A telón abierto

viernes, 15 de mayo de 2020 02:23
viernes, 15 de mayo de 2020 02:23

  Todo parece indicar que, tal cual lo adelantara el ministro de Cultura y Turismo provincial, Luis Maubecín, por causas  que son de dominio público no se hará la edición número 50 de la Fiesta Nacional del Poncho. El funcionario fue claro en sus apreciaciones: “No se va a posponer: se hace o no se hace”. Ahora, surgió la idea de un prestigioso abogado del foro local y además hombre estrechamente ligado al folclore (guitarrero y cantor para mayores datos),  Jorge Avellaneda, quien sugiere analizar la posibilidad de que se haga un Poncho virtual, atendiendo a la importancia de la fiesta y todo lo que representa para Catamarca desde lo artístico-artesanal, constituyendo la expresión cultural más grande de la provincia. La iniciativa propone que quienes “quieran participar gratuitamente envíen su material grabado y en el área de Cultura se conforme una cartelera cuyo contenido se transmitirá a través de las redes sociales”. Avellaneda sostiene que una comisión seleccione el material recibido y que el mismo sea “artísticamente valorable, que tenga que ver con nuestra cultura y sea, en definitiva, un Poncho que quede para la historia”. Advierte el profesional del Derecho que se fije una fecha límite para enviar el material, de manera que “se pueda trabajar con tiempo en el armado de las propuestas”. La inquietud incluye también a la parte artesanal, eje fundamental del festival. Sería muy importante que los artesanos catamarqueños puedan colocar sus productos vía on-line, porque al igual que otros sectores productivos, hoy está atravesando por un momento muy complicado.

********

   En este tiempo caracterizado por el aislamiento preventivo y obligatorio de toda la sociedad a raíz la presencia del coronavirus, en todo el país y de manera especial en Catamarca hubo ofrecimientos musicales de excelente nivel a través de las redes sociales y sus distintas modalidades. La cuarentena impuesta no fue impedimento para que los artistas locales manifiesten su arte aprovechando las ventajas que ofrece una tecnología que avanza y sorprende día a día. Algunos de manera individual, otros sumando voces e instrumentos para deleitar y entretener a una platea también virtual ávida de espectáculos, que por ahora debe conformarse con las herramientas del aparato celular. Sería interesante que la proposición del abogado Avellaneda sea tenida en cuenta por las autoridades correspondientes para ver si es factible llevar adelante el proyecto y para que, de manera inmediata, se inicie un intercambio de ideas para enriquecer un producto. El debate queda abierto. Todo sea para que el Poncho siga siendo en el mes de julio la bandera que identifique a los catamarqueños ante el país y el mundo. Que sean miles las voces que se sumen a una idea cuya finalidad es que la edición número 50 de la fiesta tenga la valoración que se merece.

********

  En nuestro espacio “Para que no nos gane el olvido”, hoy recordamos la figura de Luis Alberto “Quique” Sánchez Vera. Así lo recuerda el escritor Arnaldo Raúl Molina en su libro “La canción popular de raíz folclórica de Catamarca”, en su página 103: “Docente, artista plástico, músico y poeta, nació en Catamarca en 1929. Hizo sus estudios en la Escuela Normal de Maestros y en lo artístico estudió con los grandes maestros Ramón Laureano Brizuela, Luis Varela Lezana y Roberto Gray, integrando el grupo ‘Arcón’. Expuso sus óleos y xilografías, con motivos paisajísticos y figuras, en Córdoba, Santiago del Estero, La Rioja, Buenos Aires y en nuestra Ciudad”. Fue director del conjunto de teatro de títeres -un maestro en la materia- “La Ventana” y “El Barco de Papel”, con los que ha representado obras propias y de otros autores argentinos. Se lo recuerda como un permanente colaborador del diario La Unión. Es, además, autor de las letras de “La salinera”, con música de Rolando Valladares; de “Zamba de la siesta”, “Zamba de siembra sueños”, “Tierra morena”, “La telera”, “Ramón el potrerizo” y “Chacarera del ausente”. Con Luis Víctor Gentilini hicieron “Juan del baldío”. También forman parte de su autoría temas como “Canción de la tejedora”, “Zamba ilusionada”, “Hombre solo” y “Zamba para mi silbo”. Le puso letra a “Zamba para mi poncho”, con música de René Vargas Vera. Junto a Selva Gijena lograron “Catamarca, estoy aquí”. “Quique” Sánchez Vera falleció en Neuquén en febrero de 2010. 
 

50%
Satisfacción
25%
Esperanza
25%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias