ESPAÑA

Un sacerdote chocó dos autos, dio positivo de alcoholemia y culpó al vino de la misa

El cura justificó su estado de embriaguez al vino que había bebido durante una misa que había oficiado poco antes del accidente.
viernes, 16 de diciembre de 2022 11:44
viernes, 16 de diciembre de 2022 11:44

Tras chocar contra varios vehículos, un sacerdote dio positivo en la prueba de alcoholemia que le realizó la Policía. Según su versión, fue poco después de beber vino en la misa que ofició en una iglesia parroquial de Valencia, España

El hecho ocurrió en la ciudad española sobre las diez y media de la mañana del pasado sábado. El Audi que conducía el sacerdote rozó primero un coche que se encontraba estacionado y luego chocó contra otro junto a la puerta de un garaje.

Testigos del accidente comentaron que el cura se mostró muy apenado cuando bajó de su vehículo y comprobó que había causado daños en cinco coches. "Estaba muy nervioso y habló con su celular con alguien antes de que llegara la Policía", afirmó una vecina. "Luego lo vimos con los ojos llorosos cuando explicaba cómo había ocurrido el accidente a una pareja que vino para recogerlo", añadió la mujer.

Tras recibir el aviso del accidente, una patrulla de la Policía identificó a los testigos y al conductor del Audi y reguló la circulación. Las empleadas y clientas de una peluquería y una tintorería salieron a la calle tras oír el golpe (la colisión del coche que conducía el sacerdote contra un Opel de color blanco) y vieron que nadie había resultado herido.

"El ruido fue enorme. Creíamos que se había derrumbado la fachada", comentó Cristina Paz, propietaria de la peluquería Christine. "Había cuatro clientas y salimos todas para ver qué había pasado", explicó la comerciante al diario local Las Provincias. El conductor salió por sus propios medios del auto.

Varios vecinos se asomaron también por las ventanas y se congregaron en la acera para curiosear. Uno de ellos reprendió con dureza al sacerdote y ambos discutieron a gritos por un malentendido. "Se pusieron nerviosos porque un vecino creía que el conductor se iba a dar la fuga, pero la verdad es que el hombre no se alejó de su coche en ningún momento y dijo varias veces que no se iba a ir", manifestó otro testigo del accidente.

Dos agentes de la Policía Local llegaron poco después y apaciguaron los ánimos. Tras comprobar que el conductor del Audi presentaba síntomas de embriaguez, los policías le informaron que iban a realizarle una prueba de alcoholemia y fue entonces cuando el hombre dijo que era sacerdote y que había bebido vino poco antes durante la celebración de la eucaristía.

Minutos después llegaron otros policías y le realizaron la prueba, que dio positiva con una marca de 0.40 gramos por litro de alcohol en sangre.

Los agentes informaron entonces al sacerdote de las consecuencias de su acción: una multa que conlleva también la pérdida de cuatro puntos del carnet de conducir.

Comentarios