Con el desentierro del Pujllay, inició el carnaval en la Casa de la Cultura

miércoles, 7 de febrero de 2024 14:29
miércoles, 7 de febrero de 2024 14:29

En la mañana del miércoles 7 de febrero, la Casa de la Cultura fue el escenario de la ceremonia de desentierro del pujllay, con la que se dio inicio al tiempo de carnaval.

Para dar la bienvenida a los que se acercaban a vivir la tradicional ceremonia, la bailarina Rita Soria, acompañada de sus bailarines, enseñó a bailar el carnavalito, a lo que se fue sumando la comunidad, con coplas, canto y baile, generando el clima de fiesta que caracteriza al tiempo de carnaval.

Posteriormente, el profesor en danzas folclóricas Juan Segura -del staff de talleristas de Cultura- presidió la ceremonia de desentierro del pujllay, el dios del carnaval.

En primer lugar le pidió permiso a la pacha, al chayar en la apacheta que se encuentra en el tercer patio de la Casa de la Cultura, para luego “devolverle a la madre tierra lo que ella nos brinda, una buena producción, no solo en las cosechas, sino también en la amistad, en la salud y en la sabiduría, para seguir armonizando con la naturaleza”, explicó el docente.

La comunidad presente participó de este ritual, donde hubo agua, harina, albahaca, vino, frutos y semillas, que se ofrecían al vientre de la pachamama.

Al mismo tiempo, las comadres cantaban las coplas carnavaleras, avivando la fiesta: “Desenterremos el pujllay pa’ que empiece el carnaval, con mucha harina y albahaca vamos todos a chayar”. Y así, con el pujllay de mano en mano, se dio inicio al tiempo del carnaval, el dios del carnaval que viene a fecundar la tierra, y a brindarnos sus frutos en abundancia.

El ritual contó con la organización del Ministerio de Cultura, Turismo y Deporte a través de la Secretaría de Gestión Cultural y junto a Cultura de la Municipalidad de la Capital, y fue acompañado por la secretaria de Gestión Cultural, Laura Maubecin y la directora de Patrimonio y Museos Edith Cardoso.

Para cerrar, los bailarines del Ballet Folclórico Municipal, interpretaron una cueca y un gato, y luego invitaron a bailar a todos los presentes zambas y chacareras, en una mañana con mucho color, ritmo y alegría.
 

Comentarios

Otras Noticias