Los cuatro hábitos que se deben evitar para cuidar la memoria

domingo, 10 de marzo de 2024 23:59
domingo, 10 de marzo de 2024 23:59

Con el pasar de los años, muchas personas pueden llegar a perder progresivamente esta capacidad, por lo cual mantener activo el cerebro es una buena manera de atrasar este problema que muchas veces es producto de enfermedades neurodegenerativas.

Los crucigramas, rompecabezas, sudokus, sopas de letras, trabalenguas y el ajedrez son algunos de los juegos más recomendados por los expertos para estimular la memoria.

Así como existen diferentes prácticas que ayudan a mejorar la memoria, también hay otras que provocan un efecto negativo, por lo cual deben evitarse para así ayudar a mejor el funcionamiento del cerebro.

Estos cuatro hábitos que pueden afectar a la memoria:

Hacer muchas tareas a la vez

El multitasking es una práctica que suele ser muy alabada por dar la posibilidad de realizar varias tareas a la vez. Sin embargo, este hábito impacta negativamente en la corteza frontal, la parte del cerebro que se dedica al análisis y toma de decisiones. Al intentar realizar varias tareas en simultáneo, esta área del cerebro se sobrecarga y puede terminar afectando a la eficiencia, la capacidad de concentración y el desempeño cognitivo.

No tener las horas de sueño necesarias

Es común que a medida que uno envejece las horas de sueño se vean afectadas, tanto en calidad como en cantidad. Sin embargo, mantener un descanso adecuado es fundamental para el bienestar físico y mental. Por esta razón, los expertos recomiendan un mínimo de siete horas de sueño por noche para los adultos, aunque esto puede variar dependiendo de las necesidades de cada persona.

Realizar actividades monótonas

La rutina y las actividades monótonas pueden ser perjudiciales para el cerebro, dado que no le permiten al cerebro establecer conexiones sólidas entre los recuerdos y los contextos en que se formaron. Esta falta de asociación entre el momento y el lugar y el contexto no hacen más que dificultar la retención de información en la memoria episódica, lo que es crucial para recordar vivencias pasadas.

Sentirse seguro de los recuerdos

Para estar seguro de los recuerdos y verificar que sean ciertos, es fundamental poner a prueba la memoria con prácticas periódicas y desafiantes. Una buena forma de hacerlo es realizando un repaso de información luego de un periodo de tiempo, dado que esto ayudará a consolidar los recuerdos y fortalecer su retención a largo plazo.

Comentarios

Otras Noticias