54° Festival Nacional del Folklore

Ovación para la delegación de Catamarca en Cosquín

Toda la plaza se sumó a esa consigna, aplaudiendo y vivando a la provincia, y a los 56 artistas.
jueves, 30 de enero de 2014 00:00
jueves, 30 de enero de 2014 00:00

La delegación de Catamarca se despidió ovacionada por el público de la plaza Próspero Molina, tras la puesta en escena, la noche del miércoles, del espectáculo “Catamarca, tramas del tiempo” en el marco del 54° Festival Nacional del Folklore de Cosquín.
El aplauso se tornó emoción cuando los artistas desplegaron, al término de su actuación, un cartel dedicado a sus comprovincianos: “Fuerza Catamarca”.
Toda la plaza se sumó a esa consigna, aplaudiendo y vivando a la provincia, y a los 56 artistas que desplegaron su talento a través de una propuesta integral con fuerte identidad local, que fusionó música, danzas e imágenes de paisajes y postales catamarqueñas.
Con la “Vidala del Culampajá” entonada por la talentosa Nadia Larcher dio inicio el espectáculo, que proponía un repertorio bien catamarqueño.
La voz de la cantora andalgalense le imprimió fuerza a una emotiva versión de “Zamba del Ambato”, de Delia Cazenave y Jorge Vera. “Nube que vas pasando/Como ala i’cóndor sobre El Ambato/Yo te estaba esperando/nube viajera desde hace rato” dice parte del tema, con el que el cuerpo de bailarines –integrantes de distintos ballet de la provincia- desplegó su cadencia.
De los valles centrales catamarqueños, el espectáculo invitó a trasladarse a la región puneña, a partir de “Solo”, un huayno de Juan Ignacio Molina, director musical de la puesta, interpretado exclusivamente con instrumentos de viento y bailado exquisitamente.
El viaje por Catamarca continuó evocando a Santa María, a través de la cueca “Recuerdo de los Valles” de la gran Margarita Palacios y su hijo Kelo, que entonaron a dúo Larcher y Rafael Salas, voz del conjunto Carafea.
Promediando la puesta llegó el turno del tunante catamarqueño, en el que músicos y bailarines se lucieron con una versión contemporánea de esa danza típica del departamento Pomán.
El turno de la chacarera fue con “Consuelo de amor lejano”, de Samuel “Chupete” Aybar, que siguió encendiendo a la plaza mientras proponía una recorrida por la región del este catamarqueño.
Los malambistas terminaron de levantar al público coscoíno con un cuadro de sincronías perfectas y movimientos altivos. Y el cierre, cantado a coro por todos los artistas, sirvió para invitar a visitar Catamarca, a través de un fragmento de la zamba de Polo Giménez. “Vaya a Catamarca y sabrá lo que es lindo, verá que yo no le miento”.
Los aplausos se convirtieron en ovación cuando los artistas desplegaron un cartel con la leyenda “Fuerza Catamarca”, en un homenaje a la provincia toda, pero especialmente a los pueblos de El Rodeo y Siján, afectados por el temporal.

Repercusiones
Tan pronto como culminó la presentación de la delegación catamarqueña comenzaron a llegar mensajes de aliento y felicitaciones a los artistas vía telefónica, mensajes de texto y a través de las redes sociales.
La propuesta catamarqueña fue destacada además por el director del Ballet Nacional, Jorge Fiordelmondo y por el director del Ballet Camín -el cuerpo de bailarines del festival de Cosquín-, Rodolfo Uez. Ambos felicitaron personalmente a integrantes de la delegación por la actuación.

Presencia integral
Catamarca tuvo una presencia integral en Cosquín. A la música y la danza, se sumó el diseño de la mano del talentoso diseñador Atilio Páez, quien vistió a la locutora Maia Sasovsky con uno de los modelos que poco antes llevó a Europa, a la pasarela del MICA Atlántica, especialmente invitado por la Secretaría de Cultura de Nación.
El espectáculo estuvo coordinado, en lo coreográfico por Diego Argañaraz, director de la Academia El Gaucho y en lo musical por Juan Ignacio Molina.
La banda de músicos se completó con Luis Bazán, Germán Selva, Enzo Zelarayán, Miguel Zafaroni, Gonzalo Seco, Hernán Ferreyra y Jorge Zurita.
Bailarines del Ballet Folklórico de Pomán, dirigido por los profesores Nelson Vildoza y Verónica Villafáñez; de la Academia Yaguar Huaina, dirigida por el prof. Carlos Díaz Meléndez de Santa María; del Ballet Danzar Joven, a cargo de Hernán Villagra y Jorge Savio, de Manantiales y Alijilán; del Ballet Poncho de la Nostalgia de San Pedro de Guasayán, dirigido por los profesores David y Federico Romano; y la academia El Gaucho de Los Altos integraron el cuerpo de danzas que brilló en la quinta luna coscoína.

Comentarios

Otras Noticias