A Telón Abierto

viernes, 6 de noviembre de 2015 00:00
viernes, 6 de noviembre de 2015 00:00

A diario, los catamarqueños nos quejamos por la evidente falta de federalismo en el país y porque el centralismo porteño es cada vez más irritante e insoportable, más allá de las promesas incumplidas de los gobernantes de turno y de la abulia que caracteriza a nuestros esforzados/as e iluminados/as representantes en el Congreso de la Nación, con las escasísimas excepciones del caso, en la eventualidad de que las hubiera en la práctica. También, de manera frecuente, escuchamos razonar –y con justicia-, cuando se toca el tema, que los capitalinos de San Fernando del Valle no se rasguen las vestiduras cuando de hablar de federalismo se trata, porque desde la Capital, en todos los órdenes de la vida se cae permanentemente en el mismo error: muy pocas veces las miradas se proyectan hacia nuestro interior profundo, en una actitud mezquina que no tiene justificativo alguno. Ejemplos abundan: en lo estrictamente político, por citar un caso, nos acordamos preferentemente de los pueblos más alejados de nuestra geografía provincial cuando llegan las fechas de las elecciones, lo que se conoce en el mundillo de la política como “la caza del voto”. Ni hablar de aquellos lugares perdidos en la inmensidad del olvido que no tienen médicos todos los días, en los que hay que caminar varios kilómetros para llegar a la escuela o hay que hacer dedo para encontrarse con el centro de salud más próximo. Ocurre en Catamarca, como sucede en La Rioja, Salta, Jujuy, El Chaco, Formosa y otras latitudes del país. Para el caso es lo mismo.



****
Sirva lo señalado más arriba para demostrar la falta de federalismo en nuestra provincia cuando incursionamos en el rubro de espectáculos públicos. Al decir del poeta, “un botón basta de muestra, los demás a la camisa”: recientemente, y con notable éxito, se puso a consideración del público capitalino la magnífica obra idea del creador y conductor del programa radial “Alta dimensión en folklore”, denominada “Sin olvido. Catamarqueños más allá del tiempo”. La presentación fue en el complejo Urbano Girardi y mereció los más encendidos elogios. Y punto. A todo esto cabe preguntarnos: ¿y nuestro interior? ¿Acaso nuestros comprovincianos de los 16 departamentos no merecen gozar durante un par de horas de un ofrecimiento digno de los mejores aplausos? ¿No es hora de mirar un poco hacia adentro cuando criticamos la falta de federalismo y nos olvidamos de que la caridad bien entendida comienza por casa? Los hechos demuestran que la agenda comienza y termina en la Capital. El interior puede esperar, parece ser la consigna. Seguramente la respuesta a nuestra inquietud es la misma de siempre: “Falta presupuesto” o “los números no cierran”. Bueno sería tejer una red de la que participen distintas instituciones, empresarios, productores e intendentes de los municipios más apartados para generar acciones que indiquen que la distancia con nuestro interior es cada vez más corta. Lo expresado vale también para el disco “Catamarcanos”, que se terminó de grabar por iniciativa de Federico de la Vega. Estamos convencidos de que se puede hacer federalismo en nuestra propia provincia, sin renegar permanentemente de la mezquindad del puerto.



****
Una vez más, el alto espíritu solidario que caracteriza a la gente que frecuenta los encuentros folklóricos en nuestro medio se pondrá de manifiesto el próximo viernes. En efecto, ese día desde las 21, en las instalaciones del club Américo Tesorieri, se hará la peña solidaria “Todos por Alika”, con la presentación de Cololo Macedo, Facundo Ortega, Los Hechiceros, Simplemente Chamameceros, compañía de danzas nativas “Mulla Kusiskga”, Carlos Di Pardo, Las Voces del Viento y un cierre a todo cuarteto con la banda “Puro DB”. El precio de la entrada ha sido fijado en 30 pesos.
****
Como no podía ser de otra manera, el tema central en la polémica mesa de “los de siempre” en el conocido bar céntrico, fue: qué puede pasar si Mauricio Macri gana las elecciones del 22 de noviembre. El “hit” de moda en los últimos días. Aunque usted no lo crea.



-Mozo: ¡Hola, mis polluelos!
-Bailarín: Hola y chau. Dicen que si gana Macri el viagra masculino va a tener un efecto contrario. ¡Ojito, eh!
-Periodista jubilado: Si gana Macri, no hay más transporte aéreo. Los aviones van a circular por tierra a lo largo y ancho del país.
-Periodista jubilado: Si gana Macri, el fútbol se jugará con la pelota de rugby.
-Poeta: Si gana Macri, las calesitas van a tener una velocidad mínima de 180 kph.
-Comerciante de la peatonal: Si gana Macri, los hombres van a usar corpiño y minifalda y las mujeres bigotes, al estilo Aníbal.
-Bailarín: Si gana Macri, El Rodeo pasará a llamarse “El Circunloquio”.
-Periodista jubilado: Si gana Macri, Valle Viejo se llamará “A estrenar”.
-Docente jubilada: Si gana Macri, todas las calles del casco céntrico catamarqueño van a tener una misma mano. Para no estar volviendo…
-Poeta: si gana Macri, borra del almanaque los sábados y domingos.
-Comerciante de la peatonal: Si gana Macri, pone a la Xipolitakis como ministra de Cultura.
-Bailarín: Si gana Macri, va a estar prohibido girar a la izquierda.
-Mozo: Si gana Macri, todos los “grones” tenemos que tener ojos azules. ¡Y aguante mi amigo Kelo, carajo! Les pregunto: ¿por qué todos los gobernantes comienzan sus discursos con “hermanos y hermanas”? Para que no les griten: “¡Callate, pedazo de HDP!”
Acomodó la servilleta en su brazo derecho y se fue silbando la melodía cuartetera “El hijo de Cuca”. Hasta el martes.

Comentarios

Otras Noticias