Los alimentos que nunca hay que comer con el estómago vacío

Algunas personas pueden experimentar malestar al consumirlos en ayunas. Qué sugieren los especialistas.
sábado, 10 de febrero de 2024 16:40
sábado, 10 de febrero de 2024 16:40

Beber jugos cítricos recién exprimidos con el estómago vacío no es aconsejable debido a que puede alterar las bacterias intestinales beneficiosas. Sin embargo, la lista de productos que debemos evitar consumir en ayunas no se limita solo a ellos. Los nutricionistas tampoco sugieren comenzar el día con bananas, dulces o incluso yogures. Para ellos, romper el ayuno no siempre se hace de una manera adecuada. Lo ideal sería poder planificar con tiempo y conciencia ese primer bocado que consumirás en el día.

Gregorio Varela Moreiras, presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU en San Pablo, ofreció la fórmula del desayuno completo: “Debe aportar entre el 20 y 25% de las necesidades energéticas diarias e incluir, al menos, tres grupos de alimentos básicos: lácteos, cereales y frutas. Y, además, complementar con un cuarto grupo, compuesto por el aceite de oliva extra virgen, los huevos, el café, la miel, etc”.

Consumir cualquier alimento con el estómago vacío, dependerá de la sensibilidad individual. El Dr. Domingo Carrera, médico especialista en Nutrición del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (CMED), de España, aclaró que “aunque algunos alimentos no deberían producir un efecto negativo a todas las personas, en general, hay unos que no son recomendables para ingerirlos en ayunas”.

Estos son los alimentos que debes evitar en ayunas

Son muchos los productos que se consumen por instinto cada mañana y que pueden estar detrás de algunas molestias digestivas que se pueden sentir después de desayunar. Estas son algunas de las comidas con las que se debe tener precaución en caso de querer ingerirlas en ayunas:

  • Tomate y pepino: el primero es una hortaliza repleta de beneficios para la salud. Uno de sus principales componentes, el licopeno, tiene efectos protectores frente al cáncer de próstata y el deterioro cognitivo asociado al envejecimiento, entre otros beneficios. El segundo también está lleno de propiedades saludables, que van desde los célebres efectos sobre la piel hasta las menos difundidas propiedades antiinflamatorias. Sin embargo, mejor intentar evitarlos en el desayuno porque, según Carrera, “a la ya de por sí elevada acidez del tomate, se añade el alto contenido en fibra insoluble de estos vegetales que estimula la secreción ácida”.
  • Bebidas con gas: no es que sea una costumbre muy extendida la de desayunar con gaseosas o agua gasificada, pero tiene sus adeptos. Tomar demasiadas bebidas carbonatadas “irrita la mucosa gástrica y aumenta la producción de ácido clorhídrico en el estómago”, detalló el especialista.
  • Café y tostadas con yogur: los hidratos de carbono refinados, al tomarlos en ayunas aumentan rápidamente el nivel de glucosa y la insulina, para caer al poco tiempo y provocar una sensación de hambre que llevará a comer más.
  • Café y té: “La cafeína y la teína estimulan la producción de ácido gástrico”, reveló el Dr. Carrera. De hecho, son bebidas que se desaconsejan cuando hay problemas de acidez, como reconoció el Colegio Americano de Gastroenterología.
  • Yogur: las propiedades saludables de este lácteo son ampliamente reconocidas, incluidas las que benefician a la salud gastrointestinal y que proceden de su valor probiótico, que está indicado para el tratamiento de la diarrea. El yogur también es un aliado del sistema inmune por su contenido en vitamina D, selenio y zinc. Por todo eso, este alimento no debe faltar en la dieta de las personas, aunque es mejor tomar algo antes porque “el jugo gástrico puede destruir los probióticos beneficiosos”.
  • Banana: es una de las frutas más consumidas y sus propiedades nutricionales son indiscutibles. La Base de Datos Española de Composición de los Alimentos (BEDCA) reconoció su alto contenido en carbohidratos y fibra, pero se destaca sobre todo su cantidad de potasio (350 mg en 100 gramos), magnesio (38 mg) y sodio (28 mg), necesarios para mantener la salud cardíaca. Precisamente esta riqueza en estos minerales es lo que lleva al experto del CMED a aconsejar no comerla en ayunas para “evitar que se absorba gran cantidad de potasio, que puede generar arritmias cardíacas”.

Además de estos alimentos, Domingo Carrera destacó la importancia de evitar consumir alcohol y antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como es el ibuprofeno, debido a que “son sustancias muy irritantes de la mucosa gástrica” y pueden provocar molestias y lesiones.

Comentarios

Otras Noticias