A telón abierto

viernes, 13 de septiembre de 2019 00:07
viernes, 13 de septiembre de 2019 00:07

La memoria y el compromiso siguen, además de intactos, dando que hablar en la figura de Víctor Heredia. Con 50 años de trayectoria y recorriendo el país y países de Latinoamérica con el espectáculo sobre los 35 años de “Todavía cantamos”, uno de sus temas más emblemáticos de su brillante carrera artística, el artista dio a conocer recientemente una de sus nuevas inspiraciones: “Mientras”. Dice el celebrado cantautor: “Habito en un país donde ha crecido el odio de manera soez, casi animal. Inmunda. Una herejía horrible que asesina el abrazo. Que congela los besos. Lo fraterno. Mientras Juan se retuerce frente a su madre de hambre. Escribo que el futuro será mejor que el antes, mientras por la ventana veo caer la tarde y sueño con tus ojos, cálidos, generosos. Mientras Juan se retuerce frente a su madre de hambre. El viento inmenso abruma como la noche espesa, sopla sobre el endeble abrigo de los cálidos nidos y yo pienso en mis hijos, que empiezan su camino. Mientras Juan se retuerce frente a su madre de hambre. Escucho cómo gritan los goles de un partido. El domingo es domingo para los que podemos distraer la conciencia, el corazón y el alma. Mientras Juan se retuerce frente a su madre de hambre. Hablamos de un abismo que creemos afuera, pero esa horrenda herida está adentro, en nosotros. ¿En qué nos transformaron? ¿Y por qué no lloramos mientras Juan se retuerce frente a su madre de hambre? Yo corrijo el poema que me impone esta tierra, quito de allí una coma, un punto, cambio un verbo, lo reviso y resuelvo que así está bien. Me duermo. Mientras Juan se desploma frente a un país sin sueños”. Hace pocos días, Heredia estuvo actuando en el Auditorio Sodre, de Montevideo (Uruguay), recital al que asistió Pepe Mujica. “Fue una caricia para mi corazón”, expresó Heredia luego. La saludable vigencia de un grande.
********
 La de esta noche puede ser una gran noche. Todo está preparado para que a partir de las 21 comience a desarrollarse la gran movida “voraginera” que en las instalaciones del club Juventud Unida de Santa Rosa propone la banda La Vorágine Rock para celebrar sus 15 años de vida artística. La fiesta contará con la presencia de Ricardo Tapia (Mississippi Blues Band), que cantará junto a la formación cumpleañera. También estarán presentes Abel Bazán, Los Hermanos Rodríguez, Americanta, Catuchos, Mantiz Rock (Tucumán), el humor de Carlos Tapia y un cierre a todo cuarteto con Adrián Luna. En la oportunidad, La Vorágine Rock pondrá a consideración del público el flamante disco “Hojas sueltas”. La locución estará a cargo de Rubén Amado.
  Por otra parte, para mañana sábado la cita es en el espacio cultural Chakana Hostel (Prado 673), desde las 23. El encuentro musical se denomina  “Jazz, Funk y otras siembras” y estará protagonizado por Jazz Brothers Band, más la presencia de músicos invitados: Ricardo Sánchez (trompeta), Andrés Chazarreta (guitarra), Javier Lagoude (piano), Emmanuel Leiva (batería), Natalia Brizuela César (voz), Vane Martínez (bajo y voz), Javier García (batería), Belén Parma (piano y voz), Cristian Bustos (contrabajo) y Yoly Véliz (piano y voz), entre otros.
   ********


  El pasado miércoles se celebró el Día del Maestro. Fecha propia para recordar a una figura ícono de la literatura infantil argentina: María Elena Walsh, una gran maestra de la vida. Sus poemas y canciones, para niños y adultos, atraviesan generaciones con el peso propio que sólo tienen los clásicos. ¿Cuántos jardines de infantes llevan el nombre de una canción suya, como “El reino del revés”, “Mono liso”, “La vaca estudiosa” o Tutú Marambá”? ¿Cuántos adultos se levantaron de sus malos momentos con los versos de “La cigarra” u “Oración a la justicia”? Al periodista Ulanovsky le pertenece esta certera definición: “María Elena Walsh está definitivamente incorporada al corpus social argentino”. Alguna vez, ella misma se definió como “desabrida, limpia y chúcara”. Cuenta la historia que a fines de 1952, como Manuelita, su célebre tortuga ficcional, se marchó del país… “Y a París ella se fue”. Tenía su propia receta para una buena literatura infantil: “Acercarse a un público tan específico, con una cultura que no intente manipularlos. Hablarles del amor en serio, no suprimir la violencia, esa idea de que todos somos buenitos. Existe la fantasía, loca pero legítima, de poder criar generaciones de pacifistas. Aunque así sea, para criar pacifistas necesitamos gente que tenga noción de su propia capacidad de violencia y no tontitos inofensivos”. Mucho se recuerda su recital  en el Teatro Regina, con el espectáculo “Juguemos en el mundo: recital para ejecutivos”. Cantaba, por ejemplo: “Ay qué vivos son los ejecutivos/ qué vivos que son/ del sillón al avión/ del avión al salón/ del harén al edén/ siempre tienen razón/ y además tienen la sartén/ la sartén por el mango/ y el mango también”. Supo María Elena de listas negras y de molestias del poder por la “inconveniencia de algunas de sus letras que transgredían los cánones pedagógicos de los años `60 y `70. Hasta el viernes.
 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias