Cómo cuidar de nuestras mascotas en las vacaciones

viernes, 17 de enero de 2020 18:43
viernes, 17 de enero de 2020 18:43

Amigos incondicionales, los perros necesitan de algunos cuidados extra durante la época de viajes y vacaciones.

Estos son algunos consejos sobre lo que tenés que saber y tener en cuenta si decidís incluir en tu viaje de vacaciones a tu perro.

Identificación

Antes de salir de casa debemos asegurarnos de que nuestro perro esté debidamente identificado con su chapita identificatoria. Además, actualmente muchos perros también llevan un microchip identificatorio colocado por su médico veterinario. Son muchos los animales que se pierden durante las vacaciones por encontrarse en lugares que desconocen y en situación de estrés.

Plan sanitario al día

Tener las vacunas y desparasitaciones al día, para evitar contagio de enfermedades. En vacaciones pueden ser más frecuentes las visitas a lugares de alto riesgo de contagio como plazas, playa, parques, etc.

Seguridad durante el viaje

En caso de viajar en vehículo propio y tratarse de la primera vez, es recomendable realizar algunas pruebas para ver cómo se comporta. Puede ocurrir que el viaje en automóvil lo ponga nervioso, lo incomode o le genere náuseas y vómitos. Si conocemos de antemano estas dificultades podemos minimizarlas con adaptaciones progresivas, modificación del ambiente, la dieta o medicaciones específicas que determine su médico veterinario.

Si el viaje es en un medio de transporte ajeno a nosotros, será necesario conocer las normas o reglamento, establecidos por su dueño, empresa, agencia de viajes.

El uso del cinturón de seguridad es de carácter obligatorio, también para nuestras mascotas (existen arnés o pretales con sistema de traba universal para el dispositivo de seguridad de los automóviles, también transportadoras diseñadas para fijarse mediante el cinturón). Al igual que en las personas, los dispositivos de seguridad dentro del vehículo disminuyen los riesgos de lesión para nuestras mascotas, en caso de un accidente.

En el viaje, será necesario realizar detenciones constantes y así permitir el descenso de nuestro perro para que puedan hacer sus necesidades e hidratarse, sobre todo si hace calor. No deberían transcurrir más de 30 minutos sin que nuestro perro tenga acceso a agua de bebida. En estas detenciones el descenso del perro debe ser siempre controlado mediante collar y correa.

Kit de viaje

El armado de un kit de viaje puede ser fundamental. En él incluiremos artículos útiles para el viaje y estadía de nuestra mascota. Pude contar con lonchera, bebedero, correa y collar, bozal, colchoneta, juguetes, dispensador de bolsitas sanitarias, etc.

Alojamiento “Pet Friendly”

Debemos averiguar si en los lugares a los que pensamos ir “se permiten mascotas” o están” preparados para mascotas”. Si bien ambos nos garantizan no tener dificultades al asistir con nuestro perro, aquellos preparados para mascotas cuentan con muchas ventajas a la hora de elegir. Esto se debe a que están creados específicamente para atender las necesidades de nuestros perros (espaciales, recreativas, higiénicas).

Un lugar apropiado

Una vez en el sitio de vacaciones existirán varias cuestiones a considerar. Estas dependerán del lugar que elegimos (clima, geografía, apto o preparado para nuestras mascotas).

Entre las cuestiones generales está el cuidado en las salidas o paseos. Será importante hacerlo con nuestro perro bajo control con correa y collar. Debemos llevarle agua y un recipiente (si es necesario) para mantener su hidratación, más si hace calor y más aún si la salida implica cierta intensidad. En cada salida llevaremos bolsitas sanitarias para levantar sus deposiciones.

Visitas a la playa

Si el destino de la salida es la playa debemos asegurarnos de que nuestro perro contará con resguardo del sol y un lugar fresco. Si tiene pelaje blanco o zonas desprovistas de pelo, las cuidaremos de los rayos UV con protector solar.

Las quemaduras de las almohadillas plantares son comunes en vacaciones de verano (arena o asfalto caliente por acción del sol). Debemos evitar que nuestro perro camine sobre estas superficies.

En la playa, las incursiones al mar no suelen ser un problema. En general, los perros disfrutan del agua y son excelentes nadadores. Debemos secar bien los pliegues de la piel y los oídos para que no quede humedad luego de los baños.

Si hay acceso a una piscina, nunca debemos dejar a nuestro perro solo. Puesto que, si cae dentro de ella en nuestra ausencia, podría no salir por sus propios medios, agotarse en el intento y ahogarse.

Alimentación

En la mayoría de los casos, durante las vacaciones el nivel de actividad física de nuestros perros se ve incrementada, ya sea en volumen, en intensidad o ambas. Esto modificará los requerimientos nutricionales, que deberán ser cubiertos para mantener la salud.

El estrés oxidativo ocasionado por la respiración y la actividad muscular, el aumento en el gasto de energía, el incremento en la actividad de las articulaciones, músculos y corazón, el aumento en la actividad de los sistemas de disipación de calor, son algunos de los fenómenos que ocurren como consecuencia de este incremento en la actividad. Será de suma importancia aportar los nutrientes necesarios para cubrir estas necesidades y esto solo será posible utilizando un alimento específico, completo y balanceado.

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias