Los beneficios del té verde

Puede apoyar la función cerebral y ayudarle a perder peso y disminuir el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer.
miércoles, 25 de octubre de 2023 20:15
miércoles, 25 de octubre de 2023 20:15

El té verde está compuesto por muchos nutrientes y antioxidantes que tienen gran efecto en el cuerpo. Algunos de estos efectos producen una mejoría en la función cerebral, la pérdida de grasa, una disminución en el riesgo de padecer cáncer y muchos otros beneficios impresionantes. 

Te cotamos los beneficios que puede llegar a brindarte este té: 

El consumo de varias tazas al día tiene a largo plazo un efecto preventivo sobre diversas enfermedades. 

MEJORA EL FUNCIONAMIENTO DEL CEREBRO 

El té verde favorece el estado de alerta y agudiza tus habilidades intelectuales. Esto es debido a las propiedades de la cafeína, que en el té va acompañada de l-teanina y no produce el molesto nerviosismo de un café expreso. 

Y no solo mejora el funcionamiento del cerebro, sino que previene su degeneración y el desarrollo de enfermedades neurológicas como Parkinson y Alzhéimer. 

FAVORECE LA COMBUSTIÓN DE LAS GRASAS 

Los compuestos del té verde estimulan el metabolismo (un 17% más) y favorecen que las grasas se transformen en calorías. Por eso el té verde suele estar presente en los productos comerciales para quemar grasas y adelgazar. 

MEJORA EL RENDIMIENTO FÍSICO 

El efecto sobre el metabolismo implica que el cuerpo es capaz de obtener más energía (un 4% más) cuando la necesita, por ejemplo, durante una actividad deportiva intensa (aumenta el rendimiento entre 11 y 12%). 

REDUCE EL RIESGO DE SUFRIR CIERTOS TIPOS DE CÁNCER 

Las propiedades antioxidantes del té verde se asocian con un menor riesgo de sufrir cáncer de pecho (20-30% menos), próstata (48% menos), colorrectal (42% menos). 

PREVIENE LAS ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES 

El infarto y otras enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en los países europeos. El té verde la previene porque actúa positivamente los principales factores de riesgo: colesterol total, el LDL y los triglicéridos. 

 

Comentarios