A telón abierto

viernes, 13 de diciembre de 2019 00:28
viernes, 13 de diciembre de 2019 00:28

En este mismo espacio, en más de una oportunidad nos ocupamos sobre la idea que anduvo dando vueltas durante varios años en el sentido de hacerle una estatua al querido y recordado artista Walter Olmos, el comprovinciano que en plena etapa triunfal de su carrera perdió la vida en una trágica noche en un hotel de Buenos Aires, hace 27 años. Hace una semana, en un acto concretado por la secretaría de Cultura de la Provincia, quedó inaugurada en el Parque de los Niños una construcción con la figura del cuartetero triunfador que perpetúa su paso terrenal. Un merecido y justo homenaje que tiene al reconocido reportero gráfico Beto Morales como el único “culpable” de que su amigo sea recordado para siempre a través de una obra realizada por los artistas visuales Diego Yapur y Gabriel Morales. Fue el amigo fotógrafo el que peregrinó por los sitios oficiales hasta que logró que Walter tenga su obra de arte como otros tantos ídolos populares la tienen en otras provincias. “El Negro se lo merece”, repetía donde se paraba Beto Morales. Walter saltó a la fama muy jovencito y murió el 8 de setiembre de 2002, cuando tenía 20 años (había nacido el 21 de abril de 1982). El tema “Por lo que yo te quiero” lo llenó de temprana fama, a tal punto que en el 2000 hizo dos Luna Park con total éxito. Precisamente su amigo Beto Morales, en calidad de fotógrafo, cubrió esas alternativas para el desaparecido diario La Unión. No se recuerda que ningún otro artista catamarqueño, de cualquier otro género musical, haya logrado lo que Walter Olmos. Su disco “Pura sangre” se vendió en un número también inigualable: 150 mil. Es decir que Walter hizo sobrados méritos para ser recordado como un artista destacado, como soñaba cuando era niño y pateaba las calles de San Fernando del Valle en compañía de su amigo Condorito. Un típico caso de lo que dimos en llamar: Para que no nos gane el olvido. Felicitaciones a Beto por su perseverancia.
  ///////////


   El pasado miércoles se recordó el Día Nacional del Tango en homenaje a Carlos Gardel (nació el 11 de diciembre de 1890 en Toulouse, Francia, con el nombre de Charles Romuald Gardes) y del director de orquesta Julio De Caro, por iniciativa del músico Ben Molar. Se sabe, el tango, desde 2009, forma parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Recientemente, en el marco de nuestra consigna “Para que no nos gane el olvido”, entregamos una larga entrevista realizada a un tanguero de ley: el maestro Luis Castellano, que con su bandoneón viene escribiendo parte de la historia tanguera en la provincia desde hace cuatro décadas. A propósito: Catamarca tuvo y tiene a muy buenos intérpretes del tango. Los que peinan algunas canas -como el que esto escribe- recordarán al villacubano Marcelo Brunello, Juan Carlos “Zorro” Martínez, Juan Carlos Simes, Roque Vítore,  El Chino Contreras, Juan Carlos “Puyuyo” Sánchez, Román Reyes, al querido e inolvidable Dardo Chanampa y más cerca en el tiempo a Élida Fratti, Nena Herrera, la agrupación que lideran los hermanos Noelia y Pablo Díaz, Mario Alonso, Yuri Salguero, Juan Lapacho y tantos otros destacados valores de nuestro interior. Las disculpas del caso por tantos olvidos. Mención especial para un hombre sinónimo de tango, un gran difusor del “2 x 4” en nuestro medio: el médico Guillermo “Guillo” Barrionuevo.
   ///////////


En esta idea de practicar el saludable ejercicio de la buena memoria, los números del frío almanaque nos indican que el próximo lunes se cumplirá un nuevo aniversario del fallecimiento de Luis Ricardo “Lulo” Nieto, a quien el autor de esta columna dio en llamar “El señor de la pluma y la palabra”. El querido y recordado “Lulo”, efectivamente, se fue el 16 de diciembre de 2011. Hace ocho años que dejó de latir su corazón y se llevó para siempre el reconocimiento por sus grandes condiciones de actor, recitados, escritor y poeta que supo lucir sus cualidades en distintos escenarios de la provincia. Había nacido en Londres (Belén) un 12 de julio de 1942, hijo de don Antonio Cándido Nieto, jefe de Correo (londrino), y de doña Emma Valdez (andalgalense). También se destacaba como pianista, instrumento que comenzó a tocar cuando apenas tenía 8 años. Quienes tuvimos la suerte de conocerlo y compartirlo durante largos años e inolvidables encuentros, recordamos sus inspiraciones poéticas irrepetibles a la hora feliz de un grato acontecimiento familiar o en el momento duro de despedir un amigo. No podíamos pasar por alto la fecha en que se fue para no volver. Por eso lo recordamos con el cariño y el respeto de siempre.

0%
Satisfacción
33%
Esperanza
66%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

14/12/2019 | 19:08
#0
no mrio hace 27 años

Otras Noticias