguió: “Me enteré de que eran dos cuando estaba de seis meses. Al quinto o sexto mes me enteré”. “¿Vos te negaste a abortar?”, preguntó Susana sin anestesia. “Por supuesto”, respondió Ojeda.

Difícil situación fue la que se le presentó a Susana, obligada a hacer una entrevista sin nombrar a quien iba a ser el eje de la conversación. Pero ella hizo lo que mejor sabe hacer: charlar con los invitados en vez de entrevistarlos en el sentido periodístico del término. Fue así que dialogó con Ojeda sobre amores, odios y dinero. “¿Seguís amando a Diego?”, le preguntó. “Lo quiero muchísimo —respondió Verónica—. Fueron 8 años. Cuando necesite algo de mí, voy a estar. Además, soy la madre de su hijo. (Por eso) vamos a estar juntos para toda la vida. No puedo odiar a Diego”. “¿Volverías con él?”. “Es el padre de mi bebé, lo quiero mucho. Pero se terminó”, contestó Ojeda.

A pesar del cariño que dice sentir por su ex, Ojeda no ocultó su enojo por el hecho de que Diego hubiera ido a conocer a su hijito acompañado por su actual novia, Rocío Oliva. “Fue una falta de respeto de Diego hacia mí”, se quejó, pero aclaró que Rocío no había entrado a la casa. “Nunca la vi personalmente”, dijo. “¿Dónde la habrá conocido?”, comentó Susana, como quien piensa en voz alta. “Yo estoy haciendo un chusmaje. Esto ya no es la nota”, se frenó, entre risas. Pero eso es tal vez lo más atractivo de sus mano a mano en el living: que no son notas, son charlas. Ése es el valor agregado de Susana: carismática, espontánea hasta lo imposible, jamás ha posado de periodista. Con esa actitud, se permitió decirle a Ojeda que Rocío Oliva es muy parecida a ella. “¡No, yo soy más linda, Susana!”, reaccionó Verónica.

En ese marco amistoso, Susana sacó el tema del dinero. Manifestó que Ojeda no cobraba nada por esa visita al programa. Y de paso, desmintió los rumores según los cuales Wanda Nara se habría llevado una gran suma por haber ido al living de Telefe con su marido e hijos la semana pasada. “Wanda no cobró un peso”, aseguró Su. Y hablando de plata, Verónica admitió que la casa de Ezeiza, donde ella vive actualmente con sus padres, “está a mi nombre”. “Soy profesora de gimnasia. Quiero poner un gimnasio con spa”, adelantó. “¿Tenés fondos?”, disparó Susana. “Sí, y tengo una familia que me apoya y me ayuda—contestó Ojeda—. En este momento, me están bancando mis padres. Para los que dicen que estuve con Diego por dinero, Diego no me da dinero ahora”.

“Es una pena que no pueda mostrar a mi hijo. Es una pena, porque me había preparado, lo había preparado”, se lamentó Ojeda. “Es muy triste —añadió—. No entiendo por qué el padre de mi hijo me hace esto”. Tal vez parte de la respuesta esté en lo que le señaló Susana al comienzo de la charla: “Vos te fijaste en un hombre complicado. Es uno de los hombres más famosos de la Tierra y por lo tanto, tiene sus complicaciones: es demasiado alabado, demasiado querido, demasiado mimado. Supongo que esto será lo que pasa con este caso”.

Comentarios

Otras Noticias