A Telón Abierto

viernes, 2 de octubre de 2015 00:00
viernes, 2 de octubre de 2015 00:00

Un sábado con dos promesas de buenos espectáculos: “Sin olvido. Catamarqueños más allá del tiempo” y “Tierra y fuego que camina”. El primero de ellos se llevará a cabo desde las 21.30 en el Complejo Urbano Girardi y es una idea del conductor del programa radial “Alta Dimensión en Folklore”, Carlos H. Barrionuevo. Se trata de un homenaje a 13 comprovincianos: Federico Emilio Pais, Adán Quiroga, José Cubas, Luis Franco, Felipe Varela, Manuel Acosta Villafañe, Juan Alfonso Carrizo, Juan Chelemín, Joselín Cerda Rodríguez, Eulalia Ares de Vildoza, Samuel Lafone Quevedo, Fray Mamerto Esquiú y Carlos G. Malbrán, a través de otras tantas poesías de autores de Catamarca, a las que posteriormente le pusieron música Americanta, Rafael Toledo, Luis Torres y Grupo Chelemín, entre otros. En esta oportunidad, el locutor Jorge Álvarez leerá una síntesis de cada una de las personalidades para dar paso luego al momento musical. En cuanto a “Tierra y fuego que camina”, es un show tanguero protagonizado por dos talentosos bailarines, como lo son Gimena Herrera y Tomás Galván y se llevará a cabo desde las 22 en la sala “Julio Sánchez Gardel” del Cine Teatro Catamarca.



****
El amigo y reconocido melómano Simón Maizá nos comentó en un encuentro: “Peteco se reencontró con la estrella azul”. El comentario nos movió a curiosidad y por su intermedio llegamos a la crónica de El Liberal, diario de Santiago del Estero, que en agosto pasado titulaba “Peteco, con el hijo que inspiró ‘La estrella azul’”. En efecto, señala la nota periodística que Carlos Oscar “Peteco” Carabajal hizo realidad su sueño: reencontrarse con Juan, aquel hijo que tuvo con Úrsula, una trabajadora de la embajada de Austria en Argentina y del cual se separó por circunstancias de la vida. Fue precisamente Juan quien sirvió de fuente inspiradora para que su padre creara “La estrella azul”, emblemática composición en el marco del repertorio de Peteco, interpretada por incontables artistas que la consideran un himno a la vida. Se conoció que en su reciente viaje a Austria, acompañado por Homero y Benicio, sus otros hijos, el extraordinario creador santiagueño pudo abrazar, conversar y compartir momentos inolvidables con Juan. Ese momento fue calificado por el artista “como uno de los más importantes de mi vida. Porque he podido de alguna manera resolver un conflicto que me tenía en el aire, que me ha hecho penar muchas veces a la distancia y sin saber si me recibiría, o no”.



****
Sobre esta historia con final feliz, dice la crónica que, a diferencia de otros intentos que fueron vanos, en esta ocasión Peteco estuvo un par de horas con Juan y recuerda que “cuando llegué allá con lo primero que me encuentro es que él no quería atenderme. Imaginen cómo estuve todos esos días. Pero un día, antes de volverme para Argentina, Juan accedió a tener un encuentro conmigo. Nos encontramos por la tarde y fuimos a comer con la mamá. Ahí he podido hablarle y contarle de la historia de 31 años de desencuentros”. Emocionado, el afamado cantautor, agregó en su relato: “Él me ha escuchado, ha entendido, ha estado de acuerdo y hemos conversado. Para mí ha sido quitarme ese peso, esa cosa de no saber de 31 años. Ahora, sólo me resta esperar que en algún momento tenga ganas de venir a Santiago del Estero para conocer a la familia. Ya queda en él. Yo, como siempre, voy a seguir escribiéndole y cuando pueda, voy a viajar a verlo, tal vez un poco más seguro. Siento un gran alivio, veo las cosas con más optimismo. Si bien yo tengo aquí a mis hijos (Homero, Benicio y María), el hecho de tener esa historia ahí, inconclusa de alguna manera, siempre me ha tenido mal íntimamente”. Hoy ya tiene respuesta aquella parte de la canción que dice: “Dónde estará la estrella azul, esa estrellita del alma, sus ojos suelen brillar perdidos en la inmensidad”. Se le agradece su aporte, amigo Simón.



****
Mañana ruidosa en el conocido bar céntrico, con todas sus mesas ocupadas. “Los de siempre” parecían tener pilas nuevas.
-Mozo: Tengan todos un buen jueves. ¿La vuelta de todos los días mis queridos polluelos?
-Bailarín: La misma, sin comentarios al margen.
-Periodista jubilado: Comenzó la cuenta regresiva para las elecciones del 25 de octubre.
-Docente jubilada: ¡Menos mal que anoche terminó esa porquería de Gran Hermano! No puede haber tanta vagancia junta.
-Comerciante de la peatonal: Y comenzarán los candidatos a caminar por la Rivadavia. Ninguno compra ni un caramelo.
-Poeta: En mi barrio comenzaron las caminatas. Los quioscos, de parabienes.
-Bailarín: Hay que esperar hasta el 25 para ver quién liga más votos.
-Mozo: ¡Mira quién habla de ligar! Anoche, con la Liga de Quito, las gallinas merecían quedar eliminadas de la Sudamericana y ligaron hasta un penal errado de los ecuatorianos.
-Bailarín: Sirviendo sin abrir la bocaza.
-Mozo: Boquita querrá decir. Punteritos y sin apuros a la vista.
-Bailarín: No hablo de absurdos torneos de cabotaje.
-Poeta: ¡Epa! No sea tan ofensivo con los bosteritos.
-Comerciante de la peatonal: Ellos también tienen derecho a una sonrisa.
-Bailarín: Mejor hablamos cuando volvamos de Japón.
-Mozo: Hablando de Japón. Me enteré que cuando vuelvan las gallinitas de perder con el Barcelona, vienen con nuevo técnico.
-Bailarín: Tenemos Gallardo para rato.
-Mozo: No creo, che. Dicen que el nuevo DT se llama Nikito Nitoco Nimojo. ¡Y aguanten los tintoreros, carajo!
Y se fue silbando la melodía de la zamba “Lloraré”, del Cuchi Leguizamón.

Comentarios

Otras Noticias